“Perú se ha quedado con toda el agua del río Uchusuma que nos pertenece”. Con esas palabras, el senador Manuel Ossandón denunció el desvío artificial del cuerpo de agua hacia Tacna, lo que tiene complicados a los habitantes de la zona.

La acusación del parlamentario se da luego de la visita que realizó la semana pasada al norte, donde constató en terreno la desviación del curso de agua compartido por Chile, Perú y Bolivia, publica El Mercurio.

Mediante un canal, llamado también Uchusuma y construido por nuestro país durante la Guerra del Pacífico, los peruanos se llevan el agua hacia Tacna, denunció Ossandón.

Ello, provocó -a juicio del congresista- que el río esté seco hace 30 años.

“Esto demuestra dos cosas: que los pueblos originarios no tienen voz y están absolutamente abandonados, y que el Estado chileno no le ha dado la importancia a la soberanía geopolítica que tiene la situación”, aseguró.

El senador también criticó que Perú está aprovechando el agua sin un acuerdo de uso, pese a que ello está establecido en la norma internacional.

“Hay que cuidar la soberanía, la estrategia, el desarrollo y el agua. No podemos dejar que nos aplasten de la forma en que lo están haciendo. Perú se ha quedado con toda el agua del Río Uchusuma que nos pertenece a nosotros”, sentenció Ossandón.

Según explicó al matutino nacional el Dr. Manuel Prieto, académico de la Universidad Católica del Norte, el desvío del río provocó un cambio radical en el sector, pues la vegetación ha disminuido.

“Las comunidades pastoriles han visto mermado su sustento de vida cotidiana”, detalló.