Tecnología
Miércoles 20 mayo de 2020 | Publicado a las 22:16 · Actualizado a las 22:30
D√≠a de la Investigaci√≥n Cl√≠nica: ¬Ņqu√© nota se saca Chile? ¬Ņayudar√° en algo la pandemia a futuro?
visitas

Este miércoles 20 de mayo se celebró el Día Mundial de la Investigación Clínica, disciplina de salud que se encarga de asegurar la efectividad de cualquier producto o elemento que se utilice a la hora de mejorar la salud de un paciente, desde medicamentos, vacunas y diagnósticos hasta dispositivos y tratamientos.

No hay que estar en los zapatos de los investigadores para saber que serlo, en Chile, es difícil, particularmente por la baja inversión a nivel de Estado en la materia.

En 2018, nuestro país ocupaba el 0,4% de su PIB en ciencia y tecnología, lo que en la OCDE promediaba un 2,4% y en países como Israel y Corea superaba el 4%, de acuerdo a Francisco Martínez, decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

¬ŅPero qu√© tan mal estamos? ¬ŅEstamos haciendo algo bien? ¬ŅC√≥mo nos comparamos al resto? ¬ŅC√≥mo se viene el futuro? ¬ŅAyudar√° en algo la pandemia de coronavirus?

En conversación con BioBioChile, tres especialistas del campo analizaron el estado de esta área del conocimiento en nuestro país, detallaron sus puntos fuertes y deficiencias y también nos contaron cuáles son los desafíos y problemas que enfrentan, además de lo que le depara el futuro.

¬ŅC√≥mo estamos?

Christian Caglevic es el director científico del Departamento de Investigación del Cáncer de la Fundación Arturo López Pérez (FALP) y confirmó que el mundo desarrollado del hemisferio norte es el mayor productor de este tipo de estudios, y concentra al mismo tiempo los mejores especialistas.

“En Chile, si bien estamos dentro de los pa√≠ses con m√°s desarrollo de investigaci√≥n cl√≠nica en la regi√≥n, estamos a√ļn muy por debajo de Estados Unidos y de Europa”, asever√≥.

“Afortunadamente, en los √ļltimos a√Īos, ha aumentado el inter√©s cient√≠fico de muchas de las grandes instituciones y centros universitarios de nuestro pa√≠s, con gente joven que est√° destinando parte de su vida al desarrollo cient√≠fico y muchas veces con altos est√°ndares de calidad”, complement√≥.

En tanto, Mauricio Burotto, director médico del Centro de Estudios Clínicos Bradford Hill y jefe del Departamento de Cáncer de la Clínica de la Universidad de Los Andes, destacó lo hecho hasta el momento por los investigadores nacionales y celebró el trabajo realizado al menos en el área oncológica.

“Tenemos representaci√≥n bajo estudios cl√≠nicos de c√°ncer en varias de las investigaciones importantes de las drogas nuevas que se est√°n desarrollando, por ejemplo, en inmunoterapia, pero en t√©rminos cuantitativos y absolutos obviamente que la investigaci√≥n cl√≠nica en c√°ncer y en otras √°reas deber√≠a ser mucho m√°s comparativamente a la que se hace por ejemplo en Europa o en Estados Unidos”, se√Īal√≥.

“En ese sentido, Chile no est√° mal en c√°ncer, est√° bien representado para la poblaci√≥n y el n√ļmero de hospitales y cl√≠nicas, pero podr√≠a ser mucho m√°s si queremos acercarnos a un est√°ndar de desarrollo del primer mundo”, dijo.

La tercera especialista que conversó con nuestro medio fue Amarilis Surroca, jefa del área terapéutica de MSD Chile.

La experta concordó con sus pares y afirmó que la investigación clínica se entiende como una parte importante del conocimiento en los países ya desarrollados, la que además juega un rol importante en los sistemas de salud de los mismos.

“Se ha aprendido a usar los beneficios de la investigaci√≥n para el crecimiento y este aprendizaje ha venido de la mano con estrictas relaciones que protegen el bienestar de los pacientes pero que, a la misma vez, permiten desarrollar una investigaci√≥n cl√≠nica de calidad”, asegur√≥.

De acuerdo a estimaciones del campo en cuesti√≥n, el 75% de todos los estudios cl√≠nicos provienen de pa√≠ses en Europa y Am√©rica del Norte, por lo cual Surroca catalog√≥ a Chile como una naci√≥n “con desarrollo incipiente” al respecto.

“En Latinoam√©rica se ha ido cada vez posicionando m√°s. No lideramos en volumen por el tama√Īo poblacional que tenemos, sin embargo s√≠ estamos liderando en el n√ļmero de estudios por habitante”, se√Īal√≥.

Es decir, 0,34 estudios por cada 10 mil habitantes, con 6 mil a 6.500 pacientes participando en tales instancias cada a√Īo, bajo la tutela de 1.400 investigadores, seg√ļn cifras de la C√°mara de la Innovaci√≥n Farmac√©utica.

Michal Jarmoluk en Pixabay
Michal Jarmoluk en Pixabay

Problemas

Consultados acerca de los problemas que se enfrentan en esta √°rea, Caglevic y Surroca mencionaron la “falta de una cultura de investigaci√≥n”.

“Ha sido quiz√°s el escollo m√°s importante para dar auge a esta actividad. Muchas veces pioneros aislados han sido los que han motivado a otros a seguir por la senda del desarrollo cient√≠fico”, dijo √©l.

“Por otro lado, en general, la falta de rentabilidad y los recursos limitados de los centros universitarios, el desconocimiento de c√≥mo poder participar en fondos concursables y los sueldos bajos comparados con los est√°ndares de pa√≠ses desarrollados son limitantes reales para el ‘despegar investigacional"”, a√Īadi√≥.

Para la especialista, Chile tiene una deuda con la investigaci√≥n cient√≠fica, lo que finalmente trae consigo “un bajo porcentaje de centros de investigaci√≥n profesionalizados y una p√©rdida de oportunidades en la participaci√≥n de los hospitales y los centros p√ļblicos muchas veces porque se producen incompatiblidades entre las actividades cl√≠nicas y de investigaci√≥n, porque ambas no se ven integradas en el contexto de la atenci√≥n del paciente”, lament√≥.

Por su parte, Burotto puso el foco en los dramas de financiamiento: “la mayor√≠a de la investigaci√≥n cl√≠nica se desarrolla en base a esponsor√≠as o funding internacional por la industria donde, b√°sicamente, uno participa y colabora a una investigaci√≥n cl√≠nica multic√©ntrica y, en algunos casos, m√°s individual”, explic√≥.

A su juicio, aquello finalmente va en desmedro de la investigaci√≥n local y original desarrollada en Chile para chilenos y si es que las existen… los fondos son dif√≠ciles de obtener, por lo cual es “mucho m√°s f√°cil adherirse a una investigaci√≥n ya en curso que partir una”.

PublicDomainPictures en Pixabay
PublicDomainPictures en Pixabay

Mejoras

Consultados por nuestro medio sobre qué es lo que debería mejorar en el campo y quién debería hacerse responsable de aquello, los tres especialistas apuntaron sus dardos al rol del Estado, aunque también mencionaron al mundo privado.

“En mi opini√≥n existen actores que son fundamentales para el buen desarrollo de la investigaci√≥n cl√≠nica. El primero es el Estado y no me refiero al gobierno de turno ni al pol√≠tico de moda, me refiero a lo que ciudadanos de un Estado queremos construir en todas las √°reas incluyendo a la investigaci√≥n”, dijo Caglevic.

“Yo creo que aqu√≠ la cooperaci√≥n p√ļblico-privada tanto independiente una de la otra como en colaboraci√≥n es clave para desarrollar investigaci√≥n cl√≠nica”, lanz√≥ Burotto.

“Otro desaf√≠o relacionado con nuestra legislaci√≥n (es) consolidar el marco regulatorio. Se ha ido mejorando, sin embargo todav√≠a existen muchas preguntas que no tienen respuesta dentro de nuestras normas y se hace complejo investigar enfermedades en las que est√° comprometida la salud mental o voluntariedad de los pacientes, como es el caso del Alzheimer, que igual son de mucha importancia para el modelo de atenci√≥n de nuestro pa√≠s y para mejorar los √≠ndices de salud p√ļblica”, coment√≥ Surroca.

Francisco Flores Seguel | Agencia UNO
Francisco Flores Seguel | Agencia UNO

Futuro

En el contacto, también aprovechamos de consultarles respecto al futuro de la disciplina, qué se puede esperar de ella a nivel país y cómo evolucionará con el avance de la tecnología.

Para Surroca, el futuro del √°rea le habla acerca de mejores m√©todos para recolectar informaci√≥n y nuevos dise√Īos de estudios, los que dijo esperar que sean m√°s flexibles para poder adaptarse a las necesidades din√°micas de la sociedad y la salud.

Es por ello que, bajo su criterio, “la tecnolog√≠a juega un rol esencial y la idea es cada vez lograr conectar m√°s a los pacientes con los estudios en forma remota, acercarse a sus necesidades y tambi√©n ser capaces de colectar mayor n√ļmero de datos de salud m√°s complejos a trav√©s de formas mucho m√°s accesibles y f√°ciles para los pacientes”.

“Aqu√≠ uno puede verlo desde el √°ngulo que quiera. A futuro y sin pandemia tiene un perfil bueno en cuanto a lo que es el √°rea oncol√≥gica porque hemos ido creciendo en n√ļmero de pacientes que participan en investigaci√≥n como en n√ļmero de estudios o tumores diferentes, para los cuales hay una indagaci√≥n original en la cual nosotros participamos y vamos una etapa m√°s all√° que, en el fondo, es participar como centros de desarrollo de mol√©culas en estadios m√°s tempranos, es decir fase 1 y 2″, adelant√≥ Burotto.

Al respecto, Caglevic compartió el entusiasmo de sus colegas y se mostró esperanzado en el que el campo seguirá expandiéndose.

“La investigaci√≥n no tiene techo. Pueden haber momentos de mayor o de menor productividad, pero siempre hay algo nuevo por descubrir. En Chile, por ejemplo, el desarrollo de la investigaci√≥n en c√°ncer se ha ganado un espacio y un respeto no solamente ac√° sino que a nivel mundial. Existen una decena de centros distribuidos en Chile que est√°n realizando estudios cl√≠nicos en oncolog√≠a”, destac√≥.

FotoshopTofs | Pixabay
FotoshopTofs | Pixabay

Coronavirus

A modo de finalizar las entrevistas, los tres expertos fueron consultados acerca de su opinión sobre el efecto que la pandemia de coronavirus tendrá sobre la investigación clínica en nuestro país.

Caglevic asegur√≥ que ante cualquier problema de salud p√ļblica se deben encontrar oportunidades de colaboraci√≥n, motivo por el cual destac√≥ que FALP se haya unido a equipos de la Universidad Cat√≥lica (Red Christus y Facultad de Medicina), el Hospital Dipreca, la Cl√≠nica D√°vila, la AChS, Red Salud, el Hospital de Punta Arenas, el Instituto de Ciencias Biom√©dicas de la Universidad de Chile y otros agentes para trabajar “en un proyecto de uso de plasma convaleciente de pacientes recuperados por Covid-19”.

Lo anterior, para ser usado en enfermos con infecci√≥n grave o bajo criterios de severidad de esta infecci√≥n. Para ello crearon una p√°gina web en busca de donantes de plasma. “Pretendemos disminuir el riesgo de mortalidad y de necesidad de ventilaci√≥n mec√°nica en estos duros momentos”, finaliz√≥.

Por su parte, Burotto fue más pesimista en su análisis. A su parecer, el avance descontrolado de la pandemia en nuestro país solo retrasará los proyectos de investigación clínica en marcha y los que estaban por partir.

“¬ŅEl coronavirus va a ayudar a fomentar la investigaci√≥n? Creo que no, porque lo √ļnico que est√° haciendo es retrasar y cerrar algunos centros de investigaci√≥n y dificultar la posibilidad de atender con seguridad a los pacientes. Ahora, va a generar m√°s ideas en lo que es indagaci√≥n virol√≥gica, pero en mi opini√≥n eso ya es redundante por la cantidad de esfuerzos a nivel mundial por pa√≠ses con muchos m√°s recursos”, concluy√≥.

En tanto, Surroca coment√≥ los cambios actuales que gener√≥ el virus en el quehacer m√©dico nacional, ya que este oblig√≥ a flexibilizar los procedimientos y reglas de instituciones tanto p√ļblicas como privadas en un contexto en el cual la rapidez prima a la hora de salvar vidas.

“La pandemia ha dado muestras que la flexibilidad es posible en estos tiempos. Las principales agencias reguladoras del mundo, incluido el Instituto de Salud P√ļblica de Chile, se han pronunciado y aprobado desviaciones en procedimientos ya establecidos en pos de la seguridad de los pacientes y del personal de salud. Por tanto esta pandemia tiene un mensaje impl√≠cito y ojal√° se convierta en un aprendizaje valioso: que es posible hacer investigaci√≥n de otra forma, sin descuidar con ello el bienestar de los pacientes, del personal de salud y la calidad de los datos”, cerr√≥ la experta.

Fernando Zhiminaicela en Pixabay
Fernando Zhiminaicela en Pixabay
Tendencias Ahora