Lo que debes saber hoy
Viernes 21 febrero de 2020 | Publicado a las 04:14 · Actualizado a las 10:06
El perturbador video del ultraderechista xenófobo que acabó con 11 vidas, incluida la de su madre
visitas

‚ÄúEste es mi mensaje a todos los americanos‚ÄĚ… La frase con la que Tobias Rathjen, de 43 a√Īos, inicia su video, el cual public√≥ d√≠as antes de la barbarie que cometi√≥.

Le dice a los estadounidenses que su pa√≠s est√° dominado por ‚Äúsociedades secretas invisibles‚ÄĚ que controlan la mente y de que existen ‚Äúbases militares subterr√°neas donde se abusa y se tortura a ni√Īos peque√Īos‚ÄĚ.

En la grabaci√≥n de m√°s de un minuto, asegura que los medios de comunicaci√≥n ‚Äúno tienen ni idea‚ÄĚ y llama a usar otros canales de informaci√≥n, antes de pasar a la acci√≥n y luchar.

Es un registro perturbador, acompa√Īado de un lenguaje visual un tanto l√ļgubre. Vest√≠a chaqueta negra y camisa blanca. Su expresi√≥n facial tambi√©n dec√≠a mucho.

En la pieza oscura habían archivos de fondo y un desorden que hacia juego con el entramado mental de un hombre que, horas después, hacía noticia mundial al disparar a inocentes, incluida su madre.

En la grabaci√≥n no hizo alusi√≥n en ning√ļn momento a planes de ataque en Alemania. Simplemente los perpetr√≥, dejando una gran inc√≥gnita de por qu√© habl√≥ del pa√≠s norteamericano.

Dej√≥ adem√°s un manifiesto de 24 p√°ginas en el que insiste en “la necesidad de destruir a ciertas personas cuya expulsi√≥n de Alemania ya no es posible”.

Escribi√≥ adem√°s que Trump y J√ľrgen Klopp (entrenador alem√°n del Liverpool) “le robaron sus ideas” ya que fue quien invent√≥ el lema “America First” y predijo las tramas de numerosas pel√≠culas de Hollywood, as√≠ como la carrera de Klopp.

Bild / Alemania
Bild / Alemania

Los hechos

Hanau, cerca de Frankfurt (centro de Alemania), fue el lugar que el sujeto escogió para descargar literalmete su odio xenófobo en dos bares de la zona frecuentada por extranjeros.

Entr√≥ disparando a los sitios aleatoriamente, matando a nueve personas. Las edades de las v√≠ctimas oscilan entre los 21 y 44 a√Īos. Eran de nacionalidad kurda, turca (cinco de los fallecidos), de Rumania, Bulgaria, de doble nacionalidad alemana y afgana, adem√°s de Bosnia. Otras cuatro personas resultaron heridas en el tiroteo.

El auto en el que Rathjen huy√≥, fue localizado m√°s tarde por las autoridades afuera de su departamento. Pero ya no pod√≠a responder por sus actos. En el inmueble lo encontraron muerto. La polic√≠a cree que se dispar√≥ despu√©s de matar a una mujer de 72 a√Īos, quien fue identificada como su madre. En total, acab√≥ con 11 vidas.

Seg√ļn el peri√≥dico alem√°n Bild, tambi√©n dej√≥ un manifiesto de 24 p√°ginas en el que expresaba su ‚Äúodio a los extranjeros y a los no blancos‚ÄĚ llamando al ‚Äúexterminio de varios pa√≠ses del norte de √Āfrica, Medio Oriente y Asia‚ÄĚ.

‚ÄĚCiertas personas de mi propio pa√≠s han contribuido al hecho de que ahora tenemos grupos √©tnicos, razas o culturas en nuestro medio que son destructivas en todos los sentidos‚ÄĚ.

M√°s tarde, las autoridades alemanas confirmaban los m√≥viles de una barbarie: “Por lo que sabemos, el acto tuvo una motivaci√≥n xen√≥foba”, seg√ļn cit√≥ la televisi√≥n alemana DW, al ministro regional del Interior de Hesse, Peter Beuth.

Bild
Bild

¬ŅQui√©n era Rathjen?

El rostro del terror y la xenofobia no tenía antecedentes penales o policiales.

En medios internacionales como The Irish Times, se hizo hincapié en los orígenes de un sujeto que salió del anonimato de la peor forma posible.

Nació en 1977 en la ciudad de Hesse, con 100.000 habitantes, al este de Frankfurt. Rathjen asistió a una escuela local antes de entrenarse como empleado bancario en Frankfurt. Se graduó en administración de empresas en la Universidad de Bayreuth, en 2007.

Por lo que √©l relat√≥ en su manifiesto de odio racista, no ten√≠a relaciones con ninguna mujer desde hac√≠a 18 a√Īos. Otros peri√≥dicos como El Pa√≠s, aseguran que el enorme texto estaba escrito √≠ntegramente. Sin faltas de ortograf√≠a u otros errores gramaticales.

Poseía tres armas, las cuales estaban registradas. Una de estas fue la que usó para matar a las 10 personas, además de suicidarse. La compró por Internet en 2014.

Renov√≥ su permiso para portar y usar armas el a√Īo pasado. En una macabra coincidencia, el arma terrorista era del mismo tipo que compr√≥ en Internet el joven germano-iran√≠ que mat√≥ en 2016 a nueve personas en M√ļnich.

The Irish Time
The Irish Time

Los esfuerzos anti ultraderechistas en Alemania

Tan solo el viernes pasado una redada policial desarticulaba un grupo terrorista de ultraderecha.

Las viviendas de 13 personas estaban en la mira en Baden-W√ľrttemberg, Baja Sajonia, Baviera, Renania-Palatinado, Renania del Norte-Westfalia y Sajonia-Anhalt.

La operación policial dejó cuatro presuntos terroristas y ocho presuntos simpatizantes detenidos preventivamente.

La fiscal√≠a federal en Karlsruhe los est√° acusando de intentar provocar una “situaci√≥n similar a una guerra civil‚ÄĚ, a trav√©s de “ataques a√ļn no concretados‚ÄĚ a pol√≠ticos, solicitantes de asilo y musulmanes.

Pero probar las intenciones de los presuntos atacantes, es ahora el reto que enfrentan las autoridades alemanas, adem√°s de la amenaza latente de ataques.

El caso m√°s emblem√°tico es el del soldado Franco A. Se trata de un teniente que pas√≥ 7 meses en prisi√≥n en 2017, acusado de preparar “un serio acto violento de peligro para el Estado‚ÄĚ. El blanco ser√≠an conocidos pol√≠ticos, como el actual ministro de Exteriores alem√°n, Heiko Maas (SPD), y la vicepresidenta del Bundestag, Claudia Roth (Los Verdes).

DW
DW

Se demostró que poseía armas y explosivos, además del pleno reconocimiento de sus potenciales víctimas. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Fráncfort rechazó inicialmente abrir un procedimiento penal contra Franco A.

La ausencia de una sospecha suficientemente fundada fue la raz√≥n expuesta, adem√°s de considerar que era “altamente probable‚ÄĚ que los ataques planeados “todav√≠a no estuvieran absolutamente decididos‚ÄĚ.

A√ļn con lo que se cre√≠a un rev√©s judicial, el tribunal certific√≥ que el presunto extremista de derecha ten√≠a un pensamiento “nacionalista, racista y antisemita‚ÄĚ.

Tras un recurso exitoso del fiscal general federal, Franco A. finalmente tendr√° que responder ante el Tribunal Superior de Justicia de Frankfurt. A√ļn no hay una fecha fijada para su comparecencia.

La pugna jurídico-penal de este caso ilustra los obstáculos judiciales que persisten en Alemania pese a los sucesivos endurecimientos de las leyes. Por eso no está para nada claro que los 12 sospechosos de terrorismo detenidos hace unos días vayan a ser juzgados finalmente.

Tendencias Ahora