Sociedad
iPhone 7 le salva la vida a joven británico que recibió un disparo en medio de un asalto
Publicado por: Constanza Navarrete
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Anthony Kaufman (21) se dirigía a la Escuela Primaria Lakewood en St. Albans, ciudad inglesa donde vive, para vender un computador que había armado el mismo.

En el bolsillo delantero derecho de sus jeans guardó su iPhone 7 Plus sin imaginar que este hábito le salvaría la vida unos minutos más tarde, debido a un asalto a mano armada.

Kaufman gastó miles de dólares en construir el computador y optimizarlo para videojuegos, así que corrió la voz de que estaba tratando de venderlo, recibiendo la oferta de 720 mil pesos a través de un mensaje de Facebook.

“Estuvo interesado en eso por dos semanas, y s√≥lo me dijo que no ten√≠a el dinero; que me iban a pagar pronto”, dijo Kaufman. “Parec√≠a que s√≥lo quer√≠a comprarlo”, agreg√≥.

Seg√ļn recoge el peri√≥dico estadounidense Charleston Gazzete-Mail, ambos se pusieron de acuerdo para encontrarse en un lugar que parec√≠a seguro, la escuela Lakewood, cuyo estacionamiento estaba muy bien iluminado.

Entonces el joven invitó a su potencial comprador a sentarse en el asiento del copiloto y fue en ese momento que el hombre sacó rápidamente una pistola de color verde oliva.

“Conoc√≠ gente para comprar y permutar tel√©fonos”, dijo Kaufman. “Constru√≠ yo mismo mi computador, as√≠ que hice muchos intercambios electr√≥nicos”, explic√≥¬∑

Momentos de terror

La víctima relató que golpeó al hombre antes de que ambos agarraran el arma. Luego un estallido de luz llenó el automóvil, seguido de cristales rotos y humo.

Una bala hab√≠a atravesado ambos extremos de su tablero central antes de que terminara en su iPhone, dejando s√≥lo una peque√Īa rasgadura en sus pantalones. “No ten√≠a ninguna marca en m√≠”, dijo Kaufman.

Tras ese momento de violencia, el asaltante bajó del automóvil cuando Kaufman apretó el acelerador, pero ninguno llegó muy lejos; una mujer se paró frente a él, deteniendo el vehículo y un segundo hombre se acercó con su propia arma.

El segundo asaltante puso el arma en la cabeza del joven y le ordenó que cerrara los ojos. El trío desapareció pronto, llevándose el computador de Kaufman.

“Pens√© que me hab√≠a disparado en ese momento”, dijo. “Estaba en estado de shock y no quer√≠a mirar la sangre porque en las pel√≠culas ven sangre, se desmayan y luego no se salvan“, record√≥.

Kaufman llegó a la casa de su novia y más tarde a la casa de su madre. El jefe Joe Crawford, del Departamento de Policía de St. Albans, dijo que sus oficiales respondieron un llamado alrededor de las 22:30 horas de este miércoles.

Por supuesto, nadie de su familia daba crédito de la suerte que tuvo al recibir el disparo y que no le pasara nada. A continuación puedes ver cómo quedó su teléfono:

Charleston Gazzete-Mail
Charleston Gazzete-Mail
Tendencias Ahora