Tecnología
Jueves 11 abril de 2019 | Publicado a las 05:39 · Actualizado a las 06:00
Astrónomos obtienen histórica primera imagen de un agujero negro
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un círculo oscuro en medio de un disco resplandeciente: la primera imagen de un agujero negro fue presentada el miércoles al mundo, al término de una aventura tecnológica inédita, que incluyó la participación del Observatorio Astronómico Internacional, ALMA, en el desierto de Atacama.

El primer ‘monstruo’ c√≥smico en haberse dejado captar fue detectado en el centro de la galaxia M87, a unos 50 millones de a√Īos luz de la Tierra.

“Una distancia dif√≠cil de imaginar”, admite Fr√©d√©ric Gueth, astr√≥nomo y director adjunto del Instituto de Radioastronom√≠a Milim√©trica (IRAM) en Europa, participante en la investigaci√≥n.

La imagen fue realizada gracias a una colaboración internacional llamada Telescopio del Horizonte de Sucesos (o Event Horizon Telescope, EHT, en inglés), que reagrupa a casi una decena de radiotelescopios en el mundo, desde Europa hasta el Polo Sur, pasando por Chile y Hawái.

Combinando estos observatorios, como si fueran peque√Īos fragmentos de uno gigante mediante una t√©cnica llamada interferometr√≠a, los astr√≥nomos pudieron disponer de un observatorio virtual del tama√Īo de la Tierra, con el que se “podr√≠a leer desde Nueva York un peri√≥dico abierto en Par√≠s”, seg√ļn Gueth.

La imagen, ansiada durante muchos a√Īos y hasta ahora √ļnicamente simulada en ordenador, es objeto de seis art√≠culos publicados el mi√©rcoles en la revista cient√≠fica Astrophysical Journal Letters, firmados por m√°s de 200 autores de m√°s de 60 organismos cient√≠ficos. Fue presentada en seis ruedas de prensa simult√°neas en el mundo en lugares como Bruselas y Santiago.

Event Horizon Telescope
Event Horizon Telescope

La Tierra en un dedal

Y es que si bien se habla de los agujeros negros desde el siglo XVIII, ning√ļn telescopio hab√≠a logrado observar en directo uno de estos misteriosos objetos del cosmos y a√ļn menos su retrato.

“Nunca habr√≠a pensado poder ver uno verdadero en mi vida”, dijo a la AFP el astrof√≠sico franc√©s Jean-Pierre Luminet, autor de la primera simulaci√≥n digital de un agujero negro en 1979.

Un agujero negro es un objeto celeste que posee una masa extremadamente importante en un volumen muy peque√Īo. Como si la Tierra estuviera contenida en un dedal. Son tan masivos que ni la materia ni la luz pueden escapar, por lo cual no se pueden ver, son invisibles.

La primera observaci√≥n del grupo de radiotelescopios se realiz√≥ el 5 de abril de 2017. Los ocho observatorios del EHT, entre estos el de IRAM (en Espa√Īa), y el potente radiotelescopio ALMA de Chile, detectaron dos agujeros negros: Sagitario A* en el centro de la V√≠a L√°ctea y su cong√©nere de la galaxia M87.

Solo el segundo, aunque mucho más alejado, ofreció una buena imagen.

“Para que todo saliera bien, toda la Tierra ten√≠a que estar despejada”, explica Pablo Torne, del IRAM, que recuerda la mezcla de cansancio, tensi√≥n y felicidad que sinti√≥ ese d√≠a.

“Estad√≠sticamente, las posibilidades eran √≠nfimas y sin embargo, ¬°lo logramos!”, dijo este investigador que trabaj√≥ desde la sala de control del radiotelescopio de 30 metros de di√°metro en Pico Veleta en la Sierra Nevada de Espa√Īa.

El astrónomo de la Universidad de Concepción, Neil Nagar, que participó de la investigación, sostuvo que la captura es un primer paso para futuros descubrimientos sobre la naturaleza de los agujeros negros y su relación con la galaxia.

“Hoy d√≠a mostramos una imagen, luego podremos hacer pel√≠culas donde no s√≥lo se ve los fotones y el gas, podemos mirar c√≥mo se rotan alrededor del agujero negro. Y mirando su rotaci√≥n, hay pruebas m√°s fuertes que podemos hacer”, se√Īal√≥ el experto.

La astrónoma y académica de la Universidad de Chile, Paulina Lira, explicó que la imagen captó elementos determinantes acerca de la formación, crecimiento e interacción con el entorno de los agujeros.

“Los agujeros negros segu√≠an siendo una hip√≥tesis, la forma que podemos ver en esa imagen nos entrega informaci√≥n sobre las propiedades f√≠sicas del agujero negro. Por lo tanto no es s√≥lo decir ‘Einstein estaba en lo correcto’, sino que se puede inferir informaci√≥n que podamos ir observando desde ahora en el futuro”, explic√≥.

Observario ALMA | Foto: Babak Tafreshi
Observario ALMA | Babak Tafreshi

Espera “desesperada”

Pero los astrónomos debieron esperar más de seis meses antes de saber algo más. Con este tipo de instrumentos, las observaciones se realizan a ciegas y los astrónomos no tienen forma de saber si funcionó.

Para ello, hay que esperar captar entre todo el “ruido” (las se√Īales electromagn√©ticas) del Universo una se√Īal com√ļn a todos los telescopios. En datos analizables, la informaci√≥n recogida equivali√≥ a 4 petaoctetos (4.000 billones de octetos, o sea un 4 seguido de 15 ceros).

“Esper√°bamos desesperadamente los datos del Telescopio Polo Sur, que a causa de las condiciones extremas del invierno austral no pudieron recuperarse hasta 6 meses despu√©s de las observaciones”, recuerda Helger Rottmann, del Instituto Max Planck de Radio Astronom√≠a de Bonn. Los datos llegaron al fin el 23 de diciembre.

“Cuando horas despu√©s pudimos establecer que todo funcionaba, fue un gran regalo de Navidad”, agrega.

Sigui√≥ m√°s de un a√Īo de trabajo para convertir los datos en imagen. “Para mayor seguridad, el trabajo fue realizado cuatro veces, por otros tantos equipos diferentes”, seg√ļn Gueth.

Todos obtienen la misma imagen: un círculo extremadamente oscuro rodeado de un halo rojo.

Tendencias Ahora