Artes y Cultura
Con homenaje a Violeta y obra sobre inmigración partió el Festival Zicosur de Antofagasta
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un fraternal aire cosmopolita recorri√≥ una vez m√°s el Festival Internacional de Teatro Zicosur Antofagasta (FITZA 2018) durante la noche inaugural del s√°bado de un evento que inici√≥ la celebraci√≥n de sus 20 a√Īos de vida con la compa√Ī√≠a intensa del fr√≠o y el viento, y m√°s de medio centenar de artistas provenientes de Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Suiza y Chile, en el Parque Croata, el escenario m√°s tradicional de este encuentro esc√©nico.

El programa doble contempl√≥ la presentaci√≥n del denominado Coro Ciudadano Violeta Parra, un homenaje teatral-musical en el centenario del nacimiento de la gran folclorista, dirigido por Gopal y Visn√ļ Ibarra, y un elenco integrado de 36 artistas vocacionales antofagastinos. Fue una entrega que sali√≥ del alma de ni√Īos, j√≥venes y adultos, hombres y mujeres que hizo vibrar al repleto Parque Croata con sus desplazamientos coreogr√°ficos y algunas canciones destellantes de Violeta.

Luego fue el turno de la obra ‚ÄúFr√°gil‚ÄĚ, escrita y dirigida por Ronald Cortez, destacado y joven director antofagastino, al frente de la compa√Ī√≠a de Teatro de la Universidad de Antofagasta, una mirada sobre la inmigraci√≥n que propone valorar la presencia de los miles de extranjeros en la regi√≥n, sobre la base del ‚Äúamor que hace del respeto un nido sin nacionalidad, una comunidad sin banderas ni fronteras, donde la √ļnica visa y pasaporte que se necesita es ser persona‚ÄĚ.

De este modo, comenz√≥ una semana de teatro en terreno con m√°s de medio centenar de funciones que incluye visitas a las comunas de Calama, San Pedro de Atacama, Tocopilla, Tal Tal y Mejillones, siete d√≠as con los que culmina el trabajo de un peque√Īo grupo, iniciado en marzo de 2016, para seleccionar a las compa√Ī√≠as y obras participantes y, lo m√°s complejo, reunir los recursos necesarios, siempre escasos y elusivos.

‚ÄúPara el festival de este a√Īo tuvimos las mismas complicaciones de siempre‚ÄĚ, dice √Āngel Lattus, director Art√≠stico del Fitza y presidente de la Agrupaci√≥n Art√≠stico-Cultural Pedro de la Barra, el motor del encuentro, aunque se considera el m√°s pesimista entre los integrantes del incombustible equipo organizador, en el que tambi√©n est√° la productora general, la actriz Teresa Ramos.

Una opini√≥n que plante√≥ tambi√©n en el programa oficial del evento: ‚ÄúSoy un adolescente que empieza a adquirir responsabilidades de adulto‚ÄĚ, dice personificando a Fitza, ‚Äúy necesito ayuda que me oriente para ser mejor, id√≥neo, responsable, que irradie paz, belleza, armon√≠a y sabidur√≠a para convertirme en un gu√≠a ejemplar‚ÄĚ.

Y agrega Lattus-Fitza: ‚ÄúQuiero que mi camino hacia esos logros sea agradable‚Ķ Anhelo llegar a mi edad madura con el apoyo de toda la comunidad donde vivo y que permitan mi desarrollo y ser grande‚ÄĚ, para concluir: ‚ÄúEspero que me comprendan los que dirigen y solventan el destino econ√≥mico de mi comunidad‚ÄĚ.

Entre bambalinas

√Āngel Lattus cuenta que, tradicionalmente, Fitza se financia a trav√©s de un proyecto concursable ante el Core regional y recursos de otros organismos p√ļblicos y empresas privadas, que se deben solicitar a√Īo a a√Īo. ‚ÄúSi no se financia alguna parte del presupuesto, se fracasa‚ÄĚ, dice de manera enf√°tica, para subrayar que ‚Äúesta actividad emblem√°tica para la regi√≥n debiera tener una asignaci√≥n permanente‚ÄĚ.

El actor y director valora el apoyo de empresas como Minera Escondida, Aguas Antofagasta, el Core, el Gobierno y el Consejo de la Cultura regionales, la Municipalidad y la Universidad de Antofagasta, entre otras entidades, aunque lamenta la reducci√≥n de alrededor de 13 millones de pesos que para este a√Īo sufri√≥ el financiamiento global.

‚ÄúEl festival 2018 lo hicimos con 120-130 millones, que es poco ‚Äďcomenta- y aunque valoro absolutamente el capital humano que se involucra, entre organizadores y participantes, la permanente lucha por conseguir recursos va desgastando‚ÄĚ.

Sin embargo, este optimista-pesimista, al parecer, no piensa abandonar la trinchera, sobre todo cuando alude y eval√ļa el desarrollo art√≠stico que ha experimentado el Fitza. ‚ÄúHemos ido creciendo‚ÄĚ, dice tras bambalinas, luego de concluir la obra ‚ÄúFr√°gil‚ÄĚ en la que act√ļa.

‚ÄúActualmente hay m√°s intercambio a nivel nacional e internacional, hemos constituido redes y est√°n postulando cada vez m√°s compa√Ī√≠as que quieren venir a nuestro festival, de Santiago, Temuco, Valpara√≠so, Arica‚Ķ algo que nos interesa mucho porque nosotros queremos sacar el teatro a todas las regiones de Chile‚ÄĚ.

Tendencias Ahora