Notas
¬ŅTienes hambre todo el tiempo? 9 razones que podr√≠an explicar tu apetito insaciable
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅEst√°s pensando siempre en comida? Si no quieres comer m√°s de la cuenta y calmar ese apetito incontrolable, te contamos que existen varias razones que podr√≠an estar provocando esta sensaci√≥n en ti.

Pon atención, porque uno de estos puntos recopilados por Huffington Post, podrían explicar tu caso.

1. No duermes lo suficiente

Cuando no duermes bien pueden incrementar tus niveles de la hormona Ghrelin, la cual desencadena la sensaci√≥n de apetito, seg√ļn determin√≥ un estudio de las universidades alemanas de Tubingen y Lubeck y la Uppsala University en Suecia.

Adem√°s, cuando tu cuerpo se siente cansado, suele tener antojos de carbohidratos y alimentos cal√≥ricos que le sirven a tu organismo para recargarse de energ√≠a. As√≠ lo determin√≥ una investigaci√≥n de la Universidad de Chicago, que tambi√©n se√Īal√≥ que esto explicar√≠a por qu√© la falta de sue√Īo hace a las personas m√°s propensas a la obesidad.

2. Te acuestas con el estómago lleno

Cuando te duermes con el est√≥mago lleno ocurre un curioso fen√≥meno que te hace despertar con m√°s hambre al d√≠a siguiente. Seg√ļn los nutricionistas Timoteo Garvey y David Greenwald, entrevistados por Huffington Post, aunque no hay una raz√≥n clara al respecto, lo m√°s probable es que se deba a que los alimentos con alto contenido en almid√≥n alteran los niveles de az√ļcar en la sangre, y hacerte sentir que necesitas m√°s comida. Pero tranquilo, porque no es se√Īal de que tu est√≥mago creci√≥.

3. Est√°s en tu periodo premenstrual

Muchas mujeres sienten más hambre que la habitual en los días anteriores a su periodo menstrual. La explicación puede estar en que en la fase premenstrual, incrementa la segregación de progesterona, dando pie a un apetito más elevado.

4. No desayunas bien

Si te saltas el desayuno o s√≥lo bebes un caf√©, tu cuerpo lo interpretar√° como una crisis y anhelar√° m√°s energ√≠a de la habitual, haci√©ndote tener antojos de alimentos cal√≥ricos a lo largo del d√≠a. Adem√°s, un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, concluy√≥ que un desayuno completo debe incluir prote√≠na, porque te hace tener menos antojos de comidas grasas y altos en az√ļcar durante la jornada.

5. Consumes medicamentos

Medicamentos como antihistam√≠nicos o pastillas para la artritis, entre otros, estimulan el apetito. De hecho, de acuerdo a George Blackburn, director asociado del departamento de nutrici√≥n de Harvard Medical School, en las √ļltimas 2 d√©cadas se ha triplicado la cantidad de f√°rmacos que provocan sensaci√≥n de hambre.

Cuando se consumen por poco tiempo, el apetito se restaura al dejar el tratamiento, pero quienes deben ingerir remedios por largos periodos deben consultar a su médico por esta situación, ya que se puede buscar una alternativa que no altere tanto el apetito.

6. Tomas bebidas light

Las bebidas dulces bajas en calorías envían el mensaje al cerebro de que hay calorías en camino, pero como éstas nunca llegan, la persona comienza a sentir apetito y reemplaza esas calorías con comida.

7. No te hidratas bien

Cuando tu cuerpo est√° algo deshidratado, te pedir√° calor√≠as como combustible y tendr√°s hambre, pero en realidad lo que necesitas es beber agua, afirma David Katz, director y fundador del Yale University’s Prevention Research Center.

Por eso, algunos médicos piden a sus pacientes con sobrepeso beber agua antes de comer.

Como t√©cnica para reconocer el hambre real, la revista Men’s Health aconseja pensar en un gran banquete, si no lo quieres, tal vez es porque en realidad tienes sed.

8. Est√°s aburrido

Cuando estamos aburridos, el cerebro busca una manera rápida de generar dopamina (la hormona del bienestar y la sensación de recompensa) y la más a mano es comer, consigna Psychology Today.

Pero √©sta no es la √ļnica forma de generar dopamina, as√≠ que cuando est√©s en esta situaci√≥n escucha m√ļsica, haz ejercicio, baila, o lee un buen libro en lugar de ingerir alimentos de puro aburrido.

9. Est√°s estresado

El estr√©s activa ciertas zonas del cerebro relacionadas con el apetito, seg√ļn consigna Wall Street Journal, donde indican que nuestro organismo pide energ√≠a para reponernos de la ansiedad, haci√©ndonos tener antojos de alimentos grasos o altos en az√ļcar.

Tendencias Ahora