Internacional
Con lanzacohetes eliminaron a soldados rebeldes en Venezuela: piden entrega de los cuerpos
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Lanzacohetes, explosiones, disparos. Una constante visual y auditiva, digna de una guerra, de una operaci√≥n militar contra enemigos externos de la patria o de grupos subversivos enquistados en una sociedad y que van en masa contra un sistema, con armas provistas por patrocinadores. Esta vez, solo iban por √ďscar P√©rez.

La operaci√≥n contra “los terroristas”, como el gobierno venezolano llama al grupo que encabezaba el expiloto de la polic√≠a cient√≠fica venezolana, estaba dotada de toda la parafernalia contrainsurgente. Ten√≠a las tanquetas del ej√©rcito, leal al presidente Nicol√°s Maduro, cercando a la localidad El Junquito en las afueras de Caracas.

Sus hombres iban en fila, formados contra el enemigo, al que acusaban de traición, de asesinar a inocentes y de disparar contra edificios gubernamentales en junio de 2017, elevando un helicóptero para tal fin. Pérez, el autor intelectual de esto.

La situaci√≥n, para el 16 de enero de 2018, se volvi√≥ digna de una pel√≠cula de acci√≥n, con los pertrechos de todos los tama√Īos incluidos y contra el tambi√©n actor amateur, atrincherado junto a seis de sus excompa√Īeros. Daniel Enrique Soto Torres, Abrahan Israel Agostin Agostin, Jos√© Alejandro D√≠az Pimentel, Jairo Lugo Ramos, Abraham Lugo Ramos, y una mujer por identificar.

La película de su vida

Oscar Pérez actuó en 2015 en la película Muerte Suspendida sobre el secuestro y muerte de un empresario portugués en Caracas. Encarnó su papel en la vida real, un oficial de la Brigada de Acciones Especiales y jefe de Operaciones Aéreas.

2018 le lleg√≥ como una √ļltima escena de la vida real, aplastado por una r√°faga de ataques con armamento pesado y con la fama que todo actor sue√Īa consagrar, pero esta vez, aunque lo llamaban “El Rambo” o el “James Bond” venezolano, no hubo premio, solo la nominaci√≥n a la muerte. Perdi√≥, al imponerse y recibi√≥ “su merecido” como el gobierno de Nicol√°s Maduro al parecer pretende aleccionar a los que busquen rebelarse.

Sin cuerpos ni gloria

48 horas pasaron ya desde la “neutralizaci√≥n del grupo terrorista”. Un d√≠a despu√©s, el ministro del interior venezolano, Nestor Reverol, sali√≥ a dar explicaciones y confirm√≥ las 7 bajas, como si se tratase del ej√©rcito o guerrilla enemiga o de uno poderoso que llev√≥ meses abatir con saldos que llorar en el bando defendido.

Antes del informe oficial, medios internacionales ya especulaban el saldo con ayuda de las redes sociales que ir√≥nicamente se convirtieron en las c√°maras y reflectores de P√©rez, quien, como en 2015, mont√≥ sin saberlo su producci√≥n de mensajes de lo que suced√≠a y hasta con despedida para sus hijos y su pa√≠s, logrando lo que no pudo en su pel√≠cula: salir al mundo en franca “promoci√≥n” negativa de la situaci√≥n actual de un pa√≠s en tiempos de hambre y censura.

Hoy, la madre de Abrahan Agostin, uno de los fallecidos en la incursión militar de Maduro, exigió el cuerpo de su hijo ante una comisión especial del parlamento venezolano, un grupo que investiga el procedimiento empleado contra Pérez y sus hombres, quienes en uno de los videos aseguraban estar dispuestos a entregarse.

Del alcance de la investigaci√≥n parlamentaria se augura ya una nula aceptaci√≥n del oficialismo venezolano. Es un p√ļblico con cr√≠tica destructiva a este parlamento, al que ni reconocen, pues ya existe su propia “academia de artes pol√≠ticas”: La Asamblea Nacional Constituyente.

En la morgue Bello Monte, mientras tanto, la otra escena rodando, con gritos en acci√≥n que van desde “devuelvan los cuerpos” o “mataron a los h√©roes”. El temor de los familiares, como la t√≠a de √ďscar P√©rez, que cremen los cad√°veres sin permitirles primero reconocerlos.

Militares resguardan el lugar; la espera hoy se limita para los dolientes y para la prensa mundial, al momento en que el gobierno haga la entrega de los “7 abatidos” sin escenas de honores y gloria a la patria, no al menos para Miraflores.

Tendencias Ahora