Vida
El tipo de pareja que prospera y el destinado al fracaso, seg√ļn la ciencia
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Para muchos el amor es la fuerza que mueve el mundo y pasan la vida busc√°ndolo, sin embargo, sigue siendo un misterio para la ciencia. ¬ŅQu√© hace que una persona se enamore perdidamente de otra? ¬Ņcu√°les son las razones para que algunas relaciones prosperen y otras fracasen?

A trav√©s de la historia han sido cientos los estudiosos que han intentado encontrar respuesta para estas interrogantes, sin embargo, en los a√Īos 80 uno de ellos pudo descubrir parte de esta verdad.

En 1986 John Gottman, un profesor em√©rito de psicolog√≠a y director del laboratorio de investigaci√≥n de la familia de la Universidad de Washington, intent√≥ ir m√°s all√° de lo obvio y junto a su colega Robert Levenson, crearon el ‚ÄúLaboratorio del amor‚ÄĚ. Su objetivo era medir la relaci√≥n fisiol√≥gica que ten√≠an las parejas al interactuar entre ellos.

Para llegar a una conclusión exacta, los expertos utilizaron una unidad de vigilancia de las emociones mediante sensores que registran hasta los más mínimos cambios fisiológicos (tensión arterial, ritmo cardíaco, pulsaciones). Junto a ello también grababan a las parejas para analizar su lenguaje no verbal y expresiones faciales.

ÍįôžĚÄŽßąžĚĆžĚīŽ©īž†ĄŪôĒŪēī. #loverosie

A photo posted by HYERI (@bonniesss) on

Los participantes fueron sometidos a preguntas simples sobre su relación y luego se les pidió que conversaran como lo hacían en casa.

De los resultados obtenidos, Gottman y Levenson clasificaron a las parejas en dos grupos con nombres bastantes obvios. Uno de ellos eran los Desastres, quienes a pesar de verse tranquilos por fuera, los datos demostraban que se estresaban al hablar con su pareja, lo que alteraba su frecuencia card√≠aca y flujo sangu√≠neo, adem√°s de no incluirlos en sus oraciones. Seg√ļn los estudiosos, estas relaciones no tendr√≠an un futuro prometedor.

Por otro lado descubri√≥ a los Maestros, que mostraron rasgos completamente opuestos. No s√≥lo estaban tranquilos, sino que tambi√©n conectados con sus parejas, adem√°s de hablarle¬†con cari√Īo y calidez. Este grupo tambi√©n hac√≠a part√≠cipe a su otra mitad de lo que fuera que estuviera hablando, en busca de inter√©s y apoyo.

Love is… Knowing each other. #MeBeforeYou

A video posted by Me Before You Movie ūüźĚ (@mebeforeyouofficial) on

Todo estos estudios llevaron a Gottman a la conclusión de que los fracasos matrimoniales pueden predecirse y todo se basa en la comunicación y en la forma en la que resuelven sus problemas.

El mutuo reproche, el insulto y la humillaci√≥n hace que la relaci√≥n se desgaste. “Miles de parejas est√°n en pleno desbordamiento, arrastradas por una tempestad de sensaciones negativas: ansiedad, enojo, ira“, explica Goleman. “Su cerebro emocional tiene permanentemente secuestrado a su cerebro racional y son incapaces de controlar la situaci√≥n. As√≠ es como acaban haciendo aguas las relaciones”.

tumblr_nkgkl3gsfl1rv1eyuo7_500

En tanto, Stuttaford asegura que las mujeres han logrado a aprender a utilizar su intuici√≥n y capacidad de analizar detalles para superar o protegerse de su pareja, si as√≠ lo necesita. “F√≠sica e hist√≥ricamente, las mujeres han sido el sexo subordinado, cuyo papel fundamental ha sido armonizar“, afirma.

“Han tenido que observar cada parpadeo de emoci√≥n en el rostro de sus maridos para evitar el enfrentamiento. Mientras m√°s vulnerable seas, m√°s intuitivo tienes que volverte”, asegur√≥.

En conclusión saber cuándo y cómo decir las cosas puede salvar o aniquilar una relación.

Tendencias Ahora