Notas
Tesoros de la m√ļsica barroca latinoamericana resucitan en Par√≠s
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El patrimonio musical barroco, conservado casi milagrosamente en las misiones jesuitas en América Latina, en los siglos XVI al XVIII, revive en París en ocasión del Festival Caminos del Barroco, que se celebra hasta el 2 de octubre en el museo del Quai Branly, a orillas del Sena.

Se han desenterrado decenas de viejas partituras de √≥peras y misas y se han restaurado y copiado violines barrocos, trompetas marinas y arpas y √≥rganos jesu√≠ticos, en una formidable operaci√≥n lanzada en 1986 y bautizada “Caminos del Barroco”, en la que han participado una docena de pa√≠ses latinoamericanos.

La m√ļsica barroca de los Chiquitos, una comunidad ind√≠gena en la Amazon√≠a boliviana, protagoniz√≥ la primera velada organizada en el museo parisino para ilustrar esta epopeya, que ha sido calificado por algunos como “la mayor aventura music√≥loga de fines del siglo XX”.

Con chirim√≠as, flautas, vihuelas, bajones y violoncellos jesu√≠ticos, y bajo la batuta del argentino Ricardo Massun, el conjunto vocal e instrumental Louis Berger conmovi√≥ el jueves al p√ļblico, interpretando m√ļsica atribuida a Domenico Zipoli, un compositor italiano que utiliz√≥ la m√ļsica en las misiones jesu√≠ticas para evangelizar a los ind√≠genas, y de compositores an√≥nimos.

Este viaje por la m√ļsica barroca latinoamericana, que ha involucrado a grandes m√ļsicos del Viejo y Nuevo Mundo, culmina el 1 de noviembre pr√≥ximo en las “ruinas sublimes” de la Misi√≥n de Jes√ļs, en Paraguay, que fue una de las primera misiones jesuitas y cuna del barroco latinoamericano.

¬Ņ”Pero por qu√© poner fin a una operaci√≥n tan maravillosa?”, pregunt√≥ la AFP a Alain Pacquier, que estuvo en el origen de esta operaci√≥n para rescatar y dar a conocer m√ļsicas olvidadas en Europa pero conservadas en el Nuevo Mundo, a veces mediante la transmisi√≥n oral o transcritas por los ind√≠genas.

“Misi√≥n cumplida”, respondi√≥ el ex periodista y fundador de dos festivales de m√ļsica barroca, que ha recogido en un libro titulado “El Regreso de las carabelas” – que acaba de ser publicado en Francia por la editorial Fayard – los grandes cap√≠tulos de esta aventura musical, y que resumi√≥ sus √©xitos.

“Se han formado a unos 400 m√ļsicos latinoamericanos de 12 pa√≠ses, que han participado en este rescate musical y que seguir√°n trabajando, ense√Īando y colaborando con los m√ļsicos franceses”, explic√≥ Pacquier.

“Si seguimos con ‘Caminos del Barroco’, ser√≠a como un nuevo colonialismo”, advirti√≥. “Hemos sido m√°s bien como un arquitecto, que hace una casa, pero no es √©l quien vive en ella”, dijo Pacquier.

“Todo se ha transmitido, y en casi todos los pa√≠ses latinoamericanos hay ahora buenos music√≥logos e int√©rpretes, que aprendieron la m√ļsica barroca ense√Īada por misioneros jesuitas en las reducciones ind√≠genas”, reafirm√≥.

Adem√°s, “es necesario se√Īalar que Europa no tiene un nivel musical m√°s alto que Am√©rica Latina, donde la m√ļsica forma parte de la vida cotidiana. En Europa, la m√ļsica desgraciadamente ha salido de la vida”, dijo Pacquier, para explicar la decisi√≥n de poner fin a esta operaci√≥n.

Pacquier subray√≥ que esta aventura ha contado con muchos apoyos, entre ellos del jefe de orquesta argentino Gabriel Garrido, del bar√≠tono mexicano Joseph Cabr√©, de cientos de music√≥logos en Am√©rica Latina y Francia, y de la Fundaci√≥n BNP Paribas, sin cuyo “respaldo financiero no habr√≠a sido posible esta reapropiaci√≥n de un gran pasado musical”.

Para cerrar con broche de oro Caminos del Barroco, han viajado a Francia 200 m√ļsicos venidos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Paraguay y Per√ļ, que interpretar√°n en Par√≠s conciertos instrumentales, obras para √≥rgano, coros.

La Banda Sinfónica de la ciudad de Neira, en Colombia, compuesta por jóvenes y dirigida por Holver Cardona Aristizábal, así como los integrantes del Coro y la Orquesta de San Ignacio de Moxos, una comunidad en la Amazonía boliviana, antigua misión jesuita, son dos de las estrellas de este Festival Caminos 2011, que antes de llegar a París hizo vibrar a Metz, ciudad del este de Francia.

Tendencias Ahora