El párroco de Pichilemu, Pablo Donoso, llegó la tarde de este jueves a la Fiscalía Regional de O’Higgins para declarar por La Cofradía.

Este caso, indagado por el fiscal Sergio Pérez, involucra a miembros de la Diócesis de Rancagua, quienes habrían tenido conductas de carácter sexual, entre ellas abusos, en contra de menores de edad.

Por ello, el religioso fue citado para comparecer ante el persecutor, siendo el segundo de los 14 presuntos involucrados en pasar por este proceso.

Ayer miércoles, por más de 2 horas y en calidad de imputado, el párroco de Peumo, Héctor Fuentes, entregó su declaración en el mismo lugar.

Fue el primero de los 14 sacerdotes citados para entregar su testimonio por las graves acusaciones reveladas semanas atrás.

Durante una misa celebrada el fin de semana en Paredones, Goic aseguró que sólo hay uno de los 14 casos de la denominada “Cofradía” o “Familia” que no sería inocente y que el resto sólo cometió faltas al celibato con mayores de edad.

Roberto Rojas | RBB
Roberto Rojas | RBB