Sociedad
S√°bado 06 abril de 2019 | Publicado a las 14:52
No todo está perdido: 8 animales que se creían extintos y que han reaparecido recientemente
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Lamentablemente, en los √ļltimos a√Īos hemos escuchado de bastantes animales que se est√°n extinguiendo, muchos de ellos por la intervenci√≥n humana o como consecuencia del cambio clim√°tico, que modifica sus h√°bitats.

Sin ir m√°s lejos, hace poco m√°s de un a√Īo muri√≥ el √ļltimo macho de rinoceronte blanco del norte, conocido como Sud√°n, cuyo fallecimiento puede haber condenado a su especie para siempre, si es que los cient√≠ficos no logran realizar una fertilizaci√≥n in vitro con el material gen√©tico que guardaron de √©l.

Pero aqu√≠ no les hablaremos de las malas noticias, sino de las buenas. Y es que en los √ļltimos a√Īos se ha dado el caso opuesto: hay especies que se cre√≠an extintas y que, contra todo pron√≥stico, podr√≠an a√ļn estar vivas.

La organización internacional que se hace cargo de evaluar el estado de la flora y fauna es la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por su sigla en inglés), la que, de acuerdo a su cantidad de población, ubica las especies en una de las siguientes categorías: datos insuficientes, de menor preocupación, casi amenazada, vulnerable, en peligro de extinción, en peligro crítico, extinta en su hábitat natural, y extinta.

En BioBioChile revisamos sus informes desde 2016 a la fecha para saber qué animales fueron declarados oficialmente como redescubiertos, y encontramos ocho.

Entre ellos tambi√©n hay algunas especies que hasta hace poco se consideraban extintas y que ahora han sido cambiadas de categor√≠a, porque hay diferentes motivos para creer que a√ļn podr√≠an existir ejemplares de √©stas, aunque en realidad todav√≠a no se han vuelto a hallar espec√≠menes vivos.

Atelopus ignescens

El jambato negro (nombre cient√≠fico Atelopus ignescens) es una especie de sapo que se cre√≠a extinto desde hace 28 a√Īos, pero que inesperadamente reapareci√≥ en Ecuador en 2016.

Su redescubrimiento fue gracias a David Jalaica, un ni√Īo de 10 a√Īos que encontr√≥ un ejemplar mientras estaba en un campo de alfalfa junto a su casa, que se ubica en una peque√Īa localidad a unas 5 horas al suroeste de Quito.

Luego, cient√≠ficos hallaron 45 ejemplares en la misma zona, que era cercana a una construcci√≥n de una carretera, relata el portal espa√Īol La Vanguardia.

Al a√Īo siguiente, en 2017, una noticia a√ļn mejor surgi√≥: los investigadores lograron que el sapo se reprodujera, salvando a esta especie de la extinci√≥n. Por ahora.

Estos sapos eran muy abundantes en los a√Īos 80 en Ecuador, cuenta el peri√≥dico de ese pa√≠s El Comercio. De hecho, hab√≠an tantos que era casi considerado una plaga. A√ļn no se sabe por qu√©, pero hacia los 90 comenzaron a desaparecer r√°pidamente, un fen√≥meno que se repiti√≥ con otros anfibios en todo el mundo.

En 2018 fue oficialmente sacada de la lista de especies extintas y pas√≥ a clasificarse como ‘en peligro cr√≠tico de extinci√≥n’.

Rhachistia aldabrae

El caracol rayado de Aldabra (nombre cient√≠fico Rhachistia aldabrae) es originario del atol√≥n de coral Aldabra, que queda en el oc√©ano √ćndico cerca de Madagascar.

Hace un siglo era una de las especies de caracoles m√°s comunes en ese lugar, pero en los 90 comenzaron a desaparecer, se cree que como consecuencia de la disminuci√≥n de la lluvia producto del cambio clim√°tico. El √ļltimo fue visto en 1997 y en 2007 fueron declarados oficialmente extintos.

Pero unos a√Īos despu√©s el panorama cambi√≥, cuando una fundaci√≥n hall√≥ algunos ejemplares j√≥venes en un √°rea de dif√≠cil acceso en la isla, hecho que anunciaron en 2014, inform√≥ en ese entonces la revista National Geographic.

Dr. Justin Gerlach | www.iucnredlist.org
Dr. Justin Gerlach | www.iucnredlist.org

Heather Richards, una de las cient√≠ficas que realiz√≥ el hallazgo, explic√≥ a la publicaci√≥n que el redescubrimiento no fue tan inesperado porque “Aldabra es un lugar muy grande, y el hecho de que una especie de caracol como esta (buena para esconderse) no haya sido vista en 17 a√Īos, no es muy sorprendente”.

Aunque a√Īadi√≥ que “el futuro a largo plazo de esta especie es preocupante debido a su r√°pido declive”.

En 2018 fue oficialmente sacada de la lista de especies extintas y pas√≥ a clasificarse como ‘en peligro cr√≠tico de extinci√≥n’.

Celestus occiduus

A diferencia de los anteriores, del galliwasp gigante de Jamaica (nombre cient√≠fico Celestus occiduus) no se tiene mucha informaci√≥n. Hasta 2017 se cre√≠a extinto, pero desde esa fecha ha sido clasificado como ‘en peligro cr√≠tico (posiblemente extinto)’ debido a que se cree que podr√≠an quedar algunos ejemplares en zonas de muy dif√≠cil acceso en su pa√≠s natal.

Seg√ļn detalla la Uni√≥n Internacional para la Conservaci√≥n de la Naturaleza, “los estudios recientes, aunque han sido extensos, no han sido exhaustivos, dadas las dificultades de acceso a las √°reas pantanosas del r√≠o Negro (Jamaica), dejando espacio para que haya un poco de esperanza de que la especie podr√≠a persistir, con una poblaci√≥n muy reducida”.

Se cree que de existir a√ļn algunos de estos reptiles, su poblaci√≥n probablemente no supera los 50 individuos y vivir√≠a en un h√°bitat en riesgo de destrucci√≥n.

“Visto por √ļltima vez a mediados del siglo XIX, se cree que la introducci√≥n de especies depredadoras (principalmente la mangosta) en Jamaica, y la extensa conversi√≥n de su h√°bitat pantanoso, result√≥ en la extinci√≥n del Celestus occiduus“, a√Īade.

Cuscomys oblativa

La rata de chinchilla arb√≥rea de Machu Picchu (Cuscomys oblativa), que habita en los alrededores de la misteriosa ciudad inca del Per√ļ, se cre√≠a extinta hasta que en 2009 el guardabosques Roberto Quispe fotografi√≥ a un ejemplar vivo, report√≥ el portal de medio ambiente Mongabay.

Posteriormente, en 2012 un grupo de científicos fueron a la zona y confirmaron que la especie no está extinta. Sin embargo, Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México y uno de los expertos de la expedición, expresó a Mongabay que la chinchilla podría desaparecer, porque el bosque nativo donde habita está siendo destruido por la agricultura y el pastoreo de ganado.

Desde 2016 su estatus ha sido oficialmente cambiado de ‘extinta’ a ‘con datos insuficientes’, porque se desconoce cu√°ntos espec√≠menes hay.

Antes de eso, no se hab√≠a visto ninguna de estas ratas vivas. Su existencia s√≥lo se conoc√≠a porque se hab√≠an descubierto dos cr√°neos en una tumba Inca, cuya antig√ľedad se estima en los 400 a√Īos, de acuerdo a la IUCN.

Ameiva major

Al igual que la chinchilla reci√©n mencionada, la ameiva gigante de Martinica (Ameiva major) fue cambiada en 2016 desde la categor√≠a ‘extinta’ a ‘con datos insuficientes’, debido a que en realidad se desconoce si a√ļn hay espec√≠menes.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cuenta al respecto que, si bien ha sido ampliamente considerada como una especie extinta desde 1935, la verdad es que eso siempre se ha basado más en especulaciones que en información comprobada.

Dumeril & Bibron (1839) Erpetologie Generale V
Dumeril & Bibron (1839) Erpetologie Generale V

Antiguamente se cre√≠a que este reptil era originario de Martinica, isla caribe√Īa reclamada por Francia, pero en 2002 se propuso que nunca existi√≥ en ese lugar, as√≠ que en la actualidad a√ļn no se sabe a ciencia cierta d√≥nde queda su h√°bitat natural.

Por lo mismo es que es imposible saber con certeza si est√° o no extinto, al menos de momento.

Borikenophis sanctaecrucis

Esta es una especie de serpiente de las islas V√≠rgenes (Estados Unidos) llamada Saint Croix racer (corredora de Santa Cruz), que antes se consideraba extinta, pero desde 2016 ha sido catalogada como ‘en peligro cr√≠tico (posiblemente extinta)’.

Lamentablemente, sobre este reptil no se tienen muchas esperanzas. IUCN expresa que no se tienen muchas expectativas de encontrar a alg√ļn esp√©cimen con vida, porque ha pasado m√°s de un siglo desde que el √ļltimo fue avistado.

No obstante, “descubrimientos recientes de otros reptiles del Caribe que se cre√≠an extintos sugieren que la sobrevivencia de un peque√Īo n√ļmero de ejemplares en el √°rea moderadamente grande de la isla de Santa Cruz (m√°s de 200 km2) no puede ser completamente descartada”, recalca.

Si es que a√ļn existen algunas de estas serpientes, se cree que seguramente son menos de 50 individuos.

Isla de Santa Cruz, Islas Vírgenes, Estados Unidos | Grisha Levit (cc)
Isla de Santa Cruz, Islas Vírgenes, Estados Unidos | Grisha Levit (cc)

Ptychochromoides itasy

Estos peces son originarios de Lac Itasy, un lago de Magadascar, y no hab√≠an sido vistos con vida desde la d√©cada de 1960, hasta que hace unos a√Īos se descubri√≥ una peque√Īa cantidad de ellos que habitan en el r√≠o Sakai del mismo pa√≠s.

La ubicaci√≥n exacta de la peque√Īa comunidad no se ha revelado p√ļblicamente, pero se ha detallado que el h√°bitat est√° en permanente riesgo de ser destruido.

Gracias a ese redescubrimiento de la especie, en 2016 fue oficialmente sacada de la lista de animales extintos y pas√≥ a catalogarse como ‘en peligro cr√≠tico de extinci√≥n’.

Rhizosomichthys totae

Tambi√©n llamado pez graso, es end√©mico del Lago de Tota, en Colombia, y hasta 2016 se cre√≠a extinto, pero actualmente es considerado como ‘en peligro cr√≠tico (posiblemente extinto)’.

IUCN indica que s√≥lo ha sido capturado dos veces: en 1942 y en 1956. Desde entonces no ha vuelto a verse con vida, pero en realidad no se tiene certeza de que se haya extinguido, as√≠ que a√ļn no se pierden las esperanzas que de haya alguno nadando por las aguas colombianas.

Rhizosomichthys totae | www.planetcatfish.com
Rhizosomichthys totae | www.planetcatfish.com

Se cree que su población se redujo considerablemente a partir de 1944, cuando en el Lago de Tota se introdujeron muchas especies de peces que amenazaron la existencia de éste.

Además, el lago ha sido contaminado con químicos que provienen de la agricultura local, por lo que varios animales marinos podrían estar en riesgo.

Tendencias Ahora