Internacional
Lunes 07 octubre de 2019 | Publicado a las 12:52
Exfuncionario que mató a 4 agentes en ataque a comisaría de París celebró atentado a Charlie Hebdo
Por Diego Vera
La información es de Radio France Internationale
visitas

Había celebrado la matanza de Charlie Hebdo, se negaba a darles la mano a las mujeres, y sin embargo Mickael Harpon, convertido al islam, pudo acceder a informaciones sensibles de inteligencia sobre yihadismo antes de matar a cuatro colegas. Ahora, las autoridades francesas deben responder cómo este hombre radicalizado pudo pasar desapercibido a través de los controles del Estado.

“Evidentemente ha habido fallas. Evidentemente, hubo una disfunci√≥n”, reconoci√≥ el ministro del Interior Christophe Castaner este domingo durante una entrevista televisiva, tres d√≠as despu√©s del asesinato de cuatro polic√≠as por este inform√°tico, de 45 a√Īos, que trabajaba en una unidad de inteligencia de la prefectura de Par√≠s

Las ‚Äúdisfunciones‚ÄĚ son importantes. El agresor, Mickael Harpon, de 45 a√Īos, hab√≠a justificado en julio de 2015, ante colegas, el sangriento ataque yihadista que hab√≠a tenido lugar unos meses antes contra el semanario sat√≠rico Charlie Hebdo. Seg√ļn Castaner, un polic√≠a encargado de la radicalizaci√≥n se reuni√≥ con los colegas de Harpon y les pregunt√≥ “expresamente si quer√≠an hacer una denuncia administrativa”. “Al parecer decidieron no hacerla”, afirm√≥ el ministro del Interior.

Sin embargo no se trata de un √ļnico fallo. Castaner, cuya renuncia es reclamada con insistencia por haberse precipitado en declarar que el ataque no ten√≠a antecedentes de radicalizaci√≥n, debe responder este martes ante la Delegaci√≥n de Inteligencia del Departamento.

‚ÄúIntentaremos averiguar cu√°les son las disfunciones‚ÄĚ, explic√≥ el presidente de la delegaci√≥n, Christian Cambon. “Hay una cadena de preguntas interesantes: la habilitaci√≥n, la identificaci√≥n de los miembros que se han radicalizado, la seguridad y, sobre todo, la cuesti√≥n de los elementos que este agente de mantenimiento inform√°tico ha podido obtener. Porque ‚Äúpudo usarlos, transmitirlos‚ÄĚ, subray√≥.

Mickael Harpon, que tenía una autorización para consultar información clasificada, podía acceder a las investigaciones sobre las redes yihadistas, así como a las direcciones de cada funcionario de policía.

Se√Īales de radicalizaci√≥n

Christian Cambon tambi√©n puso en duda que no existieran otras se√Īales de radicalizaci√≥n. ‚Äú¬ŅC√≥mo puede ser que el ministro [del Interior] tome la palabra y diga que no hay nada en el expediente [del agresor] mientras se dice que no le daba la mano a las mujeres? Esto una se√Īal‚ÄĚ, recalc√≥.

‚Äú¬ŅC√≥mo puede ser que en un lugar tan confidencial alguien, incluso conocido, pueda pasearse con un cuchillo de 20 cent√≠metros de largo?‚ÄĚ, se pregunta Cambon, refiri√©ndose al arma, que en realidad med√≠a 33 cent√≠metros y hab√≠a sido comprada esa misma ma√Īana.

junio, un informe parlamentario sobre la radicalizaci√≥n de los servicios p√ļblicos mostr√≥ que los casos son “marginales” pero que a√ļn existen “zonas grises”. Se hab√≠an registrado unos 30 casos sospechosos pero no probados (de 130.000 gendarmes y 150.000 agentes de polic√≠a). Es sobre estas ‚Äúzonas grises‚ÄĚ, sobre en qu√© momento debe lanzarse el alerta ante un peligro yihadista, que las autoridades francesas deber√°n dar una respuesta m√°s precisa y convincente.

Tendencias Ahora