Tecnología
Martes 16 junio de 2020 | Publicado a las 17:45 · Actualizado a las 20:15
Radiotelescopios revelan atmósfera de Antares, la estrella supergigante roja más cercana a la Tierra
visitas

La tarde de este martes, desde el Observatorio ALMA se comunic√≥ que un grupo internacional de astr√≥nomos gener√≥ el mapa m√°s detallado que se tiene hasta el momento de la atm√≥sfera de Antares, la estrella supergigante roja m√°s cercana a la Tierra (555 a√Īos luz), parte de la constelaci√≥n de Escorpi√≥n, y uno de los 16 cuerpos celestes m√°s brillantes del firmamento.

“La sensibilidad y capacidad de resoluci√≥n sin precedentes tanto del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) como del Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), de la Fundaci√≥n Nacional de Ciencia de Estados Unidos, permiti√≥ revelar el tama√Īo y la temperatura de la atm√≥sfera desde la capa que se encuentra justo encima de la superficie hasta la zona de vientos, pasando por toda su cromosfera”, detallaron a trav√©s de un comunicado.

El resultado es de tal magnitud que corresponde al mapeo m√°s detallado que se haya realizado de una estrella que no sea el Sol, an√°lisis que ech√≥ por tierra la idea que Antares tenga 700 veces el di√°metro del Sol, ya que ese n√ļmero es mayor.

“El tama√Īo de una estrella puede variar dr√°sticamente en funci√≥n de la longitud de ondas a la que se observa‚ÄĚ, explic√≥ Eamon O‚ÄôGorman del Instituto de Estudios Avanzados de Dubl√≠n (Irlanda) y autor principal del estudio publicado esta jornada en la revista Astronomy & Astrophysics.

ALMA
ALMA

‚ÄúLas longitudes de onda m√°s largas observadas por el VLA revelaron que la atm√≥sfera de la supergigante tiene cerca de 12 veces su radio‚ÄĚ, se√Īal√≥.

En concreto, los radiotelescopios midieron la temperatura de la mayor parte del gas y el plasma de la atmósfera de Antares.

Lo más notorio fue la temperatura de la cromosfera, la zona que se encuentra sobre la superficie y es calentada por los campos magnéticos y ondas de choque generados por las convecciones de la superficie estelar, que recuerdan los movimientos burbujeantes del agua cuando hierve.

Es poco lo que se sabe sobre las cromosferas, y esta es la primera vez que se observa esta zona en ondas de radio.

“Gracias a ALMA y al VLA, los cient√≠ficos descubrieron que la cromosfera tiene 2,5 veces el radio de la estrella (la cromosfera de nuestro Sol tiene solo 1/200 de su radio)”, precisaron desde el centro especializado..

“Asimismo, descubrieron que la temperatura de la cromosfera es m√°s baja de lo que se hab√≠a inferido anteriormente a partir de observaciones √≥pticas y ultravioletas, y alcanza un valor m√°ximo de 3.500 grados Celsius (6.400 grados Fahrenheit), antes de descender gradualmente. En comparaci√≥n, la cromosfera del Sol alcanza temperaturas de casi 20.000 grados Celsius”, a√Īadieron en un comunicado.

Adem√°s, en los datos de ALMA y VLA, los astr√≥nomos pudieron distinguir por primera vez la zona donde empiezan a formarse los vientos de estos cuerpos. En la imagen del VLA se aprecia un enorme viento expulsado por Antares y encendido por su estrella compa√Īera, m√°s peque√Īa y caliente, Antares B.

ALMA
ALMA

“Cuando era estudiante so√Īaba con tener datos como estos. Conocer los tama√Īos y temperaturas reales de las zonas atmosf√©ricas nos da una pista sobre c√≥mo estos vientos se forman y cu√°nta masa es expulsada‚ÄĚ, se√Īal√≥ al respecto el coautor Graham Harper, de la Universidad de Colorado.

‚ÄúCreemos que las estrellas supergigantes rojas como Antares y Betelgeuse tienen atm√≥sferas poco homog√©neas. Podemos imaginar que sus atm√≥sferas son como una pintura hecha de muchos puntos de colores que representan distintas temperaturas. La mayor parte de la pintura contiene puntos de gas tibio que los radiotelescopios no pueden detectar, pero tambi√©n hay puntos fr√≠os que solo los telescopios infrarrojos ven y puntos calientes que solo son captados por los telescopios UV. Por el momento no podemos estudiar estos puntos de forma individual, pero queremos intentarlo en el futuro‚ÄĚ, se√Īal√≥ por su parte Keiichi Ohnaka, otro coautor del art√≠culo y acad√©mico de la Universidad Cat√≥lica del Norte.

Las estrellas supergigantes rojas como Antares y su prima m√°s famosa, Betelgeuse, son estrellas enormes y relativamente fr√≠as que est√°n llegando al final de su vida. En alg√ļn momento se quedar√°n sin combustible, colapsar√°n y se convertir√°n en supernovas.

A trav√©s de sus fuertes vientos estelares, estas estrellas lanzan elementos pesados al espacio, desempe√Īando as√≠ un importante papel a la hora de esparcir los componentes b√°sicos de la vida por el universo. La causa de estos fuertes vientos a√ļn es una inc√≥gnita y este estudio aport√≥ pistas cruciales para resolver el misterio.

Tendencias Ahora