Internacional
Lunes 25 junio de 2018 | Publicado a las 19:55
Intentan retomar el di√°logo en Nicaragua en medio de asedios del gobierno a ciudades rebeldes
Publicado por: Matías Vega La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Varias ciudades de Nicaragua vivieron este lunes fuertes ataques de fuerzas policiales y paramilitares, en momentos que se reanudó el diálogo en busca de una salida a la violenta represión contra las protestas antigubernamentales, que dejan más de 200 muertos.

Tiroteos, incendios de locales y operaciones de limpieza de barricadas, con hombres armados y palas mec√°nicas, se registraron en los departamentos de Le√≥n y Managua, incluidas sus capitales. Pobladores reportan heridos, pero los grupos humanitarios a√ļn no dan un balance oficial.

“Hay detonaciones muy fuertes. Esto es verdaderamente un error, no abona en nada la represi√≥n, hacemos un llamado a las autoridades (a) que frenen esto. No queremos m√°s muertos”, dijo v√≠a telef√≥nica desde Le√≥n, norte, el p√°rroco V√≠ctor Morales a la Agence France-Presse.

La polic√≠a report√≥ que una agente muri√≥ este lunes en Nagarote, 42 kil√≥metros al noroeste de Managua, cuando los efectivos “fueron agredidos por grupos delincuenciales con armas y morteros” mientras realizaban trabajos de limpieza, indic√≥ la instituci√≥n en un comunicado.

Nagarote parec√≠a un pueblo fantasma tras una fuerte incursi√≥n de antimotines y parapolic√≠as en horas de la ma√Īana. Todos sus negocios, incluidas las ventas de sus famosos quesillos, estaban cerrados y la gente se resguardaba en sus casas, constat√≥ un equipo de AFP.

Sin embargo, la vicepresidenta Rosario Murillo, portavoz del gobierno, celebró que las operaciones permitieron reabrir carreteras bloqueadas por manifestantes.

“Dios nos est√° llenando de acontecimientos milagrosos (…) Haber logrado esta ma√Īana recuperar movilidad, seguridad en la (carretera) Panamericana, estamos hablando de Nagarote, estamos hablando de La Paz Centro, dar lugar al tr√°nsito y al tr√°fico internacional es un acontecimiento milagroso”, dijo Murillo a medios oficiales.

Por el contrario, la opositora Alianza C√≠vica dijo en Twitter: “Condenamos los recientes ataques de fuerzas policiales y parapoliciales en Le√≥n y Nagarote”.

La comisión de la Iglesia Católica que media en el diálogo anunció que se instalaron las mesas de trabajo con delegados del gobierno y de la opositora Asociación Cívica por la Justicia y la Democracia, para evaluar la propuesta de adelantar las elecciones de 2021 a marzo de 2019.

La petici√≥n para adelantar elecciones fue planteada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) el pasado 7 de junio en la mesa de conversaciones, pero Ortega, cuyo tercer mandato consecutivo concluye en enero de 2022, pidi√≥ tiempo para reflexionar y a√ļn no se pronuncia al respecto.

Crece la tensión

La reuni√≥n se realiza en momentos en que han recrudecido las violentas incursiones de fuerzas policiales, parapoliciales y paramilitares a distintas ciudades para retomar su control. Solo el fin de semana hubo 14 muertes en barrios de la capital y de otras ciudades, seg√ļn el Centro Nicarag√ľense de Derechos Humanos (Cenidh).

Indic√≥ que esos casos elevan a 206 el n√ļmero de muertos desde el estallido de las protestas el 18 de abril. La cifra es inferior a la de 212 muertos reportados por la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) antes de la violencia del fin de semana.

“Estos grupos que visten de civil y que andan sembrando el terror deben de ser investigados, procesados y retirados inmediatamente”, reclam√≥ este lunes √Ālvaro Leiva, secretario de la Asociaci√≥n Nicarag√ľense pro Derechos Humanos (ANPDH).

En Masaya, 35 km al sur de la capital, las autoridades intentaban ingresar al barrio ind√≠gena de Monimb√≥, lleno de barricadas en todas sus calles, seg√ļn Leiva.

En Diriamba, 46 km al sureste de Managua, hombres encapuchados realizaron disparos desde camionetas, mientras otro grupo saque√≥ negocios, seg√ļn el opositor movimiento denominado “Autoconvocados”.

Las protestas comenzaron el 18 de abril contra una reforma a la seguridad social, pero tras las muertes de jóvenes en las marchas, se ampliaron para exigir justicia y la renuncia de Ortega, a quien acusan de forjar, con su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, una dictadura.

“Vamos por el cambio de gobierno. Se tienen que ir porque el pueblo no los quiere”, dijo a AFP un joven de 25 a√Īos, con pa√Īuelo en el rostro, en una barricada en la Universidad Nacional Aut√≥noma de Nicaragua (UNAN), donde se atrincheran decenas de estudiantes.

Ortega ha dicho que está dispuesto a trabajar por la democratización del país, incluyendo la separación de los poderes del Estado, actualmente controlados por el gobierno, principalmente el Consejo Supremo Electoral.

Aumenta la presión

La presi√≥n contra Ortega aument√≥ con el informe que el viernes present√≥ la CIDH ante el Consejo Permanente de la OEA, el cual denunci√≥ la “represi√≥n estatal” y consigna 212 muertos, m√°s de 1.300 heridos y unos 500 detenidos en dos meses.

“Esta es una situaci√≥n bastante cr√≠tica y es necesario que toda la comunidad internacional preste atenci√≥n a lo que est√° pasando en Nicaragua”, dijo Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la CIDH, en una entrevista para CNN.

El domingo llegaron a Managua técnicos de la CIDH y el martes lo harán funcionarios del Alto Comisionado de las Nacionales Unidas para los Derechos Humanos.

Ortega llegó al poder en 1979 como uno de los comandantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que lideró la insurrección popular para derrocar al dictador Anastasio Somoza, y volvió al poder por la vía electoral en 2007.

URL CORTA: http://rbb.cl/kknb
Tendencias Ahora