Internacional
Lunes 05 noviembre de 2018 | Publicado a las 08:01 · Actualizado a las 08:28
Muere Amal, ni√Īa s√≠mbolo de la guerra y hambruna en Yemen que revel√≥ la terrible crisis en su pa√≠s
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Octubre estaba por despedirse y el peri√≥dico estadounidense The New York Times, revelaba a sus lectores una serie de fotograf√≠as de las v√≠ctimas del conflicto que sacude a Yemen y a sus habitantes, con los constantes bombardeos saud√≠es de una guerra financiada por Gran Breta√Īa y Estados Unidos.

En un recorrido period√≠stico por un hospital, al norte yemen√≠, encontraron a una ni√Īa de 7 a√Īos junto a su madre en una de las camas de este centro de salud, donde la guerra ha dejado sus peores escenas. Yamal Hussain llam√≥ la atenci√≥n y se convirti√≥ r√°pidamente en un s√≠mbolo de la crueldad que los conflictos dejan en cualquier parte del mundo. Junto a las otras v√≠ctimas, fue retratada y su historia recibida con conmoci√≥n por parte de los lectores.

otra

Muchos de ellos escribieron al peri√≥dico sobre la forma de hacer llegar la ayuda a Mariam Ali, la madre de Amal. Una semana despu√©s, el mismo medio de comunicaci√≥n informaba de la muerte de la peque√Īa, debido a su fragilidad, producto de su severa desnutrici√≥n.

“Mi coraz√≥n est√° roto”, declaraba la devastada madre v√≠a telef√≥nica a The New York Times. “Amal siempre estaba sonriendo. Ahora estoy preocupada por mis otros hijos “.

The New York Times
The New York Times

Hacía unos cuantos días atrás era alimentada cada dos horas con leche, pero su estómago ya no toleraba nada. Vomitaba lo recibido, acortando los minutos de vida. Los médicos a su cargo lo decían entre líneas a los reporteros

La Doctora de Amal, Mekkia Mahdi, acarici√≥ el cabello de la ni√Īa y a la vez, en una muestra de su complicado estado, tir√≥ de la flaccida piel de sus brazos. “Mira, sin carne. S√≥lo huesos”.

The New York Times
The New York Times

Los otros millones de Amal

Naciones Unidas est√° llevando a cabo el preocupante conteo que la guerra ha dejado en cuanto a hambruna y efectos directos de esta en la poblaci√≥n infantil. 1.8 millones de ni√Īos est√°n gravemente desnutridos.

8 millones de personas en total, están dependiendo de raciones de alimentos de emergencia en la atribulada Yemen. La ONU ya advirtió que en los próximos meses la situación puede aumentar a niveles catastróficos, es decir, de 8 a 14 millones de personas esperando por una ración de comida que corre riesgo de no llegar a sus bocas, producto de la cruel guerra.

The New York Times
The New York Times

Amal, por ejemplo, proven√≠a de la frontera con Arabia Saudita. Huy√≥ con su mam√° y hermanos, hace 3 a√Īos porque en ese lugar, desde que inici√≥ el conflicto, se contabilizan 18.000 bombardeos.

Estados Unidos, el proveedor de armas a la parte saudí, llamó recientemente a un cese al fuego, pero este ha sido ignorado desde la estrategia armada, siguiendo su rumbo destructivo y devastador.

“Tenemos que avanzar hacia un esfuerzo de paz aqu√≠, y no podemos decir que lo haremos en el futuro”, declar√≥ el pasado martes el Secretario de Defensa Jim Mattis. En la diplomacia que cabe dentro del poder√≠o militar estadounidense, hay una esperanza de que atiendan el llamado.

Esperanza. Ese es precisamente lo que significa Amal en espa√Īol. Para ella ya no existe, pero su nombre qued√≥ danzando en la conciencia mundial, sobre todo de aquellos lectores que se preocuparon por enviar ayuda a su madre desde el mismo pa√≠s que financia la guerra en Yemen.

A√ļn, esa intenci√≥n de aporte es necesaria para Mariam Ali y sus otros hijos, quienes no est√°n en una situaci√≥n muy distinta a la de su fallecida y tristemente c√©lebre hermana.

The New York Times
The New York Times
Tendencias Ahora