elecciones 2017

Sigue aquí las proyecciones de Radio Bío Bío

Nacional


Jueves 08 febrero de 2018 | Publicado a las 19:59

Reformalizan a dueños de corredora de bolsa por millonaria estafa a casi 100 personas

CONTEXTO
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En una extensa jornada debido a la intervención de los más de 10 abogados querellantes en el caso, la Cuarta Sala del Juzgado de Garantía de Viña del Mar, encabezada por la magistrado María del Pilar Labarca, reformalizó por los delitos de Apropiación Indebida e Intromisión en giro bancario, a Carlos Marín Orrego y también a su hermano Rodrigo y su esposa Carol Rubik.

Los imputados serían el nucleo operativo de una corredora de bolsa que habría estafado a cerca de 100 personas, gran parte de ellos adultos mayores, por un monto que fluctuaría entre los 1.500 y 2.000 millones de pesos.

Si bien el caso quedó al descubierto en octubre de 2016, su complejidad e incertidumbre sobre la cantidad de tiempo en la que Orrego y sus familiares habrían cometido los ilicitos -sumado también el real valor de su patrimonio- ha modificado en varias ocasiones los plazos de investigación, período donde constantemente aparecen nuevos antecedentes en el caso, como lo señaló el Fiscal Claudio Reveco.

Uno de los nuevos elementos ingresados a la carpeta investigativa es la presunta participación de Mario Zuñiga, excontador y hombre de confianza de Marín Orrego, que estafó por más de $25 millones a una mujer que invirtió dicho monto en monedas de oro y además de guardar estos valores en la caja fuerte de la oficina de la corredora de la bolsa, tal como detalló uno de los abogados querellantes, Juan Espinoza.

Se trata de María Consuelo Celis, quien vive en el mismo edificio donde se ubicaba la oficina de exejecutivo bursátil, en Calle Libertad con 6 norte de Viña del Mar; quien cuenta como Zuñiga -hombre de confianza de Marín Orrego- la convenció de confiarle los ahorros de toda su vida.

Otra de las estafadas es Gladys Gajardo, quien perdió cerca de 21 millones de pesos, asegurando que el tiempo del proceso -de casi un año y medio- se ha vuelto una angustia para ella y las víctimas, incluso uno de ellos, Carlos Benavente de 90 años, murió esperando que se hiciera justicia.

Desde la otra vereda, ni los abogados defensores ni sus representados quisieron emitir declaraciones, tras una audiencia donde se determinó un plazo de investigación de 4 meses previo al inicio del juicio oral, tiempo en el que Carlos Marín Orrego permanecerá con arresto domiciliario.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados