temas del día

TV y Espectáculo


La endemoniada de Santiago: La escalofriante historia real en la cual se inspiró La Poseída

TVN
Publicado por
Envíanos tu corrección

Hay quienes creen en la existencia del Diablo y en el hecho de que puede poseer a una persona y hacerla actuar a su antojo. Mientras que para otros, esa es una creencia absurda.

Las posesiones diabólicas, los exorcismos y su validez son temas en permanente discusión, sin embargo también son un argumento recurrente de películas de terror. Sobre todo de aquellas que aseguran estar basadas en hechos reales.

Este tipo de películas usualmente están ambientadas en otros países, como Estados Unidos por ejemplo. Sin embargo, esto no quiere decir que este tipo de sucesos no ocurran en Chile.

De hecho, TVN decidió explorar este tema en su teleserie La Poseída , donde se cuenta la historia de Carmen Marin, más conocida como “La endemoniada de Santiago”.

TVN

TVN

Primer caso documentado en Chile

El caso de Marín ocurrió en 1857 y su historia se conoce gracias a la publicación de las cartas e informes que presentaron quienes intentaron dilucidar si el mal que la afectaba consistía en una posesión demoniaca o en una enfermedad psiquiátrica.

Si bien estos antecedentes fueron difundidos en su época y posteriormente incluidos en un ensayo de 1974, fue el periodista Patricio Jara, quien en 2010 volvió a sacar este fragmento de la historia de Chile a la luz cuando publicó el libro: La endemoniada de Santiago, el cual fue utilizado para inspirar la producción de la estación pública.

Carmen Marín nació en junio de 1838 en Valparaíso y quedó huérfana cuando aún era una lactante, por lo que quedó al cuidado de una tía.

Tenía 12 años en el momento en que comenzó su mal. Estaba rezando, cosa que le gustaba hacer, cuando sintió un inexplicable miedo. Más tarde, a media noche, en sueños le pareció que peleaba con el Diablo y se levantó para atacar a sus compañeras de colegio.

Según el informe del colegio, la niña había tenido una conducta ejemplar hasta ese momento. Por lo que las monjas llamaron a un doctor, quien estuvo durante dos meses intentando curar su enfermedad. Al no obtener resultados, devolvieron a Carmen al cuidado de su tía, quien tras un tiempo la dejó a cargo de su hermano.

TVN

TVN

Su enfermedad prosiguió, a pesar de ser tratada por médicos, brujos y adivinos. Cansados de la situación, sus familiares la internaron en el Hospital de Valparaíso, donde tras un año de tratamiento intentó quitarse la vida.

Luego de pasar por múltiples recintos y diversos tratamientos, llegó hasta el Hospital de San Borja de Santiago. Allí, estuvo 14 meses siendo tratada por médicos que no lograban controlar los ataques que padecía.

La muchacha terminó viviendo en el Hospicio de Santiago. En una ocasión, debió compartir su habitación con un niño enfermo a quien sus padres hicieron recitar el Evangelio de San Juan. Fue entonces, por mera casualidad, cuando se descubrió que esto hacia que los ataques de Carmen Marín se detuvieran.

Las Hermanas de la Caridad hicieron llamar al sacerdote José Raimundo Zisternas para que viera a la joven, que según decía la gente “estaba espirituada”.

TVN

TVN

Zisternas, en una carta enviada al Arzobispo, reconoció que en un principio atribuyó las historias que se contaban de la joven a “una imaginación exaltada o a una enfermedad” y que incluso se burló de quienes creían en estas cosas “despreciando lo que se me contaba como efecto de la ligereza y la credulidad”.

Sin embargo, tras visitarla y presenciar uno de sus ataques se abrió a la posibilidad de que fuera necesario estudiar el caso y convocar a numerosos doctores para que avalaran que se trataba de un caso de posesión diabólica o lo descartaran y entregaran una explicación científica del hecho.

Fue así entonces, que Carmen Marín fue visitada por una gran cantidad de personas que asistían para presenciar sus ataques. Y durante estos, más que un exorcismo propiamente tal, se realizaba toda clase de pruebas para constatar o descartar la presencia del demonio.

La muchacha era honesta, inocente y candorosa. Sin embargo, durante los ataques que padecía se convertía en un ser violento y burlón que decía groserías y obscenidades.

TVN

TVN

Su voz ya no era la suya, sino que era masculina, hablaba de Carmen como si fuera otra persona y se identificaba a sí mismo como el Diablo.

Cuando tenía convulsiones, levantaba el pecho de forma extraordinaria, su vientre se hinchaba y su estómago sonaba como si alguien agitase un barril lleno de líquido.

Además, tenía una fuerza que no era propia de una muchacha de su contextura, ya que ni entre cinco hombres podían moverla. Asimismo, nadie podía tranquilizarla. Sin embargo cuando un sacerdote le daba una orden en nombre de Jesucristo, obedecía de inmediato.

La joven, a pesar de que sus pupilas estaban recogidas entre los párpados, era capaz de ver lo que se hacía en su presencia, incluso a su espalda.

TVN

TVN

Durante los ataques era capaz de comprender diversos idiomas y responder con exactitud las preguntas que en ellos se le formulaban. Cuando alguien decía alguna oración o salmo en voz baja o alta en cualquier idioma, reaccionaba con furia y se daba golpes contra el suelo “con tal violencia que sería imposible que la cabeza más dura hubiese podido resistir un solo golpe sin hacerse pedazos, mientras que ella nada sentía”.

Asimismo, cuando alguien cantaba un himno sagrado, ella seguía la entonación con furor cambiando las palabras sagradas por palabras obscenas. Mientras que cuando se cantaba una canción profana, se reía manifestando regocijo.

Como ya se mencionó antes, los ataques cesaban cuando se leía el Evangelio de San Juan, en el idioma que fuese.

Los doctores que la examinaron estaban divididos. Por ejemplo, el doctor Andrés Laiseca que la visitó sólo por quince minutos sentenció que padecía una enfermedad “que en medicina se llama histérico” e hizo énfasis en que se trataba de una mujer soltera, de temperamento sanguíneo-nervioso y de idiosincrasia uterina. Por su parte, el doctor Vicente Padin –quien había tratado a Carmen Marín con anterioridad- sostuvo que “no puede clasificarse el presente caso entre las afecciones conocidas o en las aberraciones de éstas”.

Lee también: Posesiones diabólicas: Los fundamentos tras un fenómeno que intriga a los investigadores

Por su parte, el doctor español Benito García Fernández admitió la hipótesis de que Carmen Marín fuese una endemoniada, basándose en los criterios establecidos en esa área por autoridades médicas como Pablo Zachias, Ambrosio Pasco y Federico Hoffmann. Mientras que el doctor Manuel Antonio Carmona señaló que Carmen Marín padecía de Histérico Confirmado, Convulsivo y en Tercer Grado, ya que sufría de una alteración primitiva y crónica de los ovarios y una lesión consecutiva de los centros nerviosos.

Finalmente Carmen Marín fue exorcizada y su padecimiento llegó a su fin. Sin embargo, el demonio antes de marcharse profirió amenazas y prometió volver dentro de un año y medio. Se le preguntó bajo qué forma, a lo que respondió: “No se sabe. Tendrás que averiguarlo”.

La producción cuenta con la participación de Luciana Echeverria, Marcelo Alonso y Amparo Noguera.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados