Internacional
Jueves 02 agosto de 2018 | Publicado a las 14:59
Trump suspende estrictas normas ambientales impuestas a vehículos durante la era Obama
Publicado por: Emilio Lara La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El gobierno de Donald Trump suspendi√≥ las normas de contaminaci√≥n obligatorias para los veh√≠culos, una decisi√≥n calificada de “est√ļpida” por California, estado puntero en veh√≠culos “limpios”, que prometi√≥ oponerse por todos los medios.

Las nuevas reglas, menos exigentes, han sido propuestas conjuntamente por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Agencia de Seguridad Vial (Nhtsa).

Estas suspenden la orden dada por la administración Obama a los fabricantes de automóviles de construir más vehículos menos contaminantes y más eficientes en el consumo de combustible, incluidos coches híbridos y eléctricos.

Denominadas “CAFE” (Corporate Average Fuel Economy), las normas vigentes hasta ahora preve√≠an aumentos graduales de la autonom√≠a de los veh√≠culos hasta alcanzar un objetivo de 54,5 millas por gal√≥n de gasolina, unos 100 kil√≥metros por cada 4,32 litros, en 2025.

No fueron establecidas por veh√≠culo sino por gama de cada compa√Ī√≠a fabricante. Para cada modelo que consume mucho combustible, deb√≠a fabricarse tambi√©n un modelo que consuma poco o nada, por ejemplo coches el√©ctricos, y el promedio de consumo de las gamas deb√≠a cumplir con la norma ahora suspendida.

Los nuevos est√°ndares limitan el objetivo a 37 millas por gal√≥n despu√©s de 2021 y est√°n en l√≠nea con la voluntad de Trump de desmantelar la mayor parte del “plan clim√°tico” establecido por su predecesor.

El presidente republicano también decidió retirar a Estados Unidos del Acuerdo del Clima de París, diciendo que perjudica los intereses económicos del país.

Larga batalla

Las nuevas normas tambi√©n apuntan a eliminar la exenci√≥n para ciertos estados, como California, de establecer reglas a√ļn m√°s estrictas que el resto del pa√≠s en esta materia.

Doce estados lo hacen y animan así a los fabricantes de coches a alinearse con sus normas en lugar de con las federales para poder vender sus automóviles.

“Nuestra propuesta busca lograr un equilibrio regulatorio basado en la informaci√≥n m√°s reciente e implementar una soluci√≥n para los 50 estados que permita a m√°s estadounidenses comprar un veh√≠culo menos contaminante, seguro, nuevo y m√°s barato”, dijo el jefe de la EPA, Andrew Wheeler.

Las nuevas reglas, que entrarán en vigencia en diciembre, pueden llevar a una larga batalla legal y política con California y a dos mercados automotores separados en Estados Unidos.

“California luchar√° contra esta (decisi√≥n) est√ļpida con todos los medios a su disposici√≥n”, reaccion√≥ de inmediato en Twitter Jerry Brown, su gobernador.

Por su parte la l√≠der dem√≥crata en la C√°mara de Representantes y legisladora por California, Nancy Pelosi, consider√≥ que el proyecto es una “peligrosa agresi√≥n” contra las leyes de su estado sobre salud p√ļblica y critic√≥ este “ataque injusto e ilegal” de la administraci√≥n Trump, que “va a asfixiar a nuestras comunidades con una nube de contaminaci√≥n”.

Las compa√Ī√≠as automotrices llamaron a ambas partes a buscar un terreno de entendimiento: “exhortamos a California y al gobierno federal a encontrar una soluci√≥n sensata para seguir aplicando las normas de contaminaci√≥n eficaces que tambi√©n tengan en cuenta las necesidades de los conductores estadounidenses”, declararon Auto Alliance y Global Automakers, dos grupos de presi√≥n que re√ļnen a los principales fabricantes en el mercado local.

La administración Trump afirmó que las normas del gobierno de Obama han contribuido a elevar el precio promedio de los automóviles, ahora de 35.000 dólares. Es decir, 2.340 dólares más, lo que lleva a los consumidores a no cambiar de vehículo.

Esto hace que se priven de contar con nuevos autom√≥viles equipados con las √ļltimas tecnolog√≠as que los hacen m√°s seguros. En consecuencia, estimaron las autoridades reguladoras, la suspensi√≥n de esos est√°ndares permitir√° a los estadounidenses ahorrar miles de d√≥lares y reducir el n√ļmero de muertes en las carreteras.

“Trump trata de justificar con cinismo este retroceso con un desfile de horrores inventados”, fustig√≥ Daniel Baker, de la ONG ambientalista Safe Climate Campaign. “Esto desembocar√° en m√°s veh√≠culos contaminantes, m√°s costos para los consumidores y no salvar√° ninguna vida”.

Con la ca√≠da de los precios de la gasolina en los √ļltimos a√Īos, los consumidores estadounidenses se han abocado a comprar veh√≠culos m√°s grandes y m√°s contaminantes, y los todoterrenos y “pick-ups” representan ahora m√°s del 60% de las ventas.

Quienes se opongan a las nuevas normas tienen un período de 60 días para expresar sus críticas.

Tendencias Ahora