Nacional
Jueves 28 noviembre de 2019 | Publicado a las 19:48
16 exministros DC acusan de "infantilismo revolucionario" a sectores que no han apoyado acuerdos
visitas

José Pablo Arellano, Enrique Krauss, Genaro Arriagada, Carlos Mladinic, Pablo Badenier, Claudio Orrego, Jorge Burgos, José de Gregorio, Edmundo Pérez-Yoma, Luis Felipe Céspedes, Jorge Rodríguez, René Cortázar, Belisario Velasco, Alejandro Ferreiro, Ignacio Walker, Carlos Figueroa, Andrés Zaldívar y Alejandro Foxley, todos exministros de Gobierno y militantes de la Democracia Cristiana, repudiaron en conjunto la violencia evidenciada durante la crisis social, rechazando también a los sectores políticos que no se han sumado a los acuerdos alcanzados en materia legislativa.

Los 16 exsecretarios de Estado, seg√ļn consign√≥ Emol, destacaron los avances en materia constitucional y la agenda social del Gobierno, cuestionando que en el pa√≠s en materia de seguridad “no solo no se notan avances, sino que m√°s bien se constatan graves retrocesos. La gente percibe que el paisaje de todos los d√≠as es el de saqueos, destrucci√≥n, vandalismo y delincuencia, en los que participan anarcos, narcos, lumpen, delincuentes comunes y una violencia organizada que a√ļn no ha podido ser identificada con precisi√≥n”.

“La continuidad de esta situaci√≥n de violencia y descontrol amenaza con diluir e incluso revertir los avances que hemos mencionado en los otros dos √°mbitos. Queremos llamar la atenci√≥n, adem√°s de los aspectos delincuenciales relacionados con la violencia de todos los d√≠as, que son condenables, sobre las responsabilidades pol√≠ticas”, indicaron en la misiva.

El pa√≠s, deslizaron, “ya fue notificado de las fuerzas pol√≠ticas que se restaron del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constituci√≥n. Son los mismos que se han restado en el pasado de los grandes acuerdos que hicieron posible la recuperaci√≥n de la democracia en forma pac√≠fica, en torno al plebiscito de octubre de 1988”.

“Son las mismas fuerzas pol√≠ticas que por estos d√≠as mantienen una actitud de inexcusable ambig√ľedad sobre la violencia de todos los d√≠as y qui√©nes la practican. Son los mismos que no trepidan en banalizar la movilizaci√≥n social y los paros nacionales, sin reparar en que, muchas veces, con el pretexto de esas movilizaciones y paros hay quienes no vacilan en ejercer la violencia, el saqueo y la destrucci√≥n”, apuntaron los exministros.

Con este motivo, “acusamos a esas fuerzas pol√≠ticas de practicar un infantilismo revolucionario que no repara -y, a decir verdad, pareciera no importarle- en los efectos de una situaci√≥n generalizada de violencia, no solo desde el punto de vista de los derechos de las personas, el orden p√ļblico y la seguridad ciudadana, sino que de la viabilidad misma de la democracia y el estado de derecho”.

“Aprovechamos de reconocer y solidarizar con quienes desde las filas de la izquierda democr√°tica han hecho planteamientos particularmente l√ļcidos y valientes en estos d√≠as. Vaya nuestro reconocimiento, especialmente, a un grupo de destacados dirigentes hist√≥ricos del Partido Socialista, que han hecho un planteamiento p√ļblico patri√≥tico y de profundo sentido democr√°tico”, expresaron, refiri√©ndose a la carta con la que un grupo de m√°s de 80 miembros del partido se refirieron a la crisis social que vive el pa√≠s.

En dicha misiva, los integrantes del PS advirtieron que la crisis puede derivar en un peligro para los fundamentos de la “vida democr√°tica” chilena, acusando la presencia de minor√≠as que aprovechan las causas de las protestas para dedicarse “a ciega destrucci√≥n, al vandalismo y al pillaje”.

Por todo lo anterior, llamaron “al conjunto de las fuerzas pol√≠ticas y sociales a suscribir ojal√° hoy mismo un Acuerdo por el Orden P√ļblico y la Paz Social, con una clara condena a la violencia en cualquiera de sus formas y un compromiso con aquellas medidas en el orden legislativo y administrativo que permitan que el estado recupere su control sobre el orden p√ļblico y la seguridad ciudadana. Dicho acuerdo debe incluir un claro compromiso con los derechos humanos, que es el fundamento √©tico de la democracia”.

Tendencias Ahora