Nacional
Lunes 11 marzo de 2019 | Publicado a las 13:02
Investigación expone que energía no liberada en 27F podría "influenciar" otro megaterremoto en Chile
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una investigaci√≥n de la Universidad de Oxford, a cargo del sism√≥logo japon√©s Hiroo Kanamori, concluy√≥ que la energ√≠a no liberada el 27 de febrero de 2010 podr√≠a llevar a un escenario similar al megaterremoto ocurrido en Valdivia el 22 de mayo de 1960, eso s√≠, en cientos de a√Īos m√°s.

En estricto rigor, lo ocurrido en la regi√≥n de Los R√≠os hace casi seis d√©cadas califica como “at√≠pico”, mientras que el 27F corresponde a un movimiento “t√≠pico”, situaci√≥n que de acuerdo al trabajo de Kanamori podr√≠a reiterarse en un periodo no tan largo de tiempo.

Matt Miller, profesor asistente en la Facultad de Geof√≠sica de la Universidad de Concepci√≥n analiz√≥ el documento, indicando a BioBioChile que “ellos est√°n viendo las direcciones de las oscilaciones que gener√≥ el terremoto en Valdivia y lo que est√°n diciendo es que lo ocurrido en 1960 no fue un terremoto com√ļn y corriente de una zona de subducci√≥n”.

Un factor clave es lo se√Īalado por Miller como el “componente lateral”, acotando que “t√≠picamente la placa oce√°nica se va debajo del continente, y en este caso est√°n apuntando que adem√°s abajo del continente se est√° moviendo lateralmente hacia un lado, por eso (el megaterremoto) tuvo una magnitud de ese tipo”.

Respecto a lo ocurrido para el 27 de febrero de 2010, Miller indic√≥ que el trabajo de Kanamori apela a que el evento s√≠smico de esa fecha fue bastante distinto, ya que “el componente de movimiento lateral no se realiz√≥”, por lo que no se liber√≥ una energ√≠a comparable a un terremoto de magnitud 8,3.

Debido a esto, seg√ļn lo afirmado por Matt, la “placa oce√°nica se fue por debajo, pero no se movi√≥ lo suficiente hacia una lado”.

En definitiva, este estudio publicado por el Diario Internacional de Geof√≠sica de la Oxford University Press (casa editorial y secci√≥n de la universidad hom√≥nima) concluye que la energ√≠a que qued√≥ pendiente de 2010 no se va a liberar hoy; si no que -de acuerdo a palabras del profesor- se va a ir “acumulando y acumulando por medio de varios ciclos s√≠smicos a trav√©s de cientos de a√Īos y se va a liberar en un terremoto que va a tener mayor magnitud”.

Con el objetivo de simplificarlo a√ļn m√°s, Matt Miller manifest√≥ que “si bien no se sabe, -en algunos cientos de a√Īos m√°s- en vez de liberarse un terremoto magnitud 8,3, se va a juntar el movimiento con un terremoto 8,8 y va a producir un terremoto a√ļn m√°s grande”, evento que se puede calificar como “at√≠pico”, tal como lo fue el de 1960.

“Entonces, est√°n diciendo que lo de 2010 es algo t√≠pico y lo del 1960 tiene este componente adicional at√≠pico. T√ļ vas a tener como cuatro o cinco terremotos t√≠picos y luego uno at√≠pico, que es m√°s grande”, sentenci√≥ el profesor.

Volviendo al megaterremoto de 1960, la investigaci√≥n en cuesti√≥n lo catalog√≥ como uno de los registros hist√≥ricos m√°s importantes en sismolog√≠a, ya que fue “uno de los tres registros que brind√≥ la oportunidad para las primeras observaciones definitivas de Oscilaciones libres de la tierra”.

De acuerdo al propio trabajo de Hiroo Kanamori, la variabilidad antes expuesta debe “considerarse en la evaluaci√≥n de riesgos a largo plazo de los terremotos de la zona de subducci√≥n”.

Tendencias Ahora