Internacional
Lunes 16 diciembre de 2019 | Publicado a las 15:00
Investigan fosa com√ļn donde soldados habr√≠an ocultado cad√°veres de civiles en Colombia
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

La justicia especial de paz en Colombia excava un cementerio donde, seg√ļn la versi√≥n de un militar, hay una fosa com√ļn con “m√°s de 50 civiles” ejecutados por soldados que los hicieron pasar por rebeldes ca√≠dos en combate, inform√≥ el tribunal este s√°bado.

“Es importante se√Īalar que estos hechos nunca hab√≠an sido investigados por la justicia ordinaria”, subray√≥ la Jurisdicci√≥n Especial de Paz (JEP), que se ocupa de las peores violaciones de derechos humanos cometidas en el conflicto armado con la disuelta guerrilla de las FARC.

Un militar que decidió colaborar con ese tribunal surgido del acuerdo de paz de 2016 condujo a los investigadores hasta el cementerio Las Mercedes, en el municipio de Dabeiba, departamento de Antioquia (noroeste).

Se presume que ah√≠ “se encontrar√≠an los restos de m√°s de 50 personas presentadas leg√≠timamente como bajas en combate”, a√Īadi√≥ la JEP en un comunicado. Este mes ya han sido exhumados “siete cad√°veres completos”.

Para el organismo se tratar√≠a de “ejecuciones extrajudiciales seguidas de desaparici√≥n forzada”.

En Las Mercedes, a m√°s de 170 kil√≥metros de Medell√≠n, fueron enterrados hombres entre los 15 y los 56 a√Īos provenientes de esa ciudad, capital del departamento de Antioquia, seg√ļn los indicios recopilados por la JEP.

“La JEP debe adelantar la investigaci√≥n hasta sus √ļltimas consecuencias y sancionar a los responsables. Entre tanto, se debe garantizar protecci√≥n a la vida e integridad del testigo”, tuite√≥ la vicepresidenta Marta Luc√≠a Ram√≠rez.

Los presuntos cr√≠menes engrosar√≠an el expediente de lo que en Colombia se conoce como “falsos positivos”, ejecuciones extrajudiciales de al menos 2.248 personas en las √ļltimas d√©cadas.

El 59% de esas muertes ocurri√≥ entre 2006 y 2008 bajo el gobierno del expresidente √Ālvaro Uribe.

La pr√°ctica consist√≠a b√°sicamente en un premiado “body count”: contar cuerpos para inflar los logros del ej√©rcito. Decenas de j√≥venes fueron enga√Īados con promesas de empleo, desplazados de sus territorios y llevados lejos para ser asesinados y disfrazados de guerrilleros.

El gobierno de Uribe destituyó en su momento a altos mandos y modificó las directrices de guerra para evitar más ejecuciones.

Más de mil uniformados han sido condenados en la justicia ordinaria por los crímenes de civiles y 148 se acogieron voluntariamente al tribunal de paz,
seg√ļn cifras oficiales.

La investigación en Dabeiba inició con la denuncia de un soldado que se sometió a la JEP para obtener beneficios penales, a cambio de confesar sus crímenes y ayudar a reparar a las víctimas.

Las mismas ventajas están consideradas para los civiles y los guerrilleros que contribuyan a esclarecer lo ocurrido en un conflicto de medio siglo, que deja más de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

Tendencias Ahora