Notas
James Franco sorprende como cineasta en el estreno mundial de ‘Mientras agonizo’
Publicado por: René Naranjo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El actor nominado al Oscar por ’127 horas’, James Franco, ha desarrollado sus talentos como director de cine, y ahora llega a la Selecci√≥n Oficial de Cannes con una bien lograda adaptaci√≥n de una de las m√°s c√©lebres e intrincadas novelas de William Faulkner. Una de las buenas sorpresas del festival 2013.

El escritor estadounidense William Faulkner (1897-1962) ha tenido una marcada influencia en el cine contempor√°neo. Godard cita su novela ‘Palmeras salvajes’ al final de su ya cl√°sica ‘Sin aliento’ (1960), Tarantino evoca el mon√≥logo del reloj de ‘El sonido y la furia’ en ‘Pulp Fiction’, y los hermanos Coen se inspiran en su vida en ‘Barton Fink’ y evocan su querido mundo sure√Īo de los a√Īos 30 en ‘O brother, where art Thou? (2000), por citar s√≥lo algunos casos.

Las adaptaciones de sus textos, sin embargo, no son tan numerosas; entre ellas sobresale ‘Tarnsihed Angels’, de Douglas Sirk (1958). ¬ŅPor qu√© no abundan √©stas? Porque la prosa de Faulkner, revolucionaria como pocas, introduce la frase larga, enrevesada y dubitativa, profundamente subjetiva de sus personajes, muy lejana a las coordenadas narrativas precisas que exige el tradicional gui√≥n de cine. M√°s que una realidad retratable en un filme convencional, lo que escribe Faulkner es un universo que se conforma a partir de miradas individuales, de flujos de conciencia que van y vienen en el tiempo, y que demuelen progresivamente las referencias objetivas.

Su novela ‘Mientras agonizo’ (As I Lie Dying, 1930), se articula en gran parte a partir de los relatos de los integrantes de una familia pobre del sur de los Estados Unidos, que sufren la repentina muerte de la madre, Addie Brunden. El padre Anse, desdentado y testarudo, y sus cinco hijos emprenden un viaje para enterrar el ata√ļd en el pueblo de Jefferson, en una traves√≠a que tendr√° un alto nivel de accidentes y sufrimiento.

El actor y ahora director James Franco no le tuvo miedo a la fama de ‘inadaptable’ de ‘Mientras agonizo’ y realiz√≥ un filme de 110 minutos, en el que √©l mismo interpreta a Darl, uno de los hijos de la familia. Para dar cuenta de la escritura sinuosa y el√≠ptica de Faulkner, Franco recurre reiteradamente al recurso de la pantalla dividida, que pone en pantalla dos miradas, dos subjetividades simult√°neas.

El recurso resulta algo extra√Īo en los primeros minutos, pero paulatinamente el espectador comprende que, a trav√©s de estas dos percepciones que coexisten sobre un mismo momento, la pel√≠cula busca restituir la naturaleza misma de relato. Franco ama la literatura y ese afecto se refleja en la forma en que instala algunos de los mon√≥logos de la novela en el filme, como ese crucial en que la madre deja entrever que Jewel, su hijo predilecto, es fruto de su relaci√≥n con el pastor de la iglesia.

La frase extensa y vacilante, colmada de culpa, resuena desde la conciencia y, acompa√Īada de una bien elaborada partitura de Tim O’Keefe, instala con propiedad poco habitual el mundo faulkneriano en la pantalla. El elenco tiene un gran nivel y, junto al mismo Franco, sobresalen Tim Blake-Nelson (Anse) y Jim Parrack (Cash Brunden).

No es ‘Mientras agonizo’ un filme que vaya a convocar multitudes ni a quebrar r√©cords de recaudaci√≥n. Es probable incluso que su circulaci√≥n fuera de los circuitos de cine arte (o ‘specialty’ como lo denominan en la industria hollywoodense) sea escasa. No obstante, la pel√≠cula brilla en su trabajo de adaptaci√≥n -gui√≥n de James Franco y Matt Rager- y en la solidez y fuerza con que traspasa al cine un texto rico en matices, conflictos interiores y emociones contradictorias.

Con ‘Mientras agonizo’, James Franco se revela como uno de los nuevos realizadores m√°s convincentes del cine estadounidense.

Tendencias Ahora