Artes y Cultura
Domingo 13 mayo de 2018 | Publicado a las 13:54 · Actualizado a las 12:38
Manuel Garc√≠a habla de m√ļsica, pol√≠tica y env√≠a mensaje a ‚Äôhaters‚Äô: "Estoy a su servicio"
Publicado por: Fabián Barría
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Concepción. Teatro regional del Bío Bío. Ciclo Fome XL. 9 de mayo. 19:00 horas. El cantautor Manuel García está sentado en uno de los sillones ubicados en su camarín. En dos horas más debería comenzar su concierto, uno de los tantos que ha dado para los penquistas: 1.200 personas esperan por escuchar sus canciones en las butacas del recinto.

El arique√Īo, tambi√©n profesor de Historia y Geograf√≠a, tiene una vida ajetreada. Antes de conversar con BioBioChile, dio entrevistas a otros medios locales. “Es parte del trabajo”, habr√° pensado internamente. Sali√≥ en vivo para la televisi√≥n, grab√≥ diferectos y, luego, se fue a su camar√≠n. En ese lugar lo esper√°bamos.

Y s√≠, es parte de su labor. Admite que lleva una “vida gitana”, que siempre “corre por alcanzar los tiempos”, que escribe su m√ļsica de noche, que se siente “m√°s peque√Īo” a medida que su carrera crece, que aparte de los conciertos debe compartir tambi√©n con su esposa y sus tres hijos, y que se esfuerza por aterrizar en su hogar.

En su particular estilo reflexivo, habl√≥ de todo. De la actriz Daniela Vega, de su “evoluci√≥n” musical, de los movimientos sociales, de la pol√≠tica y, hasta, de sus queridos haters.

“Los estudiantes no lo dejar√°n dormir”

Manuel Garc√≠a se caracteriza por tener un estilo musical vinculado a los conflictos sociales. Tanto as√≠, que en pleno Festival de Vi√Īa del Mar de 2012, donde se present√≥ como jurado, ley√≥ una carta dirigida al presidente de la √©poca, Sebasti√°n Pi√Īera.

Sobre la Quinta Vergara, en vivo y en directo, sac√≥ el escrito y comenz√≥ a leer. “Quisiera decirle con respeto que la gente lo est√° pasando mal en Cabildo, en Dichato, en Ays√©n y los ni√Īos lo est√°n pasando mal en Temuco. Y que los estudiantes no lo dejar√°n dormir si usted no los deja so√Īar‚ÄĚ, dijo. El movimiento universitario hab√≠a tomado fuerza en aquellos a√Īos.

En el evento, minutos antes, hab√≠a comenzado a cantar Alfil, una de las canciones predilectas del artista. Es, probablemente, una de las “reclamonas” dentro de su repertorio. Y es que para el int√©rprete las realidades sociales est√°n completamente conectadas con su arte.

Uno de los or√≠genes de la canci√≥n es la necesidad del ser humano de manifestar sus alegr√≠as, sus penas, sus anhelos y sus sue√Īos”, explica el int√©rprete.

Con esto, detalla que “cuando una obra se concibe como una pieza de arte, forma y contenido se mezclan en una sola cosa, que tiene que ver con poder expresar el sentir popular”.

En el proceso de creaci√≥n, de acuerdo a las especificaciones del cantautor, influye lo que pasa en “la calle, en el mundo com√ļn y corriente”. Esto “hace que ciertas preocupaciones, cuando uno est√° haciendo una canci√≥n, se cuelen y se impregnen en las letras”, asegura.

A pesar de interpretar el clamor social en sus melod√≠as, afirma no sentirse un dirigente. “No soy representante de nada, pero s√≠ me siento parte de los movimientos sociales“, dice.

Manuel… ¬Ņcandidato?

Universidades, marchas, eventos culturales, conciertos, teatros, plazas y pubs. Esos son algunos de los escenarios a los que se ha enfrentado Garc√≠a a lo largo de sus m√°s de 13 a√Īos como solista.

Y no lo niega. Con su popularidad, en m√°s de alguna ocasi√≥n lo han contactado desde partidos pol√≠ticos para ofrecerle ser candidato a alg√ļn esca√Īo en el Congreso Nacional. “Me ha llamado alguna gente para consultarme si yo me postular√≠a a alg√ļn cargo, si quisiera entrar a la escena pol√≠tica (…) y es algo que me interesa bastante”, admite.

No obstante, aclara que “me quedo m√°s c√≥modo con el lenguaje que me otorga la m√ļsica, que es donde, creo, puedo desenvolver mejor mis ideas y mis pensamientos. Hay que ser muy responsable y tener muchas herramientas para ser un buen pol√≠tico. Hay que dejar esa tarea para quien tenga las capacidades”.

A√ļn as√≠, es un tema que no est√° del todo claro en la cabeza del m√ļsico. “Tal vez, m√°s viejo, pasa por mi mente participar desde el mundo pol√≠tico”, se√Īala.

María

En abril de 2015, Manuel lanz√≥ el videoclip de su single Mar√≠a, protagonizado por Daniela Vega. Todo esto casi dos a√Īos antes que Una mujer fant√°stica se adjudicara el √ďscar por Mejor Pel√≠cula Extranjera.

“Estoy feliz por ella”, dice. Cuenta que cuando supo estaba reunido con algunos cercanos viendo la ceremonia y, en el momento en que se dio a conocer la noticia, “vol√≥ una copa de vino por la euforia”.

“La adoro. Amo a Daniela Vega. Mucho m√°s all√° de ser una actriz talentosa, es un modelo a seguir como ser humano. Ni siquiera por las causas que levante, sino que como intelectual”, manifiesta.

El cantautor asegura que mantienen una relaci√≥n de amistad y que espera “que Chile se sienta orgulloso de ella. Entiendo las diferencias que existen respecto al tema, pero no las justifico (…) tiene mucho que entregarle al mundo. Es una persona que le ha dado una nueva luz al Chile del siglo XXI“.

El “retroceso” musical

Los discos Pánico, Témpera y S/T, lanzados entre 2005 y 2010, marcan la época de un García que se subía al escenario solo con su guitarra. Un trovador, finalmente.

Pero desde 2012 hasta la fecha, el cantautor ha cambiado su estilo. Entre su repertorio están los álbums Acuario, Retrato iluminado y Harmony Lane, que lo convirtieron a un sonido más moderno, popero y un tanto electrónico.

El cantautor explica que ha tenido un “retroceso” musical que no est√° relacionado con la p√©rdida de calidad, sino que con la b√ļsqueda de tem√°ticas en sus letras.

“Ha medida que me he ido encontrando con la m√ļsica chilena, he tenido que ir cada vez m√°s atr√°s en la historia para encontrar los temas”, argumenta. “Por ejemplo, la Violeta Parra nos mostr√≥ que los viejos del campo eran sabios, pero… ¬Ņyo voy a hacer m√ļsica del campo, si no me cri√© ah√≠? No, la voy a hacer desde la urbe, con los recuerdos que la gente tiene de lo rural”, contin√ļa.

Adem√°s, justifica su “alejamiento” de la guitarra diciendo que “todos los d√≠as trabajo con ella y para ella. Pero hay veces en que la guitarra no quiere cantar (…) y la canci√≥n te pide que la hagas en otro estilo“.

“La guitarra es mi instrumento, cuando le ofrezco algo, es porque creo que es lo mejor logrado que tengo”, sentencia.

Haters

Que García es fome, que sus canciones son lentas, que no gusta, que hace dormir, que zzZZ. Esos son algunos de los comentarios que se leen del cantante en redes sociales, a pesar de que en sus redes sociales acumula más de 400 mil seguidores.

Respecto de ellos, asegura que “tienen derecho a decir lo que quieran pero, por lo general, no los leo”.

Enfatiza en que “cuando me encuentro con cosas escritas con tanta odiosidad, les pido por favor que pongan los puntos y las comas y que hablen con otro lenguaje”. Y es que cree que “para decir lo mismo, no tienen para qu√© ser soez ni violento, porque yo en ninguna canci√≥n he insultado a alguien”.

Adem√°s, reconoce que siempre pide que “opinen bien”. “Algunos quedan como personas ignorantes, sobre todo aquellos que escriben una tracalada de insultos con faltas ortogr√°ficas”.

Su esp√≠ritu pedagogo manda a los haters a releer lo que escriben. “Tengo esa cosa de profesor”, admite.

Eso s√≠, hay algo que le preocupa: la odiosidad que se est√° levantando cada vez con m√°s fuerza en redes sociales. “Si mi m√ļsica les sirve para desahogarse, para pasar el momento de una rabia de manera an√≥nima, yo no tengo ning√ļn problema con eso. Estoy aqu√≠ a su servicio”, finaliza.

Tendencias Ahora