Blogs


TVN: ¿no es hora ya de que desaparezca?

TVN | Agencia Uno
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

“El canal de todos los chilenos”.

Sí. Aquel enunciado es tan falso como eso de “el canal estatal”.

En efecto, Televisión Nacional de Chile (TVN) es un canal que pertenece al Estado, pero en realidad, no cumple ninguna labor para él, o mejor dicho, para nosotros. Se comporta como un canal privado, su programación busca el lucro como un canal privado y está obligado a rendir ganancias para autofinanciarse… como un canal privado (ya saben, el test del pato).

Cabe preguntarse entonces para qué diablos tenemos un canal “estatal” si este no se diferencia en absoluto del resto de la oferta existente. No siempre fue así.

Cuando inició sus transmisiones en 1969 tenía como misión “integrar, informar, entretener y dar cultura a la familia chilena“, pero manoseada políticamente por los gobiernos de Allende y Pinochet, para finalmente ser prostituida comercialmente con el retorno de la democracia -que sólo se preocupó de obtener cuotas iguales para los bloques partidistas existentes- TVN fue renegando de su misión original, hasta caer en los mismos vicios de cualquier canal privado.

Muestra de ello es la compra de derechos de documentales controversiales para después negarse a exhibirlos, o la producción de programas de calidad cuestionable, con pagos altísimos a sus protagonistas. Y ni mencionar el despido injustificado sin pago de cotizaciones a actores de sus telenovelas, o el de sus editores y directivos, cuyos sueldos superan los 13 millones de pesos al mes.

Incluso sus programas más célebres como “31 Minutos” no habrían sido posibles sin el financiamiento del CNTV, y cuya continuidad posteriormente fue arruinada por el propio canal, en parte, por la genial decisión de transmitir el segmento infantil… a las 22 horas.

Ante semejante poder de pensamiento, ¿a alguien puede extrañarle que TVN esté pasando por la que es quizá la crisis más profunda de su historia en rating y financiamiento? Según El Mostrador, este martes la estación declarará pérdidas por 18 mil millones de pesos, lo que significaría que el canal quedaría sin dinero para pagar sueldos ya en febrero, anuncio que ya provocó que la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados (la UDI, en realidad) cite al presidente del Directorio de TVN para explicar cómo pretenden salir del agujero en que están metidos.

Mi duda es… ¿es realmente necesario salvarla?

Chile necesita una televisión pública, pero no bajo el modelo de TVN. En Gran Bretaña comprendieron esto tempranamente y su canal por excelencia, la BBC, es financiado directamente por los televidentes a través de un impuesto, lo que la mantiene al margen de las presiones comerciales y le permite desarrollar una programación de calidad internacional (que, por cierto, es comercializada en el extranjero).

En Estados Unidos en tanto, el ejemplo es la NPR, o Radio Pública Nacional, cuyas estaciones son mantenidas con donaciones tanto públicas como privadas, además de las tarifas que cobran por vender su programación -ganadora de varios premios- a las diversas estaciones de radio del país.

Mi propuesta: convirtamos a TVN en un verdadero canal público, libre de obligaciones publicitarias, que sea capaz de contribuir realmente al desarrollo del país con una programación noticiosa, cultural y de entretención que no deba rendir cuentas políticas ni comerciales, sino sólo a su audiencia.

Caso contrario, quizá sea hora de que TVN siga el camino de La Nación, y sea vendida como una propiedad más para que siga desarrollando sus labores al amparo de un privado.

Les aseguro que no nos daremos ni cuenta del cambio de manos.

Christian F. Leal Reyes
Director de BioBioChile

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)