TV y Espect√°culo
La trágica historia de amor y la nueva vida de la autora de "Adiós tía Paty"
Publicado por: Fabián Barría
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“¬ŅQu√© te dije reci√©n? Borra eso. ¬°Qu√©date callado para escuchar c√≥mo se escucha!”. Esas fueron las frases que hicieron famosa a Jacqueline Carriel, una madre de tres hijos que intentaba ensayar una canci√≥n, mientras sus dos peque√Īos no paraban de molestarla.

“Adi√≥s, t√≠a Paty. Adi√≥s, t√≠a Lela¬∑, se llamaba el tema que llev√≥ a la fama a esta mujer, oriunda de la localidad rural de San Roque, en la comuna de √Ďiqu√©n.

De seguro lo recuerdas, pero si no, te lo dejamos a continuación:

Todo el mundo la conoce como ‘t√≠a Paty’ y, a pesar de que jam√°s llev√≥ ese nombre, hoy ya se lo toma con cari√Īo. “Es un personaje”, dice, asegurando que no siempre se ve como una “due√Īa de casa”.

Su video fue replicado miles de veces y tiene varios covers. Uno de los más reconocidos fue el que realizó el futbolista Jorge Valdivia y su esposa Daniela Aránguiz, que sacó carcajadas a nivel internacional.

Jacqueline se define como una mujer alegre, valiente y buena madre. Así lo hemos visto en sus apariciones en los medios, y es que siempre se mantiene con una sonrisa, a pesar de que su vida no ha estado exenta de dificultades.

Una de ellas ocurri√≥ justo despu√©s de la viralizaci√≥n de su video, luego que la Unicef la cuestionara por haber dado “palmetazos” a los peque√Īos que la molestaban, aunque Jacqueline es clara en afirmar que se trat√≥ de algo “correctivo” y que fue con cari√Īo. “Mis hijos terminaron ri√©ndose. Ellos me hac√≠an bullying a m√≠”, sostiene.

Hijos de Jacqueline | Facebook
Hijos de Jacqueline | Facebook

El conflicto familiar fatal

Durante a√Īos, Jacqueline estuvo casada con el padre de sus hijos, Juan Guillermo Fuentes, y tras una crisis matrimonial, todo termin√≥ de forma fatal. “Estaba sufriendo de infidelidad (…) √Čl ten√≠a otra persona”, afirma.

“Nosotros, como pareja, est√°bamos pasando una mala situaci√≥n. Est√°bamos con conflictos matrimoniales”, recuerda Jacqueline en conversaci√≥n con BioBioChile, comenzando a rememorar uno de los episodios m√°s crudos de su vida.

Juan era un transportista y ella era quien se encargaba de realizar toda la documentación legal necesaria para que ejerciera su trabajo, hasta que la crisis comenzó y decidió no seguir ayudándole.

“Cuando empezamos con problemas, le dije que no lo iba a ayudar m√°s, que √©l ten√≠a que solucionar sus cosas”, cuenta. “Yo estaba muy dolida, muy da√Īada. Ten√≠a mucho dolor”.

El 10 de febrero de 2014, a pesar de la decisi√≥n de no acercarse, Fuentes lleg√≥ a la casa familiar. “Yo present√≠a que iba a estar en el hogar, porque como sab√≠a que no le har√≠a la declaraci√≥n, de seguro me lo pedir√≠a”, rememora.

Notaron que Juan estaba en casa por el olor a cigarrillo. “Mam√°, hay olor a cigarro. Debe ser el pap√° que est√° en la casa”, le coment√≥ a Jacqueline uno de sus hijos. En ese momento lo encar√≥ para manifestarle que √©l no deb√≠a estar ah√≠, hasta que fue ella quien decidi√≥ partir de la casa por unos minutos.

Camin√≥, como queriendo salir del lugar, y casi lo logra si no fuese porque escuch√≥ un grito. “Jacqueline, ¬°m√≠rame!”. Era su esposo. “Me di vuelta, lo mir√© y se puso a beber una botella. Tuve la sensaci√≥n de que era algo malo, pero me bloque√© y no supe qu√© hacer”, evoca.

Antes, sin que Jacqueline pudiera escuchar ni ver, Juan le hab√≠a dicho a su hijo menor que llamara a su madre. “Dile que siempre la am√© y que regrese, porque me voy a morir”, indic√≥.

La mujer camin√≥ hacia la calle acompa√Īada de su hijo mayor, mientras pensaba en lo que hab√≠a visto. “¬ŅNo habr√° tomado algo malo?”, le pregunt√≥ a su primog√©nito. Ambos decidieron apurar el paso de vuelta.

“Cuando llegu√© a la casa √©l estaba mal, muy mal. Estaba con su hijo peque√Īo al lado”, rememora. Juan hab√≠a bebido una botella de insecticida.

Lo llevaron hasta el Hospital de San Carlos para intentar estabilizarlo. “Lo ten√≠a en mis brazos. De ese recinto asistencial fue a parar a Chill√°n y luego a Talcahuano, en el Hospital Las Higueras”, apunta.

Pero ya no hab√≠a nada que hacer. “Mientras estaba en el hospital me acerqu√© a √©l (…) y le dije que me perdonara, y que yo lo perdonaba a √©l. Le dije: yo te perdono. Te perdono por todas las l√°grimas que me hiciste derramar”.

Eran las 9 de la ma√Īana de un 11 de febrero, un d√≠a despu√©s de beber el insecticida, y Jacqueline estaba al lado de su esposo a pesar de la infidelidad. Apenas se perdonaron mutuamente, √©l falleci√≥.

“Hubo d√≠as en que me fui al suelo. Me ech√© a morir. Pero con los d√≠as me dije que no pod√≠a estar as√≠ y hoy soy una mujer fuerte”, asegura. De la historia de infidelidad fue que surgi√≥ su single Amor traicionero. “Estaba dedicada a √©l”, sostiene.

Lejos de los medios

Jacqueline sigue viviendo en su casa de San Roque con sus tres hijos. Guillermo, el peque√Īo que aparece en el v√≠deo, hoy tiene 13 a√Īos y estudia en un colegio de la ciudad de San Carlos. “Es un chiquillo inteligente. Siempre me dice lo que tengo que hacer y decir”, sostiene.

Su hija menor de nueve a√Īos, Roc√≠o, que tambi√©n recibi√≥ el “correctivo” en las im√°genes, estudia en la escuela San Jorge de √Ďiqu√©n. “Es inquieta y siempre est√° haciendo cosas nuevas”, asevera la madre.

Esta √ļltima es quien le ha dado los mayores “dolores de cabeza”, pues Jacqueline ahora trabaja como inspectora en la misma escuela en que estudia su hija y, muchas veces, la peque√Īa ha sido suspendida debido a sus conductas.

Facebook | Jacqueline Carriel
Facebook | Jacqueline Carriel

“Me gusta trabajar en esto, porque tengo buena relaci√≥n con los ni√Īos. Me quieren y me respetan (…) Hay momentos en que los profesores no pueden llegar y yo los relevo. Llevo mi guitarra, canto, y a ellos les encanta”, relata.

Jacqueline trabaj√≥ como asistente de la educaci√≥n mientras era soltera y, tras ser madre, se dedic√≥ al hogar, dejando de lado su vida profesional. Con su fama, volvi√≥ a la educaci√≥n y hoy es a lo √ļnico que se dedica.

“Llevo una vida tranquila. Y la gente me sigue pidiendo fotos. Yo no tengo problemas con recibir a la gente en mi casa. Gracias a ellos tuve lo que tuve”, recalca.

Facebook | Jacqueline Carriel
Facebook | Jacqueline Carriel

En ese sentido, la mujer √Īiquenina asegura que no extra√Īa a los medios de comunicaci√≥n. “Siempre fui aterrizada y ten√≠a claro que la fama era pasajera, as√≠ que la aprovech√©”, expresa.

Asimismo, a√Īade que “no me da melancol√≠a no seguir apareciendo en los medios”, aunque s√≠ hay algo que, seg√ļn cree, le falt√≥ por hacer: “Me habr√≠a gustado estar en un reality de sobrevivencia o algo por el estilo”.

“Si me llamaran, voy (…) Si me ofrecieran, yo feliz”, sostiene. Y es que esta renovada mujer est√° a la espera de nuevas emociones.

Al menos, durante el √ļltimo tiempo, lleg√≥ otra experiencia: el amor. “Me siento como una chiquilla de 17”, dice, recordando al hombre que hoy la tiene nuevamente enamorada.

URL CORTA: http://rbb.cl/ihi4
Tendencias Ahora