Resumen de noticias
Viernes 11 octubre de 2019 | Publicado a las 05:32 · Actualizado a las 09:51
Adi√≥s disfraces y veto anacr√≥nico en Ir√°n: mujeres volvieron al estadio tras 40 a√Īos y golearon 14-0
visitas

Se hizo historia. Tras 40 a√Īos las mujeres volvieron a las gradas en Ir√°n, despu√©s del veto que fue impuesto por la Revoluci√≥n Isl√°mica. La historia dej√≥ una m√°rtir el mes pasado, quien se inmol√≥ luego de ser condenada por intentar entrar a un estadio. Con la indignaci√≥n por su muerte se reactiv√≥ la presi√≥n mundial para terminar con la medida.

Unas 4.000 mujeres asistieron al estadio Azadi de Teherán en el duelo en que su país goleó por 14 a 0 a Camboya, en un juego válido por las Clasificatorias a Catar 2022, dejando atrás cuatro décadas de prohibiciones. Por primera vez pudieron comprar las entradas, hacer filas e ingresar al reducto en masa.

Un hecho que llega luego de constantes movilizaciones sociales en diferentes eventos deportivos, con fanáticos de varios países luciendo lienzos pidiendo el fin del veto, como también la presión de la FIFA que incluso amenazó con posibles sanciones a futuro.

Atta Kenare  | Agence France-Presse
Atta Kenare | Agence France-Presse

Fue el 5 de octubre de 1981 que las mujeres tuvieron su √ļltimo contacto libre con un estadio de f√ļtbol en Ir√°n, durante el derbi de Teher√°n entre el Pers√©polis y el¬†Esteghlal.¬†De ah√≠ en m√°s la Revoluci√≥n Isl√°mica -que tom√≥ el poder en 1979- restringi√≥ hasta con castigos de c√°rcel para quienes no cumplieran esta orden.

“Todav√≠a no puedo creer. Despu√©s de tantos a√Īos viendo todo por televisi√≥n, ahora podr√© vivirlo en persona”, relat√≥ con orgullo la periodista deportiva Raha Purbakhsh a la Agence France Presse, consciente de que, aunque estuvieron en galer√≠a diferenciada de los hombres, se trata de un importante primer paso en busca de mayor igualdad en el pa√≠s.

“Lleva al pecado”: una pol√©mica justificaci√≥n

En octubre de 2018 hubo un primer acercamiento para el retorno libre a los estadios en suelo iran√≠. Fue durante un amistoso entre los locales y la selecci√≥n de Bolivia. Ese d√≠a, se acept√≥ la presencia de 100 mujeres… aunque la gran mayor√≠a fueron invitadas, periodistas o familiares de los jugadores.

Si bien la situaci√≥n fue destacada -y hasta elogiada- por medios de diferentes pa√≠ses, tambi√©n hubo malestar en activistas y las autoridades m√°s conservadoras. Las primeras porque consideraron el hecho como un ‘truco’ del gobierno ante la presi√≥n social mundial, y las segundas que cuestionaron haber cedido a las peticiones.

“Estoy en desacuerdo con lo que pas√≥… una mujer acuda al estadio y se encuentre ante hombres medio desnudos con las ropas de deporte, lleva al pecado”, critic√≥ aquella vez, por ejemplo, el fiscal general Mohammad Jafar Montazeri.

La estrategia del Estado Isl√°mico es una sola: empe√Īarse en disfrazar la prohibici√≥n como una circunstancia positiva para las mujeres, argumentando que las protegen del desorden y el comportamiento muchas veces grosero de la mayor√≠a de los fan√°ticos.

Sin embargo, las iran√≠es ya no aguantaban m√°s con esta imposici√≥n. “¬ŅPor qu√© se debe castigar a las mujeres por el mal comportamiento de los hombres?”, critic√≥ en su momento la popular feminista Sussan Tahmasebi, en entrevista con El Pa√≠s de Espa√Īa.

comillas
Una mujer acuda al estadio y se encuentre ante hombres medio desnudos con las ropas de deporte, lleva al pecado
- Fiscal General de Ir√°n

De las cinco hero√≠nas disfrazadas a la ‘Chica de Azul’, la m√°rtir que se quem√≥ a lo bonzo

La mayor prueba de que las mujeres necesitaban volver a los estadios la protagonizaron ellas mismas, y corriendo enormes riesgos.

En mayo de 2018, por ejemplo, cinco activistas ingresaron al estadio Azadí de Teherán disfrazadas de hombres para poder respaldar a su equipo, el Persépolis, en el partido que les significó un nuevo título.

Barbas, pelucas y gorros fueron parte del exitoso plan concretado por estas iraníes, quienes desafiaron las anacrónicas leyes y lograron burlar la seguridad.

jovenes-disfrazadas

Lamentablemente, quien no corrió la misma suerte fue Sahar Jodayari. La fanática del Esteghlal FC fue detenida tras ser descubierta intentando la misma gesta que sus antecesores.

Sahar, al percatarse de que caer√≠a todo el peso de la ley isl√°mica contra ella, decidi√≥ prenderse fuego. Pasar√≠a seis meses en la c√°rcel solo por haber ido a un estadio y haber ‚Äúatentado a la castidad p√ļblica e insultos‚ÄĚ, explicaban los medios de ese pa√≠s.

Tras casi una semana en el hospital Jodayari muri√≥ desatando conmoci√≥n mundial, pero tambi√©n reactivando la campa√Īa y la presi√≥n para que las mujeres volvieran a los reductos del balompi√©. Se convirti√≥ en una m√°rtir.

“Me prometieron que las iran√≠es tendr√°n acceso a los estadios de f√ļtbol pronto‚ÄĚ, dijo Gianni Infantino d√≠as despu√©s de este triste suceso. Y as√≠ ocurri√≥.

Una lucha que continuar√°

Si bien la autorizaci√≥n para el Ir√°n-Camboya fue celebrada ampliamente, Teher√°n no ha anunciado a√ļn que las mujeres podr√°n asistir a los partidos del campeonato iran√≠ ni a otros encuentros internacionales, pese a que la FIFA est√° exigiendo que se permita a las mujeres asistir a ‚Äútodos los partidos‚ÄĚ.

Por mientras, las representantes del feminismo contin√ļan con su lucha diaria ante una sociedad y sistema de gobierno que las golpea d√≠a a d√≠a, especialmente en los espacios p√ļblicos, donde son menospreciadas y acosadas. El f√ļtbol solo es un paso m√°s.

Sin ir m√°s lejos, las mujeres en Ir√°n a√ļn est√°n obligadas a ocupar velo desde los nueve a√Īos, lo que ha provocado m√°s de una pol√©mica, especialmente por los ultraconservadores que se encargan de fustigar a las nuevas generaciones que plantean un cambio.

Atta Kenare | Agence France-Presse
Atta Kenare | Agence France-Presse

‚ÄúHoy en d√≠a en Ir√°n, hay una renovada confianza y coraje entre las mujeres para luchar contra sus opresores. Despu√©s de 40 a√Īos, las iran√≠es ya han aguantado suficiente que se les acose en las calles‚ÄĚ, asegur√≥ el a√Īo pasado a El Pa√≠s la activista y periodista Masih Alinejad, quien se vio obligada a abandonar su pa√≠s y desde la distancia ha dado una fuerte batalla, incluso con campa√Īas -como el llamado a fotografiarse sin el hiyab- que han resultado exitosas.

En cuanto al acoso, el tema es m√°s preocupante. Aunque la ley lo proh√≠be y castiga -con prisi√≥n o latigazos-, √©sta apenas se aplica porque “hay que contener al acosador, entregarlo a la Polic√≠a y luego probar si, en efecto, te acosaron verbalmente”, explic√≥ una activista an√≥nima al peri√≥dico El Mundo hispano. Esto sin contar que la palabra de un hombre sigue pesando m√°s por esos lados.

Por esto es que lo sucedido en el estadio Azadi de Teher√°n es tan significativo. Se trata del primer golpe importante. Pero la lucha continuar√°.

Tendencias Ahora