Tecnología
Jueves 02 enero de 2020 | Publicado a las 10:50
C√©lulas T: el tratamiento que ayud√≥ a un ni√Īo con un raro trastorno gen√©tico
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
visitas

Cuando el sistema inmunitario de una persona se ve afectado por una enfermedad genética, un trasplante de médula ósea puede curarlo, pero con una importante desventaja: durante los primeros meses, las defensas del receptor se debilitan severamente. La más mínima infección puede llevarlo al hospital.

Un nuevo tratamiento a√ļn experimental, conocido como terapia con c√©lulas T, apunta a sobrellevar ese per√≠odo vulnerable, los meses durante los cuales el cuerpo est√° reconstruyendo sus defensas naturales. Despu√©s de dos d√©cadas de ensayos cl√≠nicos, la tecnolog√≠a se ha perfeccionado y se est√° utilizando para tratar a m√°s y m√°s pacientes, muchos de ellos ni√Īos.

Johan es uno de ellos.

Hoy es un peque√Īo travieso y sonriente que nunca se cansa de perseguir al cachorro de la familia, Henry. Nada en √©l revela la monta√Īa rusa m√©dica y emocional que pas√≥ durante tres a√Īos su familia, que vive en un acomodado suburbio de Washington.

Todo comenz√≥ con una prueba de embarazo: Johan no estaba planeado. “Fue un shock, llor√©”, cuenta su madre, Maren Chamorro, de 39 a√Īos.

Ella sab√≠a desde su infancia que portaba un gen que causa un trastorno a menudo mortal antes de los diez a√Īos: la enfermedad granulomatosa cr√≥nica (EGC). Su hermano muri√≥ a los siete a√Īos. Y las leyes de la gen√©tica se√Īalaban que ten√≠a una posibilidad entre cuatro de transmitirla.

Para sus primeros hijos, ella y su esposo, Ricardo, habían elegido la fertilización in vitro, que permitía una prueba genética de los embriones antes de la implantación.

Sus gemelos Thomas y Joanna nacieron hace siete a√Īos y medio sin la enfermedad. Pero una prueba gen√©tica confirm√≥ que Johan ten√≠a EGC.

Johan y su familia | Eva Hambach | AFP
Johan y su familia | Eva Hambach | AFP

Despu√©s de contactar al Washington Children’s Hospital, la pareja tom√≥ una de las decisiones m√°s importantes de sus vidas: Johan recibir√≠a un trasplante de m√©dula √≥sea, un procedimiento arriesgado pero que permit√≠a la curaci√≥n.

“El hecho de que Maren perdiera a su hermano menor por esta enfermedad jug√≥ un papel importante”, dice Ricardo.

La médula ósea es nuestra fábrica de glóbulos rojos y blancos. La de Johan producía glóbulos blancos incapaces de responder a bacterias y hongos. En él, una infección bacteriana podría salirse de control.

Afortunadamente, su hermano Thomas, de seis a√Īos, era un donante compatible. En abril de 2018, los m√©dicos “limpiaron” la m√©dula de Johan con quimioterapia. Luego tomaron una peque√Īa cantidad de la de Thomas, sac√°ndola de los huesos de su pelvis con una aguja.

Extrajeron de √©l “superc√©lulas”, como dice Thomas, c√©lulas madre, que reinyectaron en las venas de Johan para que gradualmente anidaran en su m√©dula √≥sea y produjeran gl√≥bulos blancos normales.

El mismo sistema inmunológico que el hermano

.

El segundo paso fue la terapia celular preventiva, en un programa experimental dirigido por el inmunólogo Michael Keller. La parte del sistema inmunitario que protege contra las bacterias se reconstruye en unas pocas semanas, pero para los virus lleva más de tres meses.

De la sangre de Thomas, los m√©dicos extrajeron gl√≥bulos blancos especializados (c√©lulas T) que ya hab√≠an encontrado seis virus. Keller los multiplic√≥ durante 10 d√≠as en una incubadora, creando un ej√©rcito de cientos de millones de c√©lulas T especializadas. El resultado: una sustancia blanca esponjosa contenida en un peque√Īo frasco de vidrio.

Luego, las células T se inyectaron en Johan, asegurando inmediatamente protección contra estos seis virus, de forma preventiva.

“Tiene el sistema inmunol√≥gico de su hermano”, afirma Keller.

Su madre lo confirma: ahora cuando Thomas y Johan se resfr√≠an, tienen los mismos s√≠ntomas, de misma duraci√≥n. “Es genial tener la misma inmunidad que tu hermano mayor”, dice Maren.

La estimulación del sistema inmunitario a partir de células donantes, o de las propias células genéticamente modificadas, se llama inmunoterapia.

La principal aplicación de esto es para el cáncer, pero Keller espera que pronto esté disponible contra los virus, para pacientes inmunodeprimidos como Johan.

El obstáculo sigue siendo la complejidad técnica y el costo, que actualmente restringe el procedimiento a unos treinta centros en Estados Unidos.

Para Johan, un a√Īo y medio despu√©s del trasplante, todo indica que funcion√≥ perfectamente.

“Es genial verlo jugar en el barro”, dice Maren, cuya √ļnica preocupaci√≥n ahora es que, cuando Johan se enferma, el resto de la familia contraiga el mismo germen.

Tendencias Ahora