Notas
EEUU admite que implement√≥ un proyecto de “red social alternativa” en celulares en Cuba
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estados Unidos admitió este jueves que implementó un proyecto de red social alternativa en Cuba, utilizando teléfonos celulares, pero negó enfáticamente que se haya tratado de un programa secreto o de inteligencia.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que “fue un programa de desarrollo adoptado por la Usaid”, una agencia del gobierno encargada de programas de desarrollo en diversos pa√≠ses, y que se complet√≥ en 2012.

“Como saben, la Usaid no es una agencia de inteligencia. Sugerencias de que √©ste era un programa secreto son err√≥neas (…) No era un programa de inteligencia”, se√Īal√≥ Carney, quien sin embargo dijo no conocer los detalles t√©cnicos de c√≥mo funcionaba el proyecto.

La existencia de ese programa había sido revelada durante la jornada por un reporte de una agencia noticiosa estadounidense, que reforzaba el carácter reservado de la operación ya que eventualmente sería usada para divulgar contenido político contra el gobierno cubano.

Carney afirm√≥ en cambio que el objetivo era “promover el libre flujo de informaci√≥n, promover la participaci√≥n de ciudadanos, especialmente en sociedades que no son permisivas”.

En tanto, Marie Harf, portavoz adjunta del Departamento de Estado, dijo que el gobierno estadounidense nunca se propuso utilizar esa red para promover inestabilidad política en Cuba o divulgar material de tipo político.

Estados Unidos, dijo, aport√≥ informaciones sobre previsi√≥n del tiempo o resultados deportivos apenas “en el inicio”. “Cuando el proyecto despeg√≥, paramos de aportar esa informaci√≥n. Nunca divulgamos contenido pol√≠tico”, apunt√≥.

De esa forma, Estados Unidos no ten√≠a control de las informaciones que circulaban en la red Zunzuneo. “Incluso, pod√≠an expresar sentimientos contrarios a Estados Unidos”, dijo Harf.

Usaid orgullosa por la iniciativa

Por su parte, la Usaid expres√≥ en una nota oficial su satisfacci√≥n por ayudar a que “la informaci√≥n fluya m√°s libremente para los cubanos”.

La entidad apunt√≥ que en la fase inicial la red enviaba informaciones sobre tecnolog√≠a o resultados deportivos. “M√°s tarde, los cubanos pod√≠an comunicarse entre ellos, y estamos orgullosos de ello”.

Un reporte de la agencia noticiosa Associated Press afirm√≥ que el programa Zunzuneo ten√≠a instrucciones de permanecer oculto, y que un documento interno determinaba claramente que “no deber√° haber absolutamente ninguna menci√≥n de la participaci√≥n del gobierno de Estados Unidos”.

Seg√ļn Carney, si bien el programa no era secreto, era necesario mantener una “discreci√≥n apropiada”, porque “un programa como √©ste y la asociaci√≥n con el gobierno de Estados Unidos pueden crear problemas para los asociados y el p√ļblico”.

A su vez, Harf (quien ya se desempe√Ī√≥ anteriormente como portavoz de la CIA) explic√≥ que “la caracter√≠stica fundamental para un programa secreto es que el gobierno puede negarlo. Este no fue un programa secreto”.

De acuerdo con Harf, el programa de 1,2 millón de dólares fue aprobado en el Congreso, y se terminó en 2012 cuando los acuerdos firmados con los subcontratistas llegaron a su fin y el presupuesto específico se agotó.

La vocero a√Īadi√≥ que, de acuerdo con las informaciones disponibles, el secretario de Estado, John Kerry, y su antecesora Hillary Clinton no ten√≠an conocimiento de este programa.

“Est√ļpido, est√ļpido, est√ļpido”

El influyente senador Patrick Leahy, quien preside el Subcomit√© de Asignaciones en esa c√°mara del Congreso, afirm√≥ que el proyecto “es est√ļpido, est√ļpido, est√ļpido”.

“Si usted va a hacer una operaci√≥n encubierta para un cambio de r√©gimen, suponiendo que eso tenga sentido, no lo deber√≠a hacer a trav√©s de la Usaid”, dijo Leahy, quien a pesar de sus funciones dijo desconocer la existencia de ese programa.

La implementación del proyecto coincidió con el arresto en Cuba en 2009 del contratista estadounidense Alan Gross, actualmente el principal obstáculo en las relaciones entre Washington y La Habana.

Tendencias Ahora