Turismo & Viajes
Domingo 21 julio de 2019 | Publicado a las 08:01 · Actualizado a las 08:02
Ruan Chiao, el pueblo de Taiwán donde se cosía ropa para Barbies hoy quiere ser atractivo turístico
Por Verónica Reyes
La información es de Agence France-Presse
visitas

En las colinas cubiertas de niebla de la cordillera central de Taiw√°n, est√° un pueblo llamado Ruan Chiao. Ah√≠, muchos se sus habitantes trabajaban cosiendo la ropa para la popular mu√Īeca Barbie de Mattel. Hoy, a trav√©s del grafiti, quieren llamar la atenci√≥n de los turistas.

Se trata de un poblado que se está quedando sin jóvenes. Por ello, el artista Wu Tsun-shien intenta remediarlo con frescos multicolores en las casas para atraer a la generación de Instagram.

Wu sumerge el pincel en una mezcla beige y aplica capas de pintura sobre un fresco de campesinos con sombrero de bamb√ļ tradicional.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

“Este pueblo est√° lleno de ancianos”, lament√≥ el artista de 55 a√Īos. La mayor parte de los j√≥venes, incluidos sus hijos, se fueron.

Este antiguo guardi√°n de prisi√≥n y jardinero, pinta por placer desde 2007. Ahora trabaja como consejero art√≠stico. “Estos dibujos atraen a muchos turistas y adem√°s los viejos no se aburren”, coment√≥ satisfecho el artista.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Mu√Īecas Barbie

Taiw√°n cuenta con un pu√Īado de “pueblos grafitis” que, por medio del arte, intentan insuflar vida en las aldeas.

La metamorfosis econ√≥mica de la isla en las √ļltimas d√©cadas transform√≥ el paisaje rural y provoc√≥ mutaciones demogr√°ficas considerables.

En Taiw√°n el fen√≥meno es “quiz√° m√°s reciente que en otros sitios”, dijo Shelley Rigger, especialista de la isla en el Davidson College de Carolina del Norte (Estados Unidos).

Antes la actividad manufacturera estaba en las peque√Īas localidades. “La gente cos√≠a ropa de las mu√Īecas Barbie en casa y luego la llevaban a la f√°brica de embalaje en medio del pueblo”, explic√≥.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

En Ruan Chiao, por ejemplo, se fabricaban las ofrendas de papel que se queman tradicionalmente en los templos.

En los a√Īos 1990 la actividad manufacturera se desplaz√≥ a China y estos empleos desaparecieron. “As√≠ es como se vaciaron las zonas rurales”, a√Īade la investigadora.

Hablar

La poblaci√≥n de Taiw√°n, de 23 millones de habitantes, envejece. La natalidad cay√≥ en 2018 a 180.000 nacimientos, la cifra m√°s baja en ocho a√Īos.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

En casa de los Wu vive el suegro del artista, de 81 a√Īos, y su esposa, de 72. El matrimonio todav√≠a trabaja la tierra en las monta√Īas cercanas y planta hortalizas ecol√≥gicas.

Fan Ai-hsiu, su esposa, asegura que el intento de atraer turistas j√≥venes no obedece tanto a un inter√©s econ√≥mico como a la voluntad de animar el d√≠a a d√≠a de sus padres. “Quieren conversar con gente, es lo que les falta, no es un tema de dinero”.

No fue f√°cil convencer a los lugare√Īos de que convirtieran sus fachadas en cuadros. “La gente de aqu√≠ es m√°s bien conservadora”, afirm√≥ Fan Ai-hsiu. “Pero se dieron cuenta de que los cuadros de Wu atra√≠an a la gente”.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

El artista privilegia las escenas rurales y los símbolos tradicionales de la suerte. Pero donde expresa realmente su arte es en la casa familiar, cuyas paredes están empapeladas de lienzos suyos, muchos sobre sus opiniones políticas.

Dibujos sociales

Wu Tsun-shien opinó que el mundo no hace lo suficiente contra el cambio climático. Hay dibujos sobre la destrucción apocalíptica del medio ambiente, otros sobre las bodas entre personas del mismo sexo -a las que se opone-, sobre el trato reservado a los ancianos en una sociedad consumista.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

“Este describe describe la sociedad corrupta actual de Taiw√°n”, afirm√≥ junto a uno con cientos de personajes. “Este muestra el caos provocado por los tel√©fonos m√≥viles, los ordenadores, la televisi√≥n. Este, es la p√©rdida de nuestra cultura, cuando las j√≥venes generaciones hakka no la conocen”, dijo mostrando sus trabajos.

Los hakkas, originarios del sur de China, viven en Taiwán desde hace cuatro siglos y representan entre el 15 y 20% de la población.

Tendencias Ahora