Vida Actual
Martes 24 julio de 2018 | Publicado a las 17:58 · Actualizado a las 18:04
Experta relata los efectos que el excesivo uso del celular tiene en los ni√Īos
Publicado por: Francisca Rivas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En la actualidad, los tel√©fonos inteligentes y otros dispositivos similares se han instalado de manera permanente en la vida diaria de la mayor√≠a de las personas… incluyendo los ni√Īos.

Son estos √ļltimos quienes preocupan a los expertos, por los efectos negativos que el uso excesivo de tecnolog√≠a ya estar√≠a teniendo en el desarrollo de muchos menores de edad.

¬ŅCu√°les son esos efectos? Carolina P√©rez Stephens, educadora de p√°rvulos de la Universidad Cat√≥lica y m√°ster en Educaci√≥n de la Universidad de Harvard, indica -en entrevista con la revista Sonr√≠e Mam√° y Familia– que a√ļn no se conocen con exactitud, pero que cada vez salen m√°s a la luz.

Las principales consecuencias serían dificultad para concentrarse, problemas de aprendizaje y menor empatía, entre otros.

“Las investigaciones de neurociencias hablan de que las pantallas interactivas ‚ÄĒya sean tel√©fonos, tablets y juegos de video‚ÄĒ producen una cantidad anormal de dopamina en el cerebro, lo que trae como consecuencia ‘cortocircuitos’ en los ni√Īos. Derivado de esto se produce falta de atenci√≥n, agresi√≥n, cambios bruscos de humor, cambios en la presi√≥n sangu√≠nea y en el nivel de az√ļcar en la sangre. Tambi√©n se produce desmielinizaci√≥n de las neuronas, por lo que el nivel de aprendizaje de los ni√Īos ser√° muy bajo en un futuro pr√≥ximo.”

“Cabe destacar que la sobredosis de dopamina tambi√©n produce da√Īos en la √≠nsula, zona del cerebro que tiene relaci√≥n con la empat√≠a y la compasi√≥n“, a√Īade.

En ese sentido, una de las pr√°cticas que m√°s preocupa a la experta es que los ni√Īos lleven celulares al colegio, algo que considera innecesario.

“La cl√°sica excusa que dan los pap√°s para entregar celulares y que los lleven al colegio es ‘para que los puedan ubicar’. Pero, ¬Ņacaso el colegio no tiene secretaria y tel√©fono en caso de emergencia? ¬ŅD√≥nde qued√≥ el ponerse de acuerdo de antemano y cumplir lo que uno dice? Nos juntamos en tal lugar y a tal hora”, recalca.

Y acota que “los estudios han demostrado que el nivel de concentraci√≥n disminuye demasiado cuando el alumno tiene su celular cerca, ya que est√° constantemente chequeando si su foto tuvo un like en Instagram. Los ni√Īos no necesitan celular en el colegio“.

Pixabay (cc0)
Pixabay (cc0)

Ayuno total de pantallas

La experta relata que hay algunos profesionales que se han especializado en realizar tratamiento a ni√Īos que se han vuelto ‘adictos’ a los dispositivos inteligentes.

Entre ellos destaca la psiquiatra estadounidense Victoria L. Dunckley, quien “ha visto que muchos s√≠ntomas de otras enfermedades se parecen mucho a lo que ella llama ESS (Electronic Screen Sindrome o S√≠ndrome de Pantallas Electr√≥nicas)“, narra P√©rez.

Se trata de “ni√Īos que han sido diagnosticados como bipolares (por cr√≠ticos cambios de humor), con d√©ficit atencional (por ser incapaces de poner atenci√≥n en clases) y con tics nerviosos (de cara y cuerpo) llegan a su consulta porque los pap√°s ya no quieren seguir medic√°ndolos”.

Para superar esos casos de ‘adicci√≥n’, Dunckley les recomienda a los padres impedir que sus hijos usen celulares, consolas de videojuego y objetos tecnol√≥gicos similares durante 4 semanas.

“Durante la primera semana los ni√Īos reaccionan p√©simo, gritan, algunos golpean cosas, incluso a sus padres, lloran, amenazan con irse de la casa o incluso con suicidarse. Este periodo es tremendamente doloroso para los padres, pero tienen que mantenerse firmes. Deben sacarlos de paseo, distraerlos con otras actividades y para esto la doctora los ayuda con distintos planes de acci√≥n”, expresa.

Sobre ello, agrega que “dependiendo de la edad del paciente, luego de 1 a 3 semanas, sus cerebros se ‘resetean’ y vuelven a la normalidad: los tics desaparecen, la agresi√≥n da paso a la alegr√≠a, la atenci√≥n regresa, los ni√Īos se animan a leer y los padres vuelven a respirar. Es decir, todos sus s√≠ntomas no eran producto de una enfermedad de base. Eran sus cerebros que hab√≠an hecho distintos cortocircuitos”.

Por otra parte, Carolina explica que la edad tope para impedir consecuencias a largo plazo son los 12 a√Īos, cuando comienza la adolescencia.

“A partir de los 12 a√Īos uno como padre empieza a cosechar lo que sembr√≥ en la infancia de los hijos. Pero si ese ni√Īo creci√≥ mirando una pantalla, sin duda tendr√° pocas destrezas personales (…) ¬ŅQu√© resulta de todo esto? Es cosa de ver los diarios: malos resultados en comprensi√≥n lectora, bullying, universidades creando cursos para ense√Īar a sus alumnos a tolerar la frustraci√≥n y a ser feliz. ¬°Eso se ense√Īa desde guagua! Pero hay que ense√Īar, no pasar el tel√©fono”, destaca.

Y concluye que “si usted mir√≥ a su hijo a los ojos, tuvo buenas conversaciones, sali√≥ de paseo, trep√≥ cerros, ri√≥ y llor√≥ con √©l, su adolescencia ser√° m√°s normal”.

Si quieres ver la entrevista completa a Carolina Pérez Stephens, te invitamos a ingresar aquí.

Tendencias Ahora