Internacional
Jueves 04 octubre de 2018 | Publicado a las 12:30 · Actualizado a las 13:04
Pa√≠ses Bajos expulsa a cuatro esp√≠as rusos y se suma a acusaciones contra Mosc√ļ
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pa√≠ses Bajos anunci√≥ el jueves haber expulsado a cuatro esp√≠as rusos tras un intento frustrado de ataque inform√°tico contra la Organizaci√≥n para la Prohibici√≥n de las Armas Qu√≠micas (OPAQ), uno m√°s de los recientes ciberataques internacionales de los que varios pa√≠ses occidentales acusaron a Mosc√ļ.

Las autoridades neerlandesas explicaron que los presuntos agentes rusos habían colocado un vehículo repleto de equipos de vigilancia electrónica en el aparcamiento de un hotel cercano a la sede de la OPAQ en La Haya para piratear su sistema informático.

El intento de ciberataque tuvo lugar en abril, cuando la organizaci√≥n analizaba un presunto uso de armas qu√≠micas en Siria, que los pa√≠ses occidentales atribuyeron a Mosc√ļ, y el envenenamiento con una sustancia neurot√≥xica del exesp√≠a ruso Sergu√©i Skripal en Inglaterra, del que Londres acus√≥ tambi√©n a Rusia.

La operaci√≥n policial en los Pa√≠ses Bajos cont√≥ con la ayuda de Gran Breta√Īa y se sum√≥ a declaraciones de Reino Unido en las que, horas antes, hab√≠a acusado a la inteligencia militar rusa de algunos de los principales ciberataques realizados en el mundo en los √ļltimos a√Īos.

La OPAQ confirm√≥ en un comunicado que “desde principios de 2018” ha constatado “un aumento de las actividades relacionadas con la ciberseguridad”.

“La OPAQ se toma muy en serio la seguridad de sus sistemas de informaci√≥n y de sus redes” a√Īadi√≥.

“Con la operaci√≥n expuesta hoy hemos arrojado nueva luz sobre las inaceptables actividades cibern√©ticas del servicio de inteligencia militar ruso, el GRU”,
afirmaron en un comunicado conjunto la primera ministra británica Theresa May y su homólogo neerlandés Mark Rutte.

Estas acusaciones amenazan con tensar a√ļn m√°s las dif√≠ciles relaciones entre Reino Unido y Rusia, que comenzaron a degradarse en 2006 tras el asesinato en Londres del exesp√≠a ruso Alexander Litvinenko con una sustancia radioactiva.

Y de momento ya lograron abrir un nuevo frente en la moderna guerra fría que rusos y occidentales se libran desde hace meses.

Imputaciones en Estados Unidos

El Departamento de Justicia estadounidense anunci√≥ la imputaci√≥n de siete agentes de la inteligencia militar rusa por una campa√Īa global de ciberataques contra sectores deportivos, una agencia internacional y una firma especializada en energ√≠a nuclear.

Desde Bruselas, el secretario de Defensa estadounidense James Mattis anunci√≥ adem√°s que pon√≠a los medios de ciberdefensa de su pa√≠s a disposici√≥n de la OTAN, despu√©s de que el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, urgiese a Rusia a “cesar su comportamiento temerario”.

Tambi√©n en Bruselas, la Uni√≥n Europea conden√≥ la “agresiva” campa√Īa de ciberespionaje rusa.

Aunque en el pasado ya se hab√≠an atribuido a Rusia varios importantes ataques inform√°ticos, Londres anunci√≥ por primera vez que su Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) pod√≠a vincularlos directamente al GRU y en √ļltima instancia al Kremlin.

Rusia, que siempre ha negado toda implicaci√≥n en estos casos, reaccion√≥ con iron√≠a a las nuevas acusaciones. “La espionitis aguda de los occidentales cobra importancia”, escribi√≥ el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Entre los ciberataques que el NCSC británico atribuyó al GRU figura el del partido demócrata estadounidense,
preludio del escándalo sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, y del que Washington ya había acusado a la inteligencia militar rusa.

Pero el gobierno británico citó también las filtraciones de documentos confidenciales tras el pirateo en 2017 de la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) con sede en Montreal.

“El gobierno de Canad√° estima con un alto nivel de confianza” que los ataques fueron responsabilidad del servicio de inteligencia militar ruso, confirm√≥ despu√©s su canciller√≠a en un comunicado.

El NCSC afirma además que el GRU fue casi seguramente responsable del virus de secuestro de datos BadRabbit que en octubre de 2017 encriptó numerosos discos duros provocando perturbaciones, entre otros, en el aeropuerto de Odesa, el banco central de Rusia y varios medios de comunicación rusos.

Rusia no es el √ļnico pa√≠s al que se acusa de haber llevado a cabo agresivas operaciones cibern√©ticas internacionales en los √ļltimos a√Īos.

Estados Unidos atribuy√≥ a Corea del Norte el pirateo inform√°tico de los estudios de cine Sony en 2014 y el virus de secuestro de datos WannaCry que el a√Īo pasado bloque√≥ los ordenadores de cientos de miles de usuarios en 150 pa√≠ses.

Investigadores estadounidenses tambi√©n afirmaron el mi√©rcoles que un grupo de h√°ckers norcoreanos estuvo detr√°s de los ataques contra bancos de todo el mundo en los que lograron hacerse con “cientos de millones” de d√≥lares en operaciones complejas que afectaron tambi√©n a instituciones en Chile, M√©xico y otros pa√≠ses de Am√©rica Latina.

Tendencias Ahora