Internacional
Martes 18 diciembre de 2018 | Publicado a las 16:39 · Actualizado a las 17:10
Mujer que dej√≥ morir a sus 2 hijas en un auto para ir a fiesta fue condenada a 40 a√Īos de c√°rcel
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Medios internacionales expresaron esta jornada que se hizo justicia en el caso de Amanda Hawkins, una estadounidense que dej√≥ morir a sus dos hijas en un auto para asistir a una fiesta en un club nocturno. La mujer fue condenada a 40 a√Īos de c√°rcel y el juez le dio una lecci√≥n de moral.

El terrible hecho ocurri√≥ el pasado 7 de junio de 2017 en Texas (EEUU). En ese instante, Hawkins dej√≥ a las peque√Īas Addyson Overgard-Eddy (2 a√Īos) y Brynn Hawkins (1 a√Īo) dentro de un auto para asistir a una fiesta aquella noche.

La temperatura de esa tarde alcanz√≥ los 34 grados cent√≠grados en la ciudad de Kerr County, y en la noche los term√≥metros llegaron a 28. Bajo estas condiciones, las peque√Īas estuvieron encerradas por cerca de 15 horas, sin ventilaci√≥n.

Seg√ļn detalla el medio Washington Post, el jefe de polic√≠a indic√≥ en su declaraci√≥n que, aquella noche, las ni√Īas lloraron desde el auto pidiendo auxilio, pero su madre no quiso ayudarlas.

Policía Texas
Policía Texas

“No, est√° bien. Ellas lloran para dormirse”, fue lo que dijo Amanda aquella noche, cuando alguien le advirti√≥ de las peque√Īas.

El citado medio agreg√≥ que la mujer sali√≥ de la fiesta al mediod√≠a del 8 de junio. Cuando lleg√≥ al auto vio a las ni√Īas inconcientes e intent√≥ reanimarlas con agua fr√≠a, pero fracas√≥.

Tras eso las llevó al hospital, donde el equipo médico estuvo cerca de 40 tratando de salvarles a vida a las menores de edad. Los intentos fueron infructuosos y ellas murieron.

Adem√°s, las pericias policiales determinaron que, antes de llevar a sus hijas al centro m√©dico, Hawkins busc√≥ en Google lo siguiente: “C√≥mo reanimar a alguien por sofocaci√≥n”.

Policía Texas
Policía Texas

Finalmente, ella se declaró culpable de haber abandonado a sus dos hijas en el auto en septiembre pasado. La sentencia fue leída por el juez Keith Williams, quien antes dio le dio una reprimenda moral.

“Esas preciosas e indefensas ni√Īas estar√≠an aqu√≠ hoy, si esto no hubiera pasado. La gente de toda esta comunidad cuida mejor a sus mascotas de lo que usted cuid√≥ a sus hijas. No pretendo ser piadoso con usted”, le indic√≥ en la audiencia p√ļblica.

Finalmente, ella fue condenada a 20 a√Īos de c√°rcel por cada hija muerta. Cada pena ser√° cumplido en conjunto.

Tendencias Ahora