Notas


Músicos cantando en balcones de Valparaíso dieron el vamos al Rockódromo 2012 ante 2.500 personas

Florcita Motuda en Facebook
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los balcones de la plaza Aníbal Pinto de Valparaíso se transformaron en el escenario para que Florcita Motuda, Mauricio Redolés y Camilo Eque inauguraran anoche la octava versión del Rockódromo, encuentro musical organizado por el Consejo de la Cultura a través de sus Escuelas de Rock, que en su primera jornada reunió cerca de 2 mil 500 personas en el transitado espacio porteño.

La “Noche en los balcones” se inició poco antes de las 21:00 horas, con los músicos ubicados en tres balcones distintos, donde uno a uno fueron interpretando sus temas frente a un público familiar que participó activamente de la propuesta.

El primero en salir a escena fue Mauricio Redolés, que con temas como “El espejo” y “Quien mató a Gaete” se robó todos los aplausos e incluso consiguió que los asistentes corearan el “Feliz cumpleaños” para su hijo Sebastián.

Camilo Eque fue la sorpresa de la jornada. Oriundo de Valdivia y egresado de las Escuelas de Rock de Los Ríos, el músico conquistó a los porteños que escucharon atentamente el repertorio escogido para esta ocasión.

Enfundado en una capa blanca, desde un comienzo Florcita Motuda se robó la película con sus intervenciones, interactuó en todo momento con el público y lo hizo participar en sus particulares coros. “Pobrecito mortal” y “Te amo aunque seas caradura” fueron parte de su rutina, aunque el broche de oro de la jornada lo dejó en manos de su éxito “Gente”.

La proyección del cortometraje “Los tres pescadores”, de Nicolás Lara, puso término a la jornada que además fue seguida a través de Internet por 2 mil 500 cibernautas en el sitio www.escuelasderock.cl.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados