Nacional
Columna espa√Īola lapida episodio de mu√Īeca inflable: urge tratar la mala educaci√≥n
Publicado por: Patricia Acu√Īa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Era el martes 13 de diciembre y en el centro de eventos Casa Piedra, en Santiago, se realizaba la junta anual de la Asociación de Exportadores de Manufactura (Asexma).

La cita culminaba con una ceremonia de entrega de premios, y si bien se realiza cada a√Īo, √©sta vez dio la vuelta al mundo por un particular obsequio: el ministro de Econom√≠a y Fomento, Luis Felipe C√©spedes, recibi√≥ una mu√Īeca inflable para ‚Äúestimular la econom√≠a‚ÄĚ.

Lee tambi√©n: ¬ŅQu√© hace una mu√Īeca inflable junto al ministro de Econom√≠a en cita con empresarios?

El hecho generó un repudio transversal en el país, e incluso el bochornoso episodio traspasó las fronteras y repercutió a nivel internacional.

Lee tambi√©n | Repercusi√≥n mundial: medios internacionales reaccionaron ante esc√°ndalo de mu√Īeca inflable

A d√≠as del evento, la periodista y escritora espa√Īola Berna Gonz√°lez Harbour, public√≥ una columna de opini√≥n en el diario de renombre, El Pa√≠s, titulada “La mu√Īeca hinchable solo apunta a su due√Īo”.

En el texto la autora lapida este hecho, deslizando que hay detrás un problema de civilización y además que urge un tratamiento de choque contra el machismo y la mala educación.

A continuaci√≥n, la columna de opini√≥n de la escritora espa√Īola:

“¬ŅSe imaginan a los empresarios alemanes regalando un potente vibrador a Angela Merkel o, por acercarnos m√°s al problema que nos ocupa, a los empresarios chilenos entregando un mu√Īeco hinchable a su presidenta, Michelle Bachelet? Hay cuestiones que no son problema de igualdad, o no solo, sino de civilizaci√≥n”, comienza el escrito.

Asexma, una importante organizaci√≥n de empresarios chilenos, regal√≥ esta semana a su ministro de Econom√≠a, Luis Felipe C√©spedes, una mu√Īeca hinchable con la boca tapada (obviaremos ahondar en la redundancia de acallar a quien ya est√° callada) con el r√≥tulo ‚Äúpara estimular la econom√≠a‚ÄĚ. En el acto se encontraban siete autoridades chilenas, entre ellas dos candidatos a la presidencia, y la risa fue generalizada. No sabemos si es la econom√≠a la que necesita estimularse de forma tan procaz o son estos empresarios ‚ÄĒde nombre tan asexuado, por cierto‚ÄĒ los que lo precisan, pero lo que les urge sin duda es un tratamiento de choque contra el machismo y la mala educaci√≥n“, se√Īala.

La columna contin√ļa se√Īalando que “Luis Garc√≠a Berlanga llev√≥ al cine una mu√Īeca hinchable en tama√Īo natural, una pel√≠cula po√©tica sobre la soledad interior de un dentista parisiense que abandona todo para entregarse al amor a un maniqu√≠. Con gui√≥n de Azcona, el maestro de Bienvenido M√≠ster Marshall o El verdugo retrataba en 1973 el absurdo y la perversi√≥n vital que se esconden tras la relaci√≥n con un producto manufacturado que no llora, ni grita, ni se queja, ni enferma. El protagonista domina la relaci√≥n sin que le chisten. El cine ha tenido otros ejemplos de relaciones con mu√Īeca hinchable o, de forma m√°s evolucionada, con productos rob√≥ticos, pero es siempre la turbiedad de la mente de quien la posee la que queda en evidencia. Berlanga nos ense√Īa que la mu√Īeca hinchable (aunque le tapen la boca) solo apunta hacia la oscuridad de su due√Īo“.

“Es parad√≥jico adem√°s que el incidente se haya producido en Chile, donde la presidenta (que conden√≥ inmediatamente lo ocurrido) fue la primera l√≠der al frente de ONU Mujeres, la organizaci√≥n creada por Naciones Unidas para abordar las cuestiones de igualdad. Chile es un pa√≠s que a√ļn proh√≠be el aborto y ni siquiera las promesas de Bachelet han permitido abrir la v√≠a a una modernizaci√≥n legislativa del pa√≠s”, consigna.

El ministro de Econom√≠a y el propio presidente de Asexma se han disculpado. ‚ÄúPedimos perd√≥n: tengo esposa, hijas y nietas y jam√°s la intenci√≥n fue generar violencia contra la mujer‚ÄĚ, asegur√≥ Roberto Fantuzzi, l√≠der de Asexma. ‚ÄúPido disculpas. Lo ocurrido no se condice con el respeto por la dignidad de las mujeres‚ÄĚ, dijo el ministro. Tambi√©n los candidatos presentes, el ex secretario general de la OEA Jos√© Miguel Insulza y el senador Alejandro Guillier, se disculparon. Pero la imagen no se va a borrar f√°cilmente”.

Gonz√°lez Harbour finaliza su cr√≠tica enfatizando que “Volvemos al principio: no aspiramos a un mundo en el que los empresarios regalen maniqu√≠es o vibradores a Merkel o Bachelet para conseguir la igualdad con lo ocurrido en Chile, sino a uno de mejor educaci√≥n donde la mujer (y el hombre) sean respetados sin cosificar”.

Tendencias Ahora