TV y Espect√°culo
Teleserie egipcia pretende luchar contra los prejuicios que afectan a los judíos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con escenas que muestran la convivencia entre las distintas religiones y la elegancia de anta√Īo en una era en que Egipto se destacaba por el cosmopolitismo, una telenovela local busca romper con los prejuicios contra la extinta comunidad jud√≠a, que tuvo presencia en el pa√≠s durante siglos.

“El Barrio Jud√≠o” transcurre en la zona de Haret al Yahud, en El Cairo en 1948, durante la guerra √°rabo-israel√≠ y muestra una sociedad casi id√≠lica donde musulmanes, cristianos y jud√≠os viven juntos.

“Quer√≠a presentar este cosmopolitismo que reun√≠a a todas las religiones” y “mostrar como era Egipto y como es hoy”, dijo el guionista Medhat al Adl.

Para el escritor el objetivo es romper los “tab√ļes y los prejuicios”, en contraste con las despectivas representaciones de los jud√≠os que trasmiten las pel√≠culas y la televisi√≥n en las √ļltimas d√©cadas.

La serie fue inicialmente celebrada por Israel, cuya representaci√≥n en El Cairo dijo estar encantada de ver que “por primera vez, los jud√≠os son representados de acuerdo a su verdadera naturaleza, como seres humanos”.

Sin embargo, la producci√≥n es abiertamente antisionista, por lo que la delegaci√≥n diplom√°tica de Israel posteriormente critic√≥ el desarrollo de la trama, como un “ataque” en contra de su Estado.

La teleserie está siendo difundida durante el Ramadán, el mes sagrado del islam, que es considerada como la temporada más importante de la televisión egipcia.

Más de 80.000 judíos vivían en Egipto antes de la creación del Estado de Israel en 1948, que marcó el comienzo de un éxodo. Pero las guerras entre Egipto e Israel, y el antisemitismo que generaron, obligó a muchos judíos a irse, mientras que otros fueron expulsados.

Actualmente, sólo quedan docenas de mujeres, la mayoría de ellas ancianas, que viven en Cairo y Alejandría.

Otra era

La trama se desarrolla en torno a la historia de amor entre Aly, un militar musulmán que pelea en la guerra de 1948, y una joven judía llamada Leila, que es una elegante vendedora francófona que trabaja en una tienda de lujo en Cairo.
La serie es protagonizada por el actor jordano Eyad Nasar y la actriz egipcia Menna Shalabi.

“Descubrimos Egipto en una era diferente”, dijo Rana Jalil, una entusiasta televidente de 23 a√Īos, sentada en un estiloso caf√© de El Cairo. “Los personajes son elegantes y est√°n bien vestidos. Adem√°s estoy aprendiendo sobre el juda√≠smo”, agreg√≥.

La serie también muestra las tramas políticas que afectan a la próspera comunidad, que se ve afectada por ataques contra sus negocios, que en la ficción son cometidos por la organización islamista Hermanos Musulmanes.

Críticas de los judíos egipcios

Sin embargo, la serie ha sido criticada por algunos jud√≠os egipcios. Magda Haroun, l√≠der de la peque√Īa comunidad hebrea, dijo que hay muchos errores hist√≥ricos, incluyendo la forma en la que se representan los ritos religiosos.

La representante de la comunidad también dice que no es cierto que los judíos fueran simpatizantes tan activos del sionismo.

Albert Arie, de 85 a√Īos, tambi√©n expres√≥ su decepci√≥n. Este antiguo comunista, que se convirti√≥ al islam y que se cas√≥ con una mujer musulmana, est√°n muy descontento con la serie, ya que afirma que la mayor√≠a de los habitantes del barrio eran “probablemente los jud√≠os m√°s pobres del mundo”.

“Yo me pregunto: ¬ŅQu√© es esta porquer√≠a?”, se cuestiona Arie, en un perfecto franc√©s, afirmando que la serie ser√≠a m√°s cre√≠ble si hubiera sido filmada en uno de los barrios jud√≠os donde viv√≠a la clase media.

“No tiene sentido. Muestra casas acaudaladas mientras que Haret al Yahud era un amasijo de callejuelas, con casas viejas y casas derrumb√°ndose”, record√≥ Arie, que estuvo preso durante 11 a√Īos por sus actividades pol√≠ticas.
Pese a las inexactitudes, sin embargo, si reconoci√≥ el hecho que la serie muestra “una imagen positiva de los jud√≠os, que ya no son bastardos”.

Tendencias Ahora