Internacional
Martes 21 abril de 2020 | Publicado a las 10:29 · Actualizado a las 11:16
¬ŅPor qu√© Ecuador no logra contabilizar el total de v√≠ctimas del coronavirus?
Por Diego Vera
La información es de Deutsche Welle
visitas

Seg√ļn el Ministerio de Salud ecuatoriano, el 20 de abril, el n√ļmero de casos de contagio por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 detectados en el pa√≠s sudamericano super√≥ los 10.000. Sin embargo, hay datos que indican que esa cifra se acerca mucho m√°s a la de v√≠ctimas mortales que a la de infectados.

La región más azotada por la pandemia es la provincia de Guayas, con cerca del 70 por ciento de los casos. La provincia más poblada de Ecuador registra normalmente un promedio de 2.000 muertes al mes.

De acuerdo con las autoridades, en la primera quincena de abril, se reportaron 6.703 fallecimientos. El jefe de la Fuerza de Tarea Conjunta, Jorge Wated, atribuye estas muertes a “COVID, presunto COVID y muertes naturales”.

Cifras procuradas por un órgano gubernamental, que difieren enormemente de las manejadas por el Ministerio de Salud. Hasta el 20 de abril, éste había confirmado 507 muertes por COVID-19 a nivel nacional.

Una comunicación confusa

En el gobierno son conscientes de la incongruencia de los datos administrados. “No es que haya un dato que sea verdad y otro que sea mentira. Son datos distintos”, explic√≥ la ministra de Gobierno, Mar√≠a Paula Romo, en Cadena Nacional.

“Los datos del Ministerio de Salud son cu√°ntas pruebas se han tomado. Y, de ese universo, cu√°ntas personas dieron positivo. D
e ninguna manera ese dato (‚Ķ) lo que pretende es decir: ‘Este es el total de personas contagiadas en el pa√≠s.’ Eso no lo sabemos.”

Una comunicaci√≥n confusa en momentos en que una pol√≠tica de informaci√≥n clara y concisa podr√≠a salvar vidas. “Existen problemas serios de comunicaci√≥n por parte de las autoridades en Ecuador”, asegura Daniel Simancas, director del Centro de Investigaci√≥n en Salud P√ļblica y Epidemiolog√≠a Cl√≠nica de la Universidad T√©cnica Equinoccial (UTE).

“Ha existido un hermetismo en los datos presentados,
especialmente en los muertos que se han quedado sin diagn√≥stico y que eran potenciales contagiados con Covid-19″, agrega.

En su comparecencia en Cadena Nacional, la ministra de Gobierno admiti√≥ que los allegados de las v√≠ctimas mortales posiblemente nunca vayan a conocer la causa real de los decesos. “No se est√°n aplicando pruebas a las personas que murieron. Pero s√≠ se est√° aplicando un protocolo de recolecci√≥n de datos para poder tener causas posibles”.

El problema de las pruebas

Las pruebas son el gran problema de Ecuador. Mientras que el país trata de aumentar su capacidad de detección, miles de pruebas siguen represadas. Hasta la semana pasada, sólo había un laboratorio en el país que pudiera procesar los tests de coronavirus.

Ahora se pueden analizar hasta 1.400 muestras en un día. Alemania, un país con el cuádruple de habitantes, está efectuando hasta 115.000 pruebas diarias. 82 veces más que Ecuador.

Aumentar el n√ļmero de pruebas no s√≥lo es crucial para reflejar la situaci√≥n real del pa√≠s. Identificar a contagiados -vivos o muertos- es decisivo para romper la cadena de propagaci√≥n. La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer pruebas de cada caso sospechoso. “Si da positivo, a√≠slenlo y descubran con qui√©n ha estado en contacto. Entonces hagan pruebas a esas personas tambi√©n”.

Adem√°s de la falta de capacidad de detecci√≥n, el epidemi√≥logo Simancas critica la aplicaci√≥n de las escasas pruebas disponibles. “Hacemos las pruebas a personas muy enfermas y √©stas ya han contagiado a muchos m√°s. (‚Ķ) Dejamos un amplio espectro de pacientes leves, asintom√°ticos y fallecidos sin diagn√≥stico. Estos no pueden entrar en las estad√≠sticas, lo que imposibilita proyectar el comportamiento de la curva epidemiol√≥gica y, por ende, una toma de decisiones informada”.

Peligroso optimismo

A pesar de la desinformaci√≥n y el caos sanitario y estad√≠stico, la ministra de Gobierno especula que el pico de contagio ya se podr√≠a haber superado. El 18 de abril asegur√≥ que la curva epidemiol√≥gica “ha dejado de subir. O al menos esta escalada que vimos sobre todo entre los d√≠as 12 y 23 (de marzo). Ya no es esa la tendencia”.

Con alrededor de 13.000 muestras a√ļn esperando confirmaci√≥n y un subregistro estimado del 50 por ciento, hablar de una “meseta” en la curva es muy optimista. Los investigadores de la UTE calculan que Ecuador llegar√° al peak de contagios en dos o tres semanas.

Simancas discrepa dr√°sticamente con la ministra Romo y advierte de los peligros de cantar victoria de manera precipitada: “Es muy dif√≠cil utilizar estos datos y anunciar el relajamiento de las medidas. Si se quitan las medidas de cuarentena, esperamos nuevos brotes y caos parecidos a los de Guayaquil en otras provincias”.

La semana pasada, el gobierno lanz√≥ una iniciativa de “semaforizaci√≥n regional” para la paulatina relajaci√≥n de las medidas implementadas para frenar la pandemia. El Ejecutivo quiere as√≠ comenzar a reactivar la econom√≠a en medida de lo posible. Hasta el 26 de abril todos los sem√°foros permanecer√°n en rojo. Lo que ocurra despu√©s depender√° de la evoluci√≥n de la curva. Y de las cifras que el gobierno use para calcularla. (VT)

Tendencias Ahora