Notas
Papa Francisco proclamó santos a Juan Pablo II y Juan XXIII en jornada histórica para los católicos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El papa Francisco proclam√≥ este domingo santos a Juan Pablo II y Juan XXIII, dos pont√≠fices que “no se dejaron abrumar por las tragedias del siglo XX”, durante una ceremonia multitudinaria en la plaza de San Pedro a la que asisti√≥ tambi√©n su predecesor Benedicto XVI.

“Declaramos y definimos a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II santos y los inscribimos en el Cat√°logo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos”, fue la f√≥rmula pronunciada en lat√≠n por el primer papa latinoamericano de la historia, tras lo cual la muchedumbre estall√≥ en aplausos.

Francisco ingresó a las 10:00 horas locales, a la plaza en procesión, seguido por cardenales y obispos que entonaban la letanía de los santos.

El papa emérito Benedicto XVI, quien renunció al trono de Pedro en 2013, asistió vestido con la sotana blanca a la ceremonia concelebrada por 150 cardenales y mil obispos.

A su llegada fue recibido por un caluroso aplauso y saludado con un abrazo especial tanto al inicio como al final de la ceremonia por Francisco, en un gesto de fraternidad.

Por primera vez en dos mil a√Īos de historia de la Iglesia una canonizaci√≥n ha sido concelebrada por dos papas vivos para elevar a los altares a dos papas muy diferentes -quiz√° tan diferentes como ellos-, cuyos pontificados fueron muy populares.

“Fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se dejaron abrumar por ellas. Dios fue m√°s fuerte en ellos”, recalc√≥ el papa argentino, comprometido con una reforma profunda de la instituci√≥n tras a√Īos de esc√°ndalos provocados por el silencio de la Iglesia ante las denuncias de pedofilia de curas, las intrigas internas y turbios manejos financieros.

Juan XXIII y Juan Pablo II “restauraron y actualizaron a la Iglesia seg√ļn su fisionom√≠a originaria, la fisionom√≠a que le dieron los santos a lo largo de los siglos”, subray√≥ Francisco.

La doble canonizaci√≥n, del italiano Juan XXIII -considerado un progresista al convocar el Concilio Vaticano II en 1962 para modernizar a la Iglesia- y del polaco Juan Pablo II -que enfrent√≥ el comunismo y fue inflexible en temas morales- ha sido, seg√ļn analistas, un golpe de maestro de Francisco, para unir a los diferentes sectores de la Iglesia.

Encarnan también dos imágenes diferentes: el primero humilde y cercano a la gente; el segundo, un comunicador nato, carismático y capaz de seducir tanto a los poderosos como a las multitudes.

Las reliquias de los dos nuevos santos, una ampolla de sangre de Juan Pablo II y un pedazo de piel de Juan XXIII extra√≠da durante su exhumaci√≥n en el a√Īo 2000, fueron colocadas junto al altar.

La mujer costarricense Floribeth Mora, de 5o a√Īos, cuya curaci√≥n de un aneurisma cerebral fue considerado el segundo milagro del papa polaco, fue la encargada de entregar las de Juan Pablo II.

Unas 800.000 personas asistieron a la ceremonia, seg√ļn cifras oficiales, entre ellas 300.000 frente a 17 pantallas gigantes instaladas en lugares claves de Roma.

“Juan Pablo II fue el gran protector de mis hijos”, coment√≥ entre l√°grimas la peruana Mar√≠a Cardoza, quien lleg√≥ muy temprano a la inmensa explanada del Vaticano para poder asistir a la hist√≥rica canonizaci√≥n.

“Dos papas santos en el cielo, dos papas en la plaza”

Una enorme pancarta desplegada en la plaza resum√≠a el significado de la jornada para los cat√≥licos: “Dos papas santos en el cielo, dos papas en la plaza” de San Pedro.

En total 98 delegaciones encabezadas por 24 jefes de Estado y de gobierno, entre ellos los reyes de Espa√Īa, los presidentes de Ecuador, Honduras, El Salvador, as√≠ como el controvertido mandatario de Zimbabue, Robert Mugabe, asistieron a la canonizaci√≥n.

A la ceremonia, que duró unas dos horas, asistieron también representantes de todas las religiones, entre ellos una importante delegación judía, para rendir homenaje a dos papas que lucharon contra los prejuicios hacia los hebreos.

“Estoy muy emocionada, porque conoc√≠ personalmente a Juan Pablo II”, confes√≥ la argentina Fernanda de Diego, entre los miles de latinoamericanos y centroamericanos que atiborraban la plaza.

Banderas de Polonia, Argentina, Brasil, Colombia, ondeaban en la plaza , y dos tapices gigantes con las imágenes de los nuevos santos ornaban la fachada de la basílica de San Pedro.

La plaza fue adornada con 30.000 rosas rojas, amarillas y blancas donadas por Ecuador, cuyo presidente, Rafael Correa, estaba presente en el acto.

Las celebraciones se iniciaron el s√°bado con una “noche blanca” de oraciones en quince iglesias del casco hist√≥rico de Roma.

Un dispositivo especial para alojar, transportar y atender a los cientos de católicos de Europa fue desplegado por las autoridades de la capital italiana para gestionar el difícil tráfico de automóviles y personas.

La ceremonia pod√≠a ser seguida en varios idiomas, entre ellos espa√Īol, portugu√©s, √°rabe y franc√©s tanto en directo como por televisi√≥n.

La bas√≠lica de San Pedro permanecer√° abierta el domingo hasta la una de la ma√Īana para que los peregrinos de todo el mundo puedan orar en el mayor templo de la cristiandad.

La canonizaci√≥n fue transmitida en directo por televisi√≥n a numerosos pa√≠ses del mundo y seguida por unos 2.000 millones de personas de los cinco continentes, seg√ļn c√°lculos del Centro de Televisi√≥n Vaticano (CTV).

Nueve satélites transmitieron por primera vez la canonización en Alta Definición. Unas 500 salas de cine de unos 20 países la transmitieron gratuitamente en 3D.

URL CORTA: http://rbb.cl/98n8
Tendencias Ahora