Internacional
Martes 11 junio de 2019 | Publicado a las 08:09
Hombre que circulaba en scooter eléctrico muere al chocar con un camión en París
Por Gonzalo Cifuentes
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un hombre de 25 a√Īos que circulaba en scooter el√©ctrico muri√≥ el lunes al chocar con una cami√≥n en Par√≠s.

El hombre, que seg√ļn una fuente cercana al caso no respeto la prioridad a la derecha, fue llevado al hospital, donde falleci√≥, indicaron los bomberos.

Los monopatines el√©ctricos de alquiler aparecieron hace un a√Īo en Par√≠s y desde entonces est√°n en todas las calles, en todas las aceras, y el entusiasmo por estos veh√≠culos asociados a la infancia durante mucho tiempo no tiende a desaparecer.

En mayo, los operadores de los monopatines de alquiler discutieron con la alcald√≠a de Par√≠s una normativa de buena conducta “para un uso controlado y sostenible” de estas m√°quinas y “respeto por el espacio p√ļblico y la seguridad de los veh√≠culos parisinos”.

M√°s de una decena de empresas de alquiler, incluidos American Bird, Lime y m√°s recientemente Uber, operan en Par√≠s, y la flota de monopatines el√©ctricos, que actualmente se estima en 15.000, podr√≠a llegar a 40.000 para fines de a√Īo.

En sus seis primeros meses de servicio, Lime, que considera que “Par√≠s es uno de los mercados m√°s grandes de monopatines de alquiler en el mundo”, estima el n√ļmero de rentas diarias en 30.000 y en m√°s de dos millones el n√ļmero de trayectos efectuados con su flota.

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

“Es f√°cil, es libertad”, afirma Yosra Haj Jabid, una joven tunecina italiana que lleg√≥ recientemente a Par√≠s y que suele desplazarse a diario en monopat√≠n, m√°s que en transporte p√ļblico com√ļn.

“R√°pido, f√°cil y divertido, menos caro que un Uber”, defendi√≥ una pareja de turistas ingleses, John y Lizzy, que recorr√≠an el barrio de la Tour Eiffel sobre estas plataformas met√°licas a bater√≠a.

Sin embargo, hay quienes se oponen a su uso. “Esta gente hace como si estuvieran solo ellos. Toman riesgos, van esquivando peatones, estacionan sus aparatos en cualquier lugar. ¬ŅD√≥nde est√° el civismo?”, se pregunta indignado Yves Goupil, un hombre de 88 a√Īos.

Frente a los peligros y a la utilizaci√≥n an√°rquica de los monopatines, el Consejo de Par√≠s adopt√≥ en abril varias medidas de regulaci√≥n: multa de 135 euros por circular en las aceras, 35 euros por dejarlo estacionado en cualquier sitio y a partir de septiembre introducir√°n un decreto para terminar “con la ley de la selva”, seg√ļn las palabras de la ministra de Transporte Elisabeth Borne.

Este decreto prohibir√° entre otras cosas aquellos aparatos que sean capaces de exceder la velocidad en 25 km/h, y va a instaurar la obligaci√≥n de circular por las pistas para bicicletas. Adem√°s el casco ser√° obligatorio para los menores de 12 a√Īos.

Varias ciudades de Europa y algunas de Am√©rica Latina adoptaron en los √ļltimos meses medidas para reglamentar el creciente aumento de los monopatines. Barcelona, particularmente desbordada por el turismo en masa, ha fijado un reglamento muy espec√≠fico a trav√©s de ordenanzas municipales.

Tendencias Ahora