Artes y Cultura
Jueves 24 mayo de 2018 | Publicado a las 11:52 · Actualizado a las 12:00
Bordalo II, el artista portugués que transforma la basura en fantásticas esculturas
Publicado por: Francisca Rivas La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cajas rotas, tuber√≠as usadas, cubos de pl√°stico agujereados se acumulan en el taller lisboeta del artista Bordalo II, que escarba entre sus monta√Īas de basura para crear esculturas de animales sorprendentes y advertir de los peligros de la poluci√≥n.

En Lisboa, en un bajorrelieve de 4 metros de altura, un mapache formado a partir de neumáticos, parachoques y componentes electrónicos atrae la mirada de los peatones frente al Centro Cultural de Belém, en el barrio turístico del mismo nombre.

Bordalo II decora las paredes de la capital portuguesa y de otras ciudades del mundo con zorros, b√ļhos, monos o camaleones monumentales, heter√≥clitos y variopintos.

Marco Bertorello | AFP
Marco Bertorello | AFP

“Los animales son los personajes con los que el p√ļblico se identifica m√°s f√°cilmente cuando quiero mostrar los estragos de nuestra sociedad en la naturaleza”, dice Bordalo, que firma sus obras como Bordalo II en homenaje a su abuelo, el pintor Artur Real Bordalo, fallecido el a√Īo pasado a los 91 a√Īos.

“En mi trabajo, utilizo los materiales que destruyen” a los animales, cuenta a la AFP este artista militante de 31 a√Īos mientras engancha, perforadora en mano, el √ļltimo pedazo de pl√°stico amarillo, extra√≠do de la tapa de un cubo de basura, para representar la pata de un roedor.

Con un suéter de capucha gris y un pantalón de chándal que deja entrever los tatuajes de sus pantorrillas, el joven hombre, de cabello y barba oscuras, presenta un aspecto desenfadado en medio de este batiburrillo de objetos recuperados de los desguaces y las chatarrerías de la capital.

Patricia de Melo Moreira | AFP
Patricia de Melo Moreira | AFP

De Lisboa a Las Vegas

Cuando no est√° de viaje lejos de Portugal, es en este peque√Īo taller, en la planta baja de un edificio situado en un barrio popular del norte de Lisboa, donde el artista pasa sus jornadas de trabajo mientras la m√ļsica electr√≥nica suena de fondo.

“Tengo una agenda bastante llena para los pr√≥ximos a√Īos”, afirma el artista, sonriendo. “El problema ser√° encontrar tiempo”.

El lisboeta iba encaminado hacia un itinerario más clásico. Dio sus primeros pasos en el taller de su abuelo, un pintor conocido por sus acuarelas de paisajes de la capital, antes de empezar sus estudios en la facultad de Bellas Artes y de acabar aparcándolo todo para dedicarse a su pasión: el grafiti y el arte urbano.

“Un d√≠a, me puse a reunir objetos que iba recogiendo para crear un soporte sobre el cual podr√≠a pintar”, recuerda. “Y me di cuenta de que pod√≠a utilizar esos objetos para crear algo est√©ticamente interesante, d√°ndole sentido”.

“Mis producciones dependen mucho del lugar del mundo en que me encuentre”, se√Īala el artista, cuyas obras han llegado a las calles de Par√≠s, Las Vegas o Bak√ļ, en Azerbaiy√°n.

Patricia de Melo Moreira | AFP
Patricia de Melo Moreira | AFP

Paredes grises sin “nada que contar”

El mensaje que quiere propagar es siempre el mismo: “antes que nada, debemos interesarnos por el estado del mundo y por la naturaleza”. El arte en el espacio p√ļblico es un medio privilegiado para hacer llegar ese mensaje, seg√ļn √©l, pues “tiene el poder de marcar el esp√≠ritu de la gente”.

El artista ha ido ganando notoriedad y la prestigiosa fundación Gulbenkian, uno de los museos más ricos de Europa, decidió exponer una de sus obras en sus jardines de Lisboa hasta finales de mayo.

La estatua, que representa a una madre y a su osezno, “llama la atenci√≥n sobre el da√Īo ecol√≥gico que le dejaremos a las generaciones futuras”, se√Īala Ines Rapazote, portavoz de la fundaci√≥n.

Como √©l, otros artistas portugueses como Vhils, Pantonio o Gon√ßalo Mar se han adue√Īado de las calles de la ciudad gracias a una pol√≠tica municipal favorable a la emergencia del “street art”.

“Lisboa es una de las primeras capitales mundiales en haber creado un marco legal que permite a los artistas urbanos pintar en las paredes”, recuerda Pedro Farinha, de la agencia Estrela d’Alva Tours, especializada desde 2014 en la organizaci√≥n de visitas guiadas por Lisboa para descubrir su arte urbano.

“Creo que Lisboa ha entendido que el arte urbano era algo positivo para la ciudad”, dice, satisfecho, Bordalo II. “¬°Las paredes grises no tienen nada que contar!”.

Tendencias Ahora