Blogs
Una chilena en Corea del Sur: Viviendo la experiencia de convivir con otras extranjeras
Publicado por: Carolina Pino
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Despu√©s de terminar el 1er term, una semana intensiva y el inicio del nuevo term, vuelvo a este espacio a contar mis aventuras y desventuras. Este cap√≠tulo abordar√° la teleserie ‚Äúla vida en los dorms‚ÄĚ.

(Recuerde que toda historia aquí narrada es desde mi perspectiva, experiencia y visión personal, no sé si es la norma o lo que le pasa a todo el mundo).

Por lo que he visto en Chile, los servicios de residencias universitarias no son algo tan extendido. Cuando alguien se va a estudiar a otra ciudad, puede vivir en una residencial (que no es lo mismo), arrendar una pieza en una casa o departamento, compartir uno de esos espacios con amigos, etc. Pero lugares para vivir a cargo de la universidad, no hay muchos.

Cuando estaba haciendo los arreglos para venir a Se√ļl, nos dijeron que estaba la opci√≥n de vivir en estos ‚Äúdorms‚ÄĚ de la universidad, lugares administrados por la universidad para que vivan los estudiantes extranjeros. Uno piensa la t√≠pica imagen de residencias universitarias gringas que Hollywood nos ha inculcado, y cuando hubo que hacer el balance precio-presupuesto-costo de vida-experiencia internacional fue como ‚Äúy por qu√© no?‚ÄĚ. Era conveniente y exist√≠a la posibilidad de tener una buena roommate como compa√Ī√≠a, compartir con otros estudiantes internacionales, etc.

*Nota aparte: en general para arrendar un lugar en Se√ļl hay varias modalidades que a nosotros nos parecer√≠an ex√≥ticas: un dep√≥sito previo MUY abultado, que te devuelven al final de tu per√≠odo, un dep√≥sito previo AUN MAS abultado que cubre tu per√≠odo y con el que solo pagas las cuentas, etc. Enfrentarme a eso sin conocer el idioma y desde el extranjero fue un desincentivo a la vida independiente. Adem√°s ven√≠a sola y qu√© tanto compartir hogar por un tiempo.

La llegada

Luego de postular y ser aceptada, me avisaron que hab√≠a sido asignada a la I-House. Vi las fotos en internet y me pareci√≥ top, dormitorios para 2 personas con instalaciones compartidas como cocina, salas de estudio, lavander√≠a, etc. Ok, perfect! Mis compa√Īeros fueron asignados a un dorm distinto: las instalaciones son para hombres o para mujeres, nada mixto. Ok, se puede entender.

Cuando llegu√© a Se√ļl y arrastr√© mi maleta por esa pendiente pensando que iba a perder los dedos de fr√≠o, lo primero que encontr√© fue un guardia que no hablaba ingl√©s, y que al parecer no ten√≠a informaci√≥n de mi llegada. Entre aplicaciones que traduc√≠an voz desde el celular, buscar mails que ten√≠a guardados y llamados telef√≥nicos, me abrieron la puerta y me dieron una habitaci√≥n. PERO hab√≠a ‚Äúun peque√Īo‚ÄĚ problema: el agua caliente estaba mala, as√≠ que ten√≠a que elegir si cambiarme por dos semanas -lo que durar√≠an las reparaciones- a otra residencia que est√° dentro de la universidad, o si cambiarme definitivamente al edificio hermano del dorm al que hab√≠an sido asignados mis compa√Īeros.

Despu√©s de arreglar cosas m√°s urgentes de la llegada, fui a ver la opci√≥n de cambio de dorm y arreglaron que tuviera un ‚Äútour previo‚ÄĚ de mi posible nuevo dorm. Lo vi y me gust√≥, pero era otra modalidad: un edificio con varios departamentos, cada uno con su propia cocina, lavadora, ba√Īos, etc, que funcionan como departamentos compartidos (M-House). As√≠ que acept√© el cambio y el guardia, en un comportamiento que no sab√≠a ser√≠a una premonici√≥n, me dijo en korean english ‚ÄúOk, Tumorou‚ÄĚ (siendo bautizado como ‚ÄúDon Tumorou‚ÄĚ).

Etapa ‚Äúprincesa en la torre‚ÄĚ

Me asignaron un depto que estaba en el √ļltimo piso, y que hasta ten√≠a un peque√Īo altillo o loft incorporado. Adem√°s, no ten√≠a roommates! Ten√≠a 3 dormitorios, dos ba√Īos, cocina, lavadora, refri y altillo solo para m√≠. PERO la vida en dorms tiene algunas limitaciones:

- No visits: Ten√≠a todo ese espacio para m√≠ sola y ni siquiera pod√≠a invitar a alguna amiga a tomar un t√© y conversar, o hacer un trabajo, nada. Tampoco pod√≠a visitar a mis compa√Īeros como para cocinar juntos. Nada.

- Curfew: O toque de queda, como diríamos en chileno. Entre 1 y 5 am, nadie entra ni nadie sale de los dorms. Se perdió, pajareó y llegó a la 1.15? A hacer hora por ahí hasta las 5, la tarjeta no abre la puerta y además le llega un reto de una grabación. Menos mal que hay cafés y locales de comida 24/7 por aquí (porque la verdad no es un barrio carretero, no se puede hacer hora en esa onda).

- No pets: Una noche sent√≠a llorar un cucho por ah√≠ y mor√≠a por ir a buscarlo ‚Ķ pero era m√°s de la 1 y adem√°s est√° prohibido tener alg√ļn bichito ac√°.

Luego comenzaron los problemas dom√©sticos (parece que la de la mala suerte era yo). De nuevo no ten√≠a agua caliente, y los problemas de agua caliente estaban ligados a la calefacci√≥n. Perd√≠a una, perd√≠a ambas. Y con -10¬į all√° afuera, no era algo como para pasar por alto. As√≠ que fui a decirle al guardia, que adivinen qu√©! me dijo ‚ÄúTumorou‚ÄĚ (despu√©s igual subi√≥ a tratar de ayudarme pero no pudo hacer mucho).

Al d√≠a siguiente lleg√≥ la se√Īora que al parecer administra el edificio, que -adivinen otra vez- NO HABLA INGL√ČS (y s√≠, vivo en los dorms para estudiantes internacionales). Y como yo no hablo coreano, fue bien ‚Äúentretenido‚ÄĚ explicarle mi problema a ella y al t√©cnico que tra√≠a con ella. Cuando entendieron, revisaron todo y lo dejaron funcionando, avis√°ndome que volver√≠an en 45 minutos para chequear que siguiera todo bien (eso entend√≠ yo al menos).

As√≠ que fui a ducharme para ir a mis clases, y cuando estaba reci√©n saliendo de la ducha, sent√≠ el timbre (con suerte 20 minutos despu√©s de que hab√≠an salido). Corr√≠ medio sec√°ndome y poni√©ndome algo encima mientras gritaba WAAAAIIIITTTTT peeeero fue in√ļtil. Ac√° las puertas no son con llave, funcionan con chapas digitales con claves num√©ricas, y bueno los dorms son de la universidad as√≠ que cuando t√ļ no abres la puerta, la abren. Y me encontr√© en camisa y calzones de frente con la se√Īora y el t√©cnico que casi se muri√≥ de verg√ľenza. Cerr√© la puerta de la pieza pero ellos se fueron.

Como la mala suerte me persegu√≠a, esa fue la primera de varias visitas que necesit√© porque mi sistema de calefacci√≥n/agua caliente insist√≠a en fallar. El t√©cnico no era capaz de mirarme a la cara y la se√Īora segu√≠a abriendo la puerta cada vez que me demoraba un pel√≠n en llegar a ella, gritara lo que gritara desde dentro. Al final me acostumbr√©!

Finalmente, cuando todo funcionaba y estaba acostumbr√°ndome a mi reino solitario (despu√©s de haber limpiado muuucho tambi√©n, lo hered√© de alguien no muy asidua a a limpieza al parecer, tengo hasta fotos del ‚Äúantes‚ÄĚ y ‚Äúdespu√©s‚ÄĚ de la cocina, es cu√°tico), de repente todo cambi√≥. Nosotros llegamos en‚ÄĚtemporada baja‚ÄĚ, pero en marzo comenzaba ‚Äúthe real thing‚ÄĚ, con los estudiantes de pregrado entrando a sus clases. Para ese nuevo term hab√≠a que repostular al dorm y todo. Ingenua, pens√© que me dejar√≠an donde mismo y me llegar√≠a compa√Ī√≠a. Pero de repente, un mi√©rcoles a las 8 de la noche, lleg√≥ el guardia con una lista a decirme que deb√≠a cambiarme de dorm. ‚ÄúTumorou‚ÄĚ.

Te extra√Īo, reino de la princesa en la torre

Te extra√Īo, reino de la princesa en la torre

Seis son multitud

Mi nuevo dorm era dos pisos m√°s abajo. Yo estaba en la pen√ļltima semana del term, llena de ex√°menes, presentaciones, reuniones de equipo, clases, etc. Ingenuamente pens√© ‚ÄúBueno, me cambio en la tarde‚ÄĚ. Pero a las 8 am comenz√≥ a sonar el timbre, con ni√Īas extranjeras llegando con sus maletas, y el otro guardia y la se√Īora dici√©ndome ‚Äúchange, change‚ÄĚ. Un poco presionada, cansada y molesta, arregl√© algunas cosas y fui a ver el nuevo dorm antes de ir a clases, tirando mi maleta sobre la cama que eleg√≠. El dorm estaba vac√≠o en ese momento, era el primer d√≠a de una semana contemplada para la llegada de nuevos residentes.

Cuando volv√≠ de clase, mi antiguo dorm estaba lleno de ni√Īas gritonas sentadas en el suelo con maletas desparramadas por todas partes. Segu√≠ agarrando cosas y cambi√°ndolas al nuevo dorm, donde ya hab√≠a llegado una roommate, una chica de Canad√° que ven√≠a a estudiar negocios. Las ni√Īas de mi antiguo dorm no movieron un dedo por ayudarme y me pegu√© varios viajes (como te pasan el dorm vac√≠o y de cero, ten√≠a que mover mi ropa, comida, cosas de limpieza, platos, ganchos de ropa, etc). Me desped√≠ del espacio (el altillo!), la soledad y tranquilidad y me instal√© en el nuevo lugar.

La primera roommate era un amor. Le hice el minitour por los barrios cercanos, intercambiamos contactos, y al segundo d√≠a, llegaron dos chicas m√°s: una compa√Īera de la primera chica y una norteamericana que ven√≠a acompa√Īada de una amiga local (la √ļnica excepci√≥n donde dejan subir gente ajena: que te lleven las maletas). Yo eleg√≠ la pieza m√°s aislada (casi en la puerta del depto) con ba√Īo al frente compartido. La pieza que ten√≠a el ba√Īo dentro tiene capacidad para 4 personas, y s√≥lo pensar en las ma√Īanas con otras 4 personas (en caso de que se llenara el dorm) me desincentiv√≥ a usarla.

El fin de semana llegaron las dos √ļltimas roommates, una de origen sueco pero que estudia en USA, y una brit√°nica. La brit√°nica decidi√≥ compartir la pieza conmigo en lugar de ser la 3ra persona en la pieza de a 4 :(

Yo realmente estaba en otra con los ex√°menes y cosas, as√≠ que la primera roommate traspas√≥ el conocimiento recibido a las dem√°s. Todas tienen en torno a 20 a√Īos y est√°n ac√° de intercambio, pero el abismo generacional es importante. Poco a poco vas creando perfiles de las roommates:

- Gringa gamer: Justo eligi√≥ el cub√≠culo junto al m√≠o, as√≠ que es la que m√°s he analizado. Durante las ma√Īanas tiene unas sesiones de juego online conectada con el pololo que parece sigue en USA, al que ella se encarga de recordarle que cada vez que conoce a alguien ac√°, le dicen que miraron en su FB al novio y lo encuentran tan ‚Äúhot‚ÄĚ (muero de la curiosidad, pero no tengo su FB). Despu√©s de clases siempre llega tarde al dorm porque sale con sus ‚Äúamerican friends‚ÄĚ o pasa a los PC caf√© a jugar en l√≠nea con amigotes locales. Tiene todas las notificaciones de su computador y celular a m√°ximo volumen, y cada vez que llega deja mochila, bolsas y chaqueta desparramadas por todo alrededor.

Ilustrando peladoramente

Ilustrando peladoramente

- Canadiense amorosa: La primera que llegó, trata de organizar todo, compras, limpieza, etc. No mete mucha bulla, es como bien responsable, y siempre me pregunta cosas (diría que es la que más me pesca jajaja).

- Británica bed lover: Mi roommate directa, durante los primeros días después de su llegada y antes de empezar sus clases, me atrevería a decir que pasaba el 60% del tiempo en la cama (lo que claramente implica que mis tiempos de cama disminuyeron drásticamente). Como yo estoy en la cama de abajo, a veces veo pasar papeles de dulce, la escucho hablar o reír sola (usa el computador en la cama), y cuando no está he visto en esa cama botellas de agua, bolsas de compras, uf. Ahora que va a clases, diría que bajó la dosis a un 30% pero igual es harto.

- Canadiense bulliociosa: A esta le gusta escuchar m√ļsica (bien ah√≠), pero tambi√©n tiene llamadas por Skype eternas como todos los d√≠as y no conoce la palabra discreci√≥n (adem√°s es de Montreal as√≠ que habla en franc√©s y no puedo ni copuchar).

- Gringa sueca: Lo m√°s que he o√≠do de ella es que su pap√° es doctor y que sabe espa√Īol, franc√©s e ingl√©s. Es simp√°tica igual.

Gracias a esta experiencia he descubierto que soy una vieja ma√Īosa. La √ļnica vez que compart√≠ hogar siendo adulta fue rara, y ahora re descubr√≠ por qu√© no me gusta hacerlo. Como 6 personas acumulan basura r√°pido, en vez de bajar la basura m√°s seguido, pusieron un mega basurero (en realidad parag√ľero) que apenas cabe bajo el lavaplatos. Adem√°s como que tratan de separar para el reciclaje pero ni siquiera respetan las categor√≠as y al final es la pura cochin√° (y ah√≠ baja la m√°rtir a tratar de repartir las cosas en los tarros que corresponde abajo porque no resisto ver el desastre bajo el lavaplatos).

De repente andan sociables y se juntan las 4 m√°s amigas (excluyan a la gringa gamer y a m√≠) y se matan de la risa y conversan a grito pelado, cosa que ni con m√ļsica en los aud√≠fonos me puedo concentrar en nada. Y a veces yo quiero escuchar m√ļsica o quedarme estudiando hasta tarde, y a las 11 de la noche est√°n todas durmiendo a puerta cerrada. Estoy experta en acostarme a oscuras (mi roommate bed lover siempre me gana), y me mato de la risa (internamente) cuando las veo llegar con sus compras de m√°scaras de belleza y cremas varias (tienen 20!!) y ropa porque encuentran todo ‚Äúsuper cheap‚ÄĚ.

Debo decir que por una parte, tener tanta gente en el dorm me ha instado a aprovechar m√°s el espacio fuera, en los tiempos libres en lugar de volver a encerrarme, salgo a recorrer, o me quedo estudiando en la U en las tardes, hago otro uso del tiempo. Pero por otro lado igual ha sido bueno tener gente ac√°, ya que casi a 3 meses de haber comenzado esta aventura, de repente da el baj√≥n del choque cultural, de extra√Īar a la familia y los amigos, a los gatos, el hogar, pero tener tanta bulla, vida y energ√≠a alrededor te saca de eso. A veces hasta les converso y me entretengo! (soy antisocial, lo s√©).

En resumen: si vas a estudiar fuera del país solo, y la universidad te ofrece la opción de dorms, acéptala. Son económicamente convenientes, buenos espacios, siempre cerca de la U, y nunca sabes si te puedes topar con alguien bkn como roommate. Todo es aprendizaje! el autoconocimiento, el autocontrol y las nuevas formas de convivencia, te harán crecer no solo en la sala de clases, también fuera.

Tendencias Ahora