Internacional
Presidente Macron enfrenta manifestaciones en su contra en plena caída de popularidad
Publicado por: Emilio Lara La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente francés, Emmanuel Macron, se enfrenta este martes, en plena caída de popularidad, a una primera jornada de manifestaciones contra su reforma laboral y que pone a prueba su capacidad para transformar a la segunda economía europea.

Varios miles de personas comenzaron a salir a las calles en toda Francia contra este texto destinado a flexibilizar el mercado laboral, piedra angular de su programa para doblegar un desempleo que alcanza casi el 10%.

Se registraron, adem√°s, huelgas en el sector p√ļblico, la compa√Ī√≠a ferroviaria (SNCF) y en el sector a√©reo, donde la compa√Ī√≠a de bajo costo Ryanair cancel√≥ 110 vuelos.

Pero el joven mandatario de 39 a√Īos no tiene la intenci√≥n de dar el brazo a torcer sobre esta reforma que forma parte de sus promesas de campa√Īa.

En un discurso, pronunciado el viernes, reiter√≥ su “determinaci√≥n absoluta” y advirti√≥ que “no ceder√° nada” ante “los holgazanes, los c√≠nicos o los extremos”.

Unas palabras que podr√≠an galvanizar a los manifestantes. “Imb√©ciles, c√≠nicos, holgazanes… ¬°Todos a la calle!”, respondi√≥ inmediatamente en su cuenta en Twitter el l√≠der de la izquierda radical, Jean-Luc M√©lenchon, quien se ha alzado como el principal opositor a Macron.

“Terminar√° por ceder, este pa√≠s no quiere un mundo liberal (…) Estamos en Francia, no en Reino Unido”, declar√≥ el l√≠der del partido Francia Insumisa, quien desfilaba en Marsella (sureste).

Para Bruno Cautr√®s, del Centro de Investigaci√≥n Pol√≠tica Cevipof, Emmanuel Macron “est√° arrojando aceite al fuego”. “Todos los ingredientes est√°n reunidos para que esto se caliente”, advirti√≥.

Sindicatos divididos

La reforma laboral de Emmanuel Macron, el primer gran desafío de su mandato, pretende reforzar el papel negociador de las empresas sobre las condiciones de trabajo y limitar las indemnizaciones por despido improcedente.

Su objetivo es dar más flexibilidad a las empresas para impulsar las contrataciones y frenar el desempleo, que afecta al 9,5% de la población activa, frente a un promedio de 7,8% en Europa.

Busca tambi√©n ganarse la confianza de sus socios europeos, que exigen desde hace a√Īos reformas estructurales en Francia.

Para imponer sus cambios, Macron optó por el método acelerado de ordenanzas, que impide el debate sobre el contenido y apenas da margen para votar a favor o en contra.

Los cinco decretos se presentarán ante la Asamblea Ncional, donde Macrón tiene holgada mayoría, antes de terminar 2017.

√Čsta tambi√©n ser√° una jornada de prueba para los sindicatos franceses en un contexto de divisi√≥n sobre la l√≠nea a adoptar frente al Ejecutivo.

Apenas un a√Īo despu√©s del frente com√ļn que se alz√≥ contra la reforma laboral del expresidente socialista, Fran√ßois Hollande, dos de los principales sindicatos franceses, FO y CFDT, no secundaron el llamado de la CGT a la huelga, pese a que las tres centrales estiman que la reforma da todo el poder a las empresas y recorta derechos de los trabajadores.

La reforma del Código Laboral es una parte fundamental de la agenda de Macron y el primer paso de una revisión más general del modelo social de Francia, que incluirá otros cambios mayores en las prestaciones de desempleo y las pensiones.

Estas protestas se producen en un momento delicado para el mandatario, cuya popularidad se ha desplomado desde que asumió el poder en mayo. Una encuesta reciente mostró que apenas el 40% de los franceses está satisfecho con su labor.

“El sentimiento de que esta reforma no es justa empieza a instalarse, lo que no es una buena se√Īal” para Macron, observ√≥ Fr√©d√©ric Dabi, de la encuestadora Ifop.

Macron no estará en París para presenciar las protestas, ya que viajó el lunes por la noche al Caribe para visitar las islas francesas arrasadas por el huracán Irma.

URL CORTA: http://rbb.cl/hxp0
Tendencias Ahora