Nacional
Martes 15 enero de 2019 | Publicado a las 14:08 · Actualizado a las 14:19
A√ļn hay seis sacerdotes espa√Īoles imputados por el Caso Maristas: este es el relato de las v√≠ctimas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

De los imputados que maneja la Fiscal√≠a por los casos de abusos y violaci√≥n pederasta dentro de la iglesia, hay siete espa√Īoles de la Congregaci√≥n de los Hermanos Maristas en Chile, cuyas v√≠ctimas relataron la cruda versi√≥n de los hechos.

El Papa Francisco ordenó abrir una causa penal ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, por no haber impuesto sanción alguna en la primera etapa de la investigación, consigna El País.

Los testimonios acusan una red criminal, haber sido “esclavizados” e incluso, haber sufrido abusos de forma reiterada por a√Īos.

Seg√ļn el Ministerio P√ļblico, los delitos perseveraron en diferentes recintos educacionales durante al menos 50 a√Īos, entre 1967 y 2016.

Asimismo, la entidad aclar√≥ en su cuenta p√ļblica que actualmente llevan 148 casos por il√≠citos de esta naturaleza cometidos por miembros del clero, sumando 255 v√≠ctimas.

En el caso de los maristas, √©stos suman una treintena de v√≠ctimas, que entonces eran escolares menores de edad, y 25 imputados del total, donde destacan siete espa√Īoles.

Pagos de silencio

El medio europeo se√Īala que la Fiscal√≠a est√° al tanto de al menos dos pagos “de silencio” efectuados por los maristas. En 2015 se firm√≥ un cheque por el equivalente a unos 65 mil euros, mientras que en 2017, se efectu√≥ el pago de 100 mil euros.

Las sospechas de los fiscales Ra√ļl GuzmaŇĄ y Guillermo Adasme apuntan a que la Congregaci√≥n de Hermanos Maristas estaba al tanto hace a√Īos de los abusos en cinco de sus recintos en tres regiones diferentes del pa√≠s y que la instituci√≥n s√≥lo realiz√≥ traslados, remociones y pagos a cambio de no hablar al respecto.

En abril del a√Īo pasado, uno de los l√≠deres, el marista espa√Īol Mariano Varona (74) reconoci√≥ a la Fiscal√≠a que pagaron a algunas v√≠ctimas para comprar su dicreci√≥n, incluso con documentos formales de la congregaci√≥n.

Testimonios y reacciones

‚ÄúFuimos escogidos, marcados, atacados y luego, esclavizados en el secreto y silencio‚ÄĚ, relat√≥ Jaime Concha (56) v√≠ctima de abuso sexual reiterado desde 1973, cuando ten√≠a s√≥lo 10 a√Īos y cursaba la b√°sica en el instituto Alonso de Ercilla, en Santiago.

La v√≠ctima indic√≥ que el primero que abus√≥ de √©l fue el espa√Īol Jos√© Monasterio, ya fallecido, que ya en esa √©poca ten√≠a unos 70 a√Īos y se abalanz√≥ sobre el ni√Īo en una sala privada.

Un segundo abusador fue Abel P√©rez (71), que abus√≥ de √©l durante en a√Īos en diferentes sitios (capilla, oficina, gimnasio, habitaci√≥n), cuando Concha ten√≠a 12 a√Īos. Asimismo, relat√≥ que se aprovech√≥ de √©l en un campamento, cuando estaba enfermo.

‚ÄúEs una organizaci√≥n criminal lo que hemos denunciado‚ÄĚ, se√Īal√≥ Concha. Para √©l era imposible que nadie se diera cuenta de lo que ocurr√≠an a muchos estudiantes.

‚ÄúUno de mis abusadores me llevaba a su habitaci√≥n, en el mismo colegio. Varias veces escuch√© que otros hermanos le dec√≠an: ‚Äė¬ŅPara qu√© lo trajiste? Sabes que no puedes traerlo a esta hora‚Äô. Eran como perros peleando por su presa‚ÄĚ, afirm√≥.

Recién en septiembre de 2017, ante la visita del sumo pontífice en enero de 2018, la congregación denunció a Abel Pérez; una denuncia ambigua, sin detalles, consigna El País.

Este √ļltimo tambi√©n abus√≥ de Gonzalo Dezerega (53) cuando ten√≠a la misma edad de Concha, en el mismo colegio, pero en 1975. Lo toc√≥ por primera vez al abordarlo mientras lloraba.

La segunda fue m√°s directa: ‚ÄúMe pregunt√≥: ‚Äė¬ŅTe has masturbado alguna vez?‚Äô No sab√≠a lo que era la masturbaci√≥n. Apenas sab√≠a que el pene era para hacer pip√≠. Se abalanza, me empieza a tocar, llevando mis manos hacia sus genitales. Intento arrancar, pero la puerta estaba cerrada con llave. Cuando me doy la vuelta, P√©rez estaba de rodillas, rezando. Se pone de pie, me mira y me dice: ‚ÄėMira lo que me hiciste hacer. Habl√© con Dios y Dios te perdona. Lo que me hiciste hacer es un pecado‚Äô. Abri√≥ la puerta y me orden√≥ que no se lo contara a nadie‚ÄĚ, relat√≥ Dezerega.

Pocos d√≠as despu√©s lo habr√≠a violado en los camarines. ‚ÄúCon mi pantal√≥n corto blanco de gimnasia en el suelo, lloraba mientras √©l nuevamente me dec√≠a: ‚ÄėMira lo que me hiciste hacer‚ÄĚ, afirm√≥ la v√≠ctima.

Eneas Espinoza (46) denunci√≥ que el sacerdote Adolfo Fuentes lo oblig√≥ a practicarle sexo oral en una sala privada y luego lo llev√≥ a lavarse los dientes para volver “limpiecito” a clases.

As√≠, Espinoza asegur√≥ que los abusos fueron al menos, por dos a√Īos.

Los imputados

En septiembre de 2018, el salesiano David Albornoz terminó una larga investigación con decenas de testimonios de las víctimas de los maristas y las versiones de los acusados.

Sin embargo, no se han aplicado sanciones, por lo que el Papa decidi√≥ promover un proceso penal contra los maristas en Chile, ante la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe, una de las acciones que ha llevado el pont√≠fice para “limpiar” la Iglesia Cat√≥lica.

Este lunes se reunió durante una hora en el Vaticano con una delegación de la Conferencia Episcopal para abordar, justamente, las medidas que se han tomado ante la avalancha de denuncias. No obstante, no fue lo que esperaban las víctimas.

De los siete espa√Īoles imputados, P√©rez es el √ļnico que ha sido expulsado de la congregaci√≥n. 16 de sus v√≠ctimas han relatado a la Fiscal√≠a los abusos cometidos en el Instituto Ercilla y en el Colegio Marista Marcelino Champagnat de La Pintana.

En el informe de Albornoz, P√©rez confiesa: ‚ÄúRespecto a ni√Īos y adolescentes que yo haya tocado, pueden ser 20 o 30 entre todos los colegios donde estuve‚ÄĚ.

Los otros seis imputados espa√Īoles fueron denunciados tambi√©n por exalumnos del Instituto Ercilla, afirma el medio espa√Īol:

A Jes√ļs Mar√≠a Casta√Īeda de la Viuda (64) lo acusa una v√≠ctima por delitos que se habr√≠an cometido en 2004; a Adolfo Fuentes Corral (75) lo acusan dos personas por delitos cometidos en una fecha a√ļn no precisada; a Jes√ļs Trigero Juanes (73), se le investiga por un abuso cometido en 2016; a Clemente Cerezo Madrigal (70) por abusos cometidos entre 1974 y 1976; a Germ√°n Ch√°ves Alonso (77), por abusos en 1978. Todos ellos, adem√°s de Jos√© Monasterio, fallecido en 1987, por abusos cometidos entre 1974 y 1978.

Tendencias Ahora