Internacional
Jueves 21 diciembre de 2017 | Publicado a las 07:33 · Actualizado a las 07:59
Catalanes van a las urnas para decidir si devuelven el poder a los partidos separatistas
Publicado por: Gonzalo Cifuentes La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los catalanes empezaron a votar esta ma√Īana para decidir si devuelven o no el poder a los partidos separatistas, dos meses despu√©s de la proclamaci√≥n fallida de una rep√ļblica independiente que gener√≥ una grave crisis en la regi√≥n y en Espa√Īa.

Lee tambi√©n: Catalu√Īa decide la suerte del independentismo en unas elecciones excepcionales

Con uno de sus principales líderes en prisión y el otro en Bélgica, los independentistas buscan revalidar la mayoría absoluta obtenida por primera vez en 2015, con la que se sintieron legitimados para impulsar unilateralmente la ruptura.

La participaci√≥n se prev√© masiva y, seg√ļn los sondeos, una quinta parte del electorado segu√≠a indeciso tras vivir unas semanas de tensi√≥n que generaron incertidumbre, especialmente, en el mundo econ√≥mico, con m√°s de 3.000 empresas trasladando su sede social fuera de Catalu√Īa.

Durante las primeras horas de los sufragios, se registraron grandes filas en los colegios electorales.

El resultado se espera muy ajustado entre partidarios y detractores de la creaci√≥n de una rep√ļblica independiente en esta regi√≥n mediterr√°nea, la cual tiene 7,5 millones de habitantes y es la responsable de una quinta parte de la riqueza espa√Īola.

“Espero que gane la Rep√ļblica, me gustar√≠a que continu√°ramos con el proceso”, afirma Anna Papiol, comerciante de 40 a√Īos en la localidad costera de Calafell. “Quiero que Europa se d√© cuenta de que se trata de la voluntad del pueblo”, a√Īadi√≥.

El 1 de octubre, los responsables regionales organizaron, clandestinamente y entre cargas policiales, un refer√©ndum de autodeterminaci√≥n largamente denegado por el Estado espa√Īol y, el 27 de ese mes, proclamaron una rep√ļblica que nadie reconoci√≥ y nunca se implement√≥.

Ese mismo d√≠a, el gobierno central de Mariano Rajoy tom√≥ el control de la regi√≥n, disolvi√≥ el parlamento catal√°n y destituy√≥ al ejecutivo independentista Carles Puigdemont en un acto sin precedentes en la historia reciente de Espa√Īa.

Una campa√Īa at√≠pica

Los independentistas centraron su campa√Īa en atacar a Madrid y la cruzada judicial contra sus l√≠deres, algunos de los cuales se fueron a B√©lgica mientras otros eran encarcelados por rebeli√≥n, sedici√≥n y malversaci√≥n.

Los lazos amarillos utilizados para reclamar la libertad de los presos y las prendas de ese color se convirtieron en una tónica habitual en los mitines de los partidos independentistas que, a diferencia de en 2015, no se presentan en coalición.

Puigdemont lidera la candidatura Juntos por Catalu√Īa (centroderecha), haciendo campa√Īa por videoconferencia desde Bruselas y prometiendo volver en caso de victoria, aunque ello implique su detenci√≥n y probable encarcelamiento.

Dentro del bloque independentista compite por la hegemon√≠a con sus hasta ahora socios, la Izquierda Republicana (ERC) de su vicepresidente Oriol Junqueras, que decidi√≥ quedarse en Espa√Īa y ahora est√° en prisi√≥n preventiva.

Este √ļltimo partido lucha por la victoria con la formaci√≥n m√°s hostil al nacionalismo, Ciudadanos (centro), encabezada por la joven l√≠der de la oposici√≥n In√©s Arrimadas, de 36 a√Īos.

La promesa de la formaci√≥n antinacionalista de acabar con la “pesadilla” independentista cal√≥ entre los catalanes contrarios a la separaci√≥n que se sintieron olvidados por el gobierno regional en su √≠mpetu independentista.

“Nunca hab√≠a votado pero esta vez ir√© s√≥lo para que no salgan los independentistas”, dijo Jos√© Antonio Ruiz, de 58 a√Īos, en un acto de Ciudadanos en Santa Coloma de Gramenet, en la periferia de Barcelona.

Necesidad de pactos

“Todo se centra en si el proceso independentista continuar√° o se interrumpir√°”, sostuvo el polit√≥logo Joan Botella, de la Universidad Aut√≥noma de Barcelona. “Esto lleva a una visi√≥n muy dual de los resultados”, agreg√≥.

Con siete partidos en liza, ninguno podrá gobernar solo y serán necesarios pactos entre fuerzas unidas por su apoyo o rechazo a la independencia, pero muy distanciadas ideológicamente.

Incluso en caso de mayor√≠a independentista, pueden surgir tensiones entre sus partidos por el liderazgo o por el camino a seguir si recuperan el poder. Si bien la mayor√≠a opta por buscar un di√°logo con Madrid, los m√°s radicales defienden imponer una rep√ļblica independiente.

“El horizonte es muy dif√≠cil”, dice Botella, a√Īadiendo que “dif√≠cilmente se resolver√° la situaci√≥n en unas elecciones porque la crisis ha sido muy profunda y muy extensa”.

URL CORTA: http://rbb.cl/iurj
Tendencias Ahora