Internacional
Jueves 30 mayo de 2019 | Publicado a las 15:57
Yihadista admite que grabó y asesinó a turistas escandinavas en Marruecos: "Decapité a una"
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presunto jefe de una célula yihadista reconoció el jueves que decapitó a una de las dos turistas escandinavas asesinadas a mediados de diciembre en Marruecos en nombre del grupo del Estado islámico (EI), en la reanudación del juicio en Salé, cerca de Rabat.

“Decapit√© a una (…) lo lamento”, dijo Abdesamad Ejud, un vendedor ambulante de 25 a√Īos que est√° siendo juzgado junto con otros 23 sospechosos por el crimen cometido en la noche del 15 al 16 de diciembre en la regi√≥n del Alto Atlas (sur).

“Uaziyad mat√≥ a la otra”, afirm√≥ Ejud sobre otro acusado, Yunes Uaziyad, que tambi√©n le cort√≥ la cabeza a la chica. “Am√°bamos al EI y rez√°bamos a Dios por √©l”, a√Īadi√≥.

Las v√≠ctimas fueron Louisa Vesterager Jespersen, una estudiante danesa de 24 a√Īos, y su amiga Maren Ueland, noruega de 28 a√Īos.

En total, 24 hombres son juzgados por “apolog√≠a del terrorismo”, “atentar a la vida de personas con premeditaci√≥n” o “formaci√≥n de banda terrorista”.

Aquellos que participaron activamente en el asesinato podrían ser condenados a muerte. Aunque todavía se imponen penas capitales en Marruecos, hay una moratoria de facto de las ejecuciones desde 1993.

Las dos mujeres, que vinieron a hacer monta√Īismo al Alto Atlas (sur), fueron asesinadas salvajemente en un sitio aislado donde acampaban en la noche.

El jueves, los 24 acusados llegaron bajo fuertes medidas de seguridad a la corte de apelaciones de Salé para esta audiencia, la tercera desde la apertura a inicios de mayo de ese proceso, constató un periodista de la AFP.

El tribunal acept√≥ la petici√≥n de la parte civil de iniciar la “responsabilidad moral” del Estado con miras a obtener reparaciones. Por eso, un agente judicial del Estado es esperado para esta nueva audiencia.

Tres de los acusados son juzgados por su implicaci√≥n directa en el crimen: Abdesamad Ejud (25 a√Īos), Yunes Uaziyad (27 a√Īos) y Rachid Afati (33 a√Īos), todos nativos de la regi√≥n de Marrakech (sur). El primero, un comerciante ambulante considerado como jefe del grupo, ya hab√≠a sido encarcelado por haber tratado de incorporarse al EI en Siria.

El trío filmó la decapitación de una de las víctimas y difundió las imágenes en las redes sociales.

Otro video publicado muestra su jura de lealtad al EI, al lado de un cuarto detenido, Abderrahim Jayali, de 33 a√Īos, quien los acompa√Ī√≥ en el Alto Atlas, pero los abandon√≥ antes del asesinato.

Otros acusados son procesados por sus lazos con los presuntos asesinos, entre ellos el √ļnico extranjero del grupo, el hispano-suizo de 25 a√Īos Kevin Zoller Guervos, instalado en Marruecos tras su conversi√≥n al islam.

Surgidos de medios modestos, con un nivel de escolaridad muy bajo, todos viv√≠an de peque√Īos trabajos en barrios pobres de Marrakech, destino tur√≠stico clave del reino.

Su “c√©lula terrorista”, inspirada por la ideolog√≠a yihadista, no ten√≠a “contacto” con mandos operativos en Siria e Irak, seg√ļn los investigadores, y el EI nunca reivindic√≥ sus actos.

Tendencias Ahora