Internacional
Martes 11 febrero de 2020 | Publicado a las 11:56 · Actualizado a las 12:06
"El mayor golpe de inteligencia": cómo la CIA compró en secreto la principal empresa de encriptación
visitas

Una investigación periodística reveló que la empresa Crypto AG, que proporcionó a más de 120 países sistemas de encriptación y cifrado de mensajes, en realidad era propiedad de la CIA y de la agencia de inteligencia de Alemania Occidental (BND), en un hecho calificado como la mayor operación de inteligencia del siglo XX.

Un reportaje publicado por el periódico Washington Post, narra que Crypto AG fue creada por ingenieros suizos y usada por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, tras lo cual se volvió muy popular entre los servicios de inteligencia y militares del mundo.

Los clientes de la empresa eran diversos y no se limitaban sólo a países del bloque occidental, sino que también incluía Irán, India y Pakistán, hasta el Vaticano.
Pero lo que no sabían sus clientes, era que Crypto AG en realidad era propiedad de la CIA y los servicios de inteligencia de la Alemania Occidental.

También aparecen varios países latinoamericanos, como Argentina, Brasil, Colombia, México, Honduras e incluso Chile.

Seg√ļn el reportaje, las agencias propietarias de la empresa manipularon los dispositivos de la compa√Ī√≠a para descifrar f√°cilmente los c√≥digos que los pa√≠ses usaban para enviar mensajes cifrados.

La operaci√≥n que fue bautizada primero por el nombre clave “Thesaurus” y luego “Rubicon”, se encuentra entre las m√°s audaces en la historia de la CIA.

“Fue el golpe de inteligencia del siglo”, concluye el informe de la CIA que explica la operaci√≥n, y al que tuvieron acceso WP y la cadena alemana ZTE.

“Los gobiernos extranjeros estaban pagando un buen dinero a Estados Unidos y Alemania Occidental por el privilegio de que sus comunicaciones m√°s secretas fueran le√≠das por al menos dos (y posiblemente hasta cinco o seis) pa√≠ses extranjeros”
, agregan los documentos.

A partir de 1970, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), controlaron casi todos los aspectos de las operaciones de Crypto, liderando junto a sus socios alemanes las decisiones de contrataci√≥n, dise√Īando su tecnolog√≠a, saboteando sus algoritmos y dirigiendo sus objetivos de ventas.

Supervisaron a los mul√°s de Ir√°n durante la crisis de rehenes de 1979, enviaron informaci√≥n sobre el ej√©rcito argentino a Reino Unido durante la Guerra de las Malvinas, siguieron las campa√Īas de asesinato de dictadores sudamericanos y capturaron a funcionarios libios felicit√°ndose por el atentado de 1986 contra una discoteca de Berl√≠n.

Desde los 80′, la lista de los principales clientes de Crypto era casi un reflejo de los principales problemas geopol√≠ticos a nivel global. En 1981, Arabia Saudita era el mayor cliente de Crypto, seguido de Ir√°n, Italia, Indonesia, Irak, Libia, Jordania y Corea del Sur.

En 1982, el gobierno de Ronald Reagan aprovech√≥ la dependencia de Argentina del equipo Crypto, ayudando a Reino Unido en la Guerra de las Malvinas, seg√ļn la historia de la CIA, que no proporciona ning√ļn detalle sobre qu√© tipo de informaci√≥n se pas√≥ a Londres.

paises-crypto-ag

Origen de la compra

Crypto AG fue fundada por el sueco Boris Hangelin, originario de Rusia pero que huyó de ese país tras la revolución en 1918 y se radicó en Suecia, desde donde escapó tras la ocupación Nazi de Noruega en 1940, quedándose definitivamente en Estados Unidos.

Lleg√≥ a Estados Unidos con una m√°quina de encriptado, que aunque de menor tecnolog√≠a que las Enigma de los Nazi, ten√≠an la facilidad de ser port√°tiles, por lo que fueron bastante √ļtiles para los soldados estadounidenses y tras la finalizaci√≥n de la Segunda Guerra consiguieron la atenci√≥n del ambiente militar.

Tras la guerra, Hangelin volvió a Suecia pero siguió colaborando con Estados Unidos y dos de sus agencias de inteligencia, CIA y NSA, que definían sus clientes y qué productos debía vender. Si eran cercanos a Washington recibían máquinas más modernas, en comparación a los países con políticas más distantes.

Hasta que en 1970, cuando ya ten√≠a casi 80 a√Īos, Washington y la BND acordaron comprar la empresa a Hangelin, con el servicio de inteligencia alem√°n encarg√°ndose de que la operaci√≥n econ√≥mica no pudiese ser rastreada. Todo fue encargado a una oficina de abogados de Liechtenstein.

La empresa entr√≥ en declive en los 90′ tras el fin de la Guerra Fr√≠a y sobreviv√≥ hasta 2004 gracias a rescates financieros de la CIA, pero tras la salida de la agencia alemana, el proyecto lleg√≥ a su fin.

Despu√©s de la partida del BND, la CIA ampli√≥ su colecci√≥n clandestina de compa√Ī√≠as en el sector de cifrado, seg√ļn ex funcionarios de inteligencia occidentales. Utilizando efectivo acumulado de la operaci√≥n Crypto, la agencia adquiri√≥ en secreto una segunda empresa y apoy√≥ una tercera. Los documentos no revelan ning√ļn detalle sobre estas entidades.

La liquidaci√≥n de la compa√Ī√≠a se realiz√≥ en 2018 y fue manejada por el mismo bufete de abogados de Liechtenstein que cubri√≥ la venta de Hagelin a la CIA y al BND 48 a√Īos antes. Los t√©rminos de las transacciones no se han revelado, pero los funcionarios actuales y anteriores estimaron su valor agregado entre 50 millones y 70 millones de d√≥lares.

Tendencias Ahora