Internacional
Lunes 29 abril de 2019 | Publicado a las 19:04 · Actualizado a las 09:23
Su "abuelo" la viol√≥ desde los 5 a√Īos, la embaraz√≥ a los 12 y le practic√≥ un cruel aborto casero
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Charlotte Wade es resiliente. Al conocer su historia de vida, no hay duda de eso. Sobreponerse a lo que sufri√≥ de ni√Īa, es la m√°xima prueba.

En 2002, con apenas 5 a√Īos, comenz√≥ a ser abusada sexualmente por un cercano de la familia. No era su sangre, pero era el padre de su padrastro y ella, a su corta edad, lo miraba como un abuelo.

Raymond Hodges ten√≠a en ese entonces 56 a√Īos y se mostraba ante su hijo y la madre de Charlotte como un abuelo amoroso. Detr√°s de su fachada estaba un ped√≥filo en potencia, seg√ļn el escalofriante relato que ha sido difundido por The Mirror.

Hodges no vivía con Charlotte y su familia. Viajaba una vez al mes desde Southend-on-Sea, Essex,(Reino Unido) hasta Barry, South Glamorgan. Así comenzó todo el historial de abusos que fue de mal en peor.

“Amaba a Raymond como si √©l fuera mi verdadero abuelo”, record√≥ Charlotte. “Siempre me tra√≠a chocolates. Pero ese d√≠a,(Raymond) fue diferente y me pregunt√≥ si sab√≠a besar como un adulto. Cuando dije que no, me bes√≥ en los labios. Despu√©s, me dijo que era nuestro secreto y lo har√≠a cada vez que estuvi√©ramos solos”.

El hombre sigui√≥ su conducta criminal hacia la ni√Īa. De hecho, ella comenz√≥ a temer sus visitas. La abusaba incluso cuando los padres de √©sta dorm√≠an.

The Mirror / Reino Unido
The Mirror / Reino Unido

En 2003, cuando Charlotte ten√≠a seis a√Īos, Hodges se mud√≥ a Barry para estar “m√°s cerca de la familia”.

“Me sent√≠ enferma. Se mud√≥ a un piso a s√≥lo unos minutos de nuestra casa y me quedaba ah√≠ la mayor√≠a de los fines de semana. Me obligaba a tocarlo y me tocaba en mis partes privadas”.

El silencio fue la √ļnica opci√≥n de una ni√Īa que estaba confundida y atemorizada.

“√Čl amenaz√≥ con lastimar a mis hermanos si se lo contaba a alguien. Estaba desesperada por protegerlos, as√≠ que me qued√© callada”, relat√≥.

Un a√Īo m√°s tarde, cuando Charlotte ten√≠a siete a√Īos, Hodges la llev√≥ a su departamento, la empuj√≥ al piso de la sala y la viol√≥. “El dolor era insoportable. Me dijo que esto es lo que hac√≠an los adultos”.

El sujeto estaba fuera de s√≠ y su comportamiento, de bestia a figura del abuelo amoroso, lo dec√≠a todo. “Despu√©s, me compr√≥ dulces de la tienda como si nada hubiera pasado. Un a√Īo despu√©s (a la edad de 8 a√Īos), comenz√≥ a filmar las agresiones sexuales. Al principio, me negu√©, pero √©l me dio una patada en el est√≥mago y luego me viol√≥ de todos modos”.

La pr√≥xima vez que la menor se neg√≥, la forz√≥, tras poner una de sus peque√Īas manos en un hervidor.

The Mirror / Reino Unido
The Mirror / Reino Unido

Un aborto… con un gancho de ropa

En la casa de los Wade hab√≠an transcurrido 6 a√Īos de vida en familia. Para Charlotte, era un periodo de puro infierno, pero lo m√°s doloroso, f√≠sicamente hablando, estaba por venir.

Con s√≥lo 12 a√Īos y con un historial de abusos y violaciones, la ni√Īa tuvo ausencia de menstruaci√≥n y se lo reclam√≥ al hombre que le arrebat√≥ la inocencia. Raymond la someti√≥ a una prueba de embarazo, la cual dio positivo.

El sujeto no le dijo nada durante al menos dos semanas y su vida transcurría bajo el miedo y la impotencia.

“No me dej√≥ ver los resultados y no se mencion√≥ nada durante unas semanas”.

El mes siguiente, Charlotte fue llevada al departamento de Raymond. Allí apareció un amigo suyo. De la nada, el hombre la empujó al suelo y la inmovilizó.

“Estaba aterrorizada y pens√© que me iba a violar, luego apareci√≥ el abuelo con un gancho de ropa, me baj√≥ la ropa interior y me lo meti√≥ dentro. Nunca hab√≠a sentido un dolor as√≠. Sent√≠a que iba a morir”, dijo.

El sujeto le dijo a su “nieta” que no estaba embarazada y la dej√≥ tirada en el suelo, sangrando. Ella se limpi√≥ pero dijo sentirse en agon√≠a en los pr√≥ximos d√≠as en los que, incre√≠blemente, sus padres no se daban cuenta de lo que ocurr√≠a. “Estaba desesperada por dec√≠rselo a alguien”.

Los abusos continuaron durante los pr√≥ximos dos a√Īos, todas las semanas (hasta los 14). La joven describe que fueron menos recurrentes cuando lleg√≥ la adolescencia.

The Mirror / Reino Unido
The Mirror / Reino Unido

La hora de hablar

Raymond discuti√≥ con la madre de Charlotte y dej√≥ de acercarse a la vivienda de los Wade. “Incluso despu√©s de que el abuelo se fue, nunca me sent√≠ segura. Sufr√≠ terribles ‘flashbacks’ y me hice da√Īo, trat√© de terminar con mi vida varias veces. Me di cuenta de que el abuelo ten√≠a que ser castigado por lo que me hab√≠a hecho”.

Entre los abusos, violaciones, aborto e intentos de suicidio, hab√≠an transcurrido 14 largos a√Īos. “As√≠ que en noviembre de 2016, lo report√© a la polic√≠a. Una semana despu√©s, fue arrestado y acusado”.

Charlotte rindi√≥ su testimonio, contando toda la pesadilla vivida con el hombre que hasta en el escalofriante relato, califica como su “abuelo”.

En julio de 2017, Hodges, ahora de 73 a√Īos, compareci√≥ ante el Tribunal de Cardiff acusado de 24 delitos contra Charlotte.

Se declar√≥ culpable de un cargo de violaci√≥n de una ni√Īa menor de 13 a√Īos, un cargo de agresi√≥n sexual de una menor de 13 a√Īos, agresi√≥n de una ni√Īa menor de 13 a√Īos y causar o incitar a una ni√Īa menor de 13 a√Īos para participar en actividades sexuales.

Despu√©s de un juicio de dos semanas, Hodges fue declarado culpable de 20 cargos. El resto requer√≠a pruebas que Charlotte (ahora de 22 a√Īos) no ten√≠a en su poder.

El juez Philip Harris-Jenkins coment√≥ que el acusado no hab√≠a mostrado ning√ļn remordimiento por lo que llam√≥ “la campa√Īa de abusos sexuales m√°s depravada y horrible”.

Hodges fue sentenciado a 25 a√Īos de prisi√≥n y el juez le orden√≥ que firmara el registro de por vida de los delincuentes sexuales.

“Cuando la polic√≠a me dijo, ca√≠ al suelo llorando”, asegur√≥ Charlotte. “Hablar me ha ayudado a seguir adelante con mi vida y quiero instar a otros a que hagan lo mismo. Mi abuelo enfermo puede haberme privado de una infancia feliz, pero me niego a dejar que arruine mi vida”, concluye una joven mujer, quien ha sido calificada como la “valiente Charlotte” en los peri√≥dicos brit√°nicos.

The Mirror / Reino Unido
The Mirror / Reino Unido
Tendencias Ahora