Sociedad
Sábado 26 mayo de 2018 | Publicado a las 11:10 · Actualizado a las 14:30
La verdad detr√°s de la terrible imagen que mostr√≥ la hambruna de √Āfrica
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Fue en 1993 cuando el fotoperiodista Kevin Carter registr√≥ con su c√°mara una de las escenas m√°s impactantes de la hambruna que azotaba a Sud√°n, en √Āfrica.

En la captura, se puede ver a un peque√Īo fam√©lico que sobrevive a duras penas mientras al fondo un buitre espera su momento.

Esta imagen fue posteriormente publicada en el periódico norteamericano The New York Times, transformándose desde entonces en el rostro de los graves problemas de hambre que sacuden al continente negro.

El reportero, quien en 1994 recibi√≥ el premio Pulitzer gracias a la fotograf√≠a, hab√≠a comenzado su carrera varios a√Īos antes.

Kevin Carter (CC) Wikimedia Commons
Kevin Carter (CC) Wikimedia Commons

Nacido en Johannesburgo, Sud√°frica, Carter empez√≥ a fotografiar en 1983 lo que ocurr√≠a en las poblaciones per√≠f√©ricas de su ciudad natal, como Soweto, localidades que eran escenarios de violentos enfrentamientos en medio del apartheid. Ten√≠a 23 a√Īos.

Cabe se√Īalar que en 1976 un mandato gubernamental exigi√≥ la ense√Īanza tanto en afrik√°ans como en ingl√©s por igual en Soweto, medida que fue cuestionada debido a que la poblaci√≥n urbana no hablaba ese idioma. Esto gener√≥ una protesta que aunque se desarroll√≥ de forma pac√≠fica en un primer momento, termin√≥ con m√°s de 500 estudiantes muertos.

Fue así como su carrera comenzó a llevarlo por variados lugares retratando diferentes conflictos, llegando en 1993 a Sudán para realizar un reportaje sobre la hambruna registrada en el país.

En marzo de aquel a√Īo, Carter fotografi√≥ la escena que lo llevar√≠a a la fama: un peque√Īo, llamado Kong Nyong, se encontraba a duras penas sobreviviendo mientras un buitre lo acechaba.

Tal como recoge el el medio digital La Voz, la toma fue capturada en uno de los puestos de alimentación dispuestos por las Naciones Unidas.

Kevin Carter
Kevin Carter

Con el objetivo de no espantar al ave, el fotoperiodista aguard√≥ por cerca de 30 minutos hasta que el buitre estuviera lo suficientemente cerca del peque√Īo. Luego de realizar un par de fotograf√≠as m√°s, el carro√Īero vol√≥ lejos.

Sin saberlo, el sudafricano entrar√≠a con esta imagen en la historia del reportaje gr√°fico‚Äč.

Tras publicada en el The New York Post, la fotograf√≠a gener√≥ r√°pidamente un encendido debate sobre el rol de Carter en la impactante escena. En tanto, m√ļltiples cr√≠ticas, en su mayor√≠a negativas, cayeron sobre √©l.

Lo anterior, debido a que muchos reclamaron que lo que realmente debió haber hecho el fotógrafo, era dejar la cámara de lado y asistir de inmediato al menor.

De acuerdo a un art√≠culo del peri√≥dico espa√Īol El Mundo, no era mucho lo que el sudafricano hubiera podido haber hecho por ayudar al ni√Īo.

“La criatura de la foto lleva en su mano derecha una pulsera de pl√°stico de la estaci√≥n de comida de la ONU, instalada en aquel lugar. Si se observa la foto en alta resoluci√≥n, puede leerse, escrito en rotulador azul, el c√≥digo ‘T3′”, se√Īal√≥ el citado medio.

Florence Mourin fue quien coordinaba los trabajos en aquel improvisado campamento. Seg√ļn narr√≥, se usaba la letra “T” para identificar a quienes ten√≠an malnutrici√≥n severa, y una “S”, para los que s√≥lo necesitaban alimentaci√≥n suplementaria.

“El n√ļmero indica el orden de llegada al centro de alimentaci√≥n”, agreg√≥. Dicho de otro modo, el menor ten√≠a ten√≠a malnutrici√≥n severa y fue el tercero en llegar al centro.

Respecto a las acusaciones que cayeron sobre Carter, en el sentido de que habr√≠a dejado a la deriva al menor, fueron los propios padres del peque√Īo quienes lo desmintieron.

Seg√ļn admitieron en una entrevista hace unos pocos a√Īos, Kong Nyong sobrevivi√≥ a la hambruna. Falleci√≥ en 2008 a causa de una fiebre.

Despu√©s de la ic√≥nica imagen, Carter sigui√≥ tomando fotograf√≠as de adultos y ni√Īos muriendo debido al hambre. Y justo cuando recib√≠a el Pullitzer en 1994, su mejor amigo y tambi√©n fotoperiodista, Ken Oosterbroek, mor√≠a tras recibir un disparo mientras trabajaba en Thokoza (Sud√°frica).

Kong Nyong, el ni√Īo de la ic√≥nica imagen
Kong Nyong, el ni√Īo de la ic√≥nica imagen

Estos hechos reflejan el sufrimiento que guardó a lo largo de toda su carrera, en la cual se vio enfrentado a los hechos más trágicos y desgarradores. Asesinatos, violencia, hambrunas y conflictos fueron parte del coctail con el que Carter debió lidiar.

Pero no sólo eso, ya que además llegó un punto en el que se vio en bancarrota, lo que ahondó más su depresión.

“De verdad que lo siento mucho. El dolor de la vida anula la alegr√≠a hasta el punto de que la alegr√≠a no existe … Estoy deprimido … sin tel√©fono … ni dinero”, escribi√≥ en una carta un d√≠a de julio de 1994.

“Me obsesionan los v√≠vidos recuerdos de asesinatos y cad√°veres y rabia y dolor… de ni√Īos hambrientos o heridos, de locos que provocan el caos, a menudo polic√≠as, de verdugos asesinos … Me voy para unirme a Ken con algo de suerte”, agreg√≥, refiri√©ndose a su buen amigo.

El 27 de julio de aquel a√Īo, Carter se dirigi√≥ sin previo aviso a la casa de Monica, esposa de su amigo Oosterbroek, para contarle sus problemas.

Todavía recuperándose de la muerte de su marido tres meses antes, ella estaba en condiciones de ofrecerle algunos consejos. Kevin se fue a las 17:30 horas.

Luego de aquella reuni√≥n, se dirigi√≥ hasta un lugar en Parkmore en el que sol√≠a jugar cuando ni√Īo. Cuando ya eran cerca de las 21:00 horas, no aguant√≥ m√°s y se quit√≥ la vida.

Con 33 a√Īos, el sudafricano Kevin Carter se convirti√≥ en un todo un √≠cono del fotoperiodismo.

Tendencias Ahora