Artes y Cultura
El día que abuchearon a Prince por culpa de The Rolling Stones
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Para nadie es un misterio: la plusval√≠a va emparentada a la muerte. Cuando un m√ļsico famoso fallece, inmediatamente el costo de su obra aumenta. El fen√≥meno no respeta trayectorias ni par√°metros: reediciones, material¬†in√©dito, versiones en vivo, todo sirve si se trata de explotar la figura de un difunto que cause admiraci√≥n.

A ra√≠z de la¬†edici√≥n¬†de una serie de discos en vivo p√≥stumos de Prince (The purple era, Prince & Friends, The beautiful ones, 3 nites in Miami, Purple reign in New York, Rock in Rio 2),¬†una columna de El Pa√≠s puso en jaque el tema de la publicaci√≥n post mortem. Para ejemplificarlo, y justificarlo, Diego A. Manrique, legendario periodista de rock y m√ļsica popular de Espa√Īa, se hizo la siguiente pregunta: ¬Ņpor qu√© no publicar los conciertos donde pifiaron a Prince?

Ocurri√≥ cuando The Rolling Stones lo invit√≥ a telonear dos shows suyos en Los Angeles. Mick Jagger lo hab√≠a descubierto hace poco¬†y se ajustaba perfecto a¬†la intenci√≥n del grupo: instruir a su p√ļblico en la tradici√≥n de la m√ļsica negra.

Prince en uno de sus conciertos en vivo
Prince | Facebook

Seg√ļn la columna, los shows se sucedieron en 1981, y en ellos, s√≥lo hubo pifias. “Le pitaron, le insultaron, le tiraron de todo. En t√©rminos culturales, aquello resultar√≠a tan relevante como Altamont (el “Woodstock del Oeste”)“.

La explicaci√≥n del suceso encuentra motivos en el racismo y¬†la homofobia de la √©poca: “El 9 de octubre, Prince salt√≥ al Memorial Coliseum de Los √Āngeles con el aspecto guarrillo que luc√≠a en la portada de Dirty mind. Funcion√≥ hasta la tercera canci√≥n, una invitaci√≥n a la masturbaci√≥n, Jack u off. Y surgi√≥ una hostilidad tan evidente que Prince, en la siguiente canci√≥n, abandon√≥ el escenario y dej√≥ sola a su banda; volver√≠a para el tema quinto y final, perfecto para el momento: Why You Wanna Treat me so Bad?” , escribe¬†Manrique.¬†

La historia narra que Prince, enojado por¬†la situaci√≥n, opt√≥ por negarse a tocar en el segundo show, agendado para el 11 de octubre. Ante la insistencia del mismo Jagger y su¬†promotor, Prince acept√≥ asumir el desaf√≠o. Lo que vino fue peor: “Un rechazo tan palpable que Prince huy√≥ a Minneapolis; Jagger y el promotor del evento, Bill Graham, insistieron para que lo intentara de nuevo. Regres√≥ para el segundo concierto, el d√≠a 11, y el asunto empeor√≥. El sector m√°s cerril del personal ven√≠a preparado: le lanzaron v√≠sceras de animales, botellas, latas“, cuenta¬†el columnista.

Desde ese d√≠a, qued√≥ claro que los fans de los Stones no quer√≠an ser instruidos en nada, menos en m√ļsica negra.

URL CORTA: http://rbb.cl/ewye
Tendencias Ahora