Blogs
Ley de Migración, un decreto de la dictadura que no da para más
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace unos d√≠as se conoci√≥ p√ļblicamente el caso de Lorenzo Spairani, un periodista italiano que fue expulsado de Chile en circunstancias preocupantes. La prensa inform√≥ que se encontraba en Chile financiado por la Uni√≥n Europea, en un proyecto por el cual estaba documentando manifestaciones sociales, trabajando con organizaciones sindicales. Se inform√≥ tambi√©n que el personal de la PDI rompi√≥ la puerta del departamento que arrendaba en la comuna de Estaci√≥n Central y que lo trasladaron hasta la Jefatura Nacional de Extranjer√≠a, desde donde fue enviado a otro cuartel, desde ah√≠ al aeropuerto y entregado a la polic√≠a italiana, siempre bajo la custodia de agentes chilenos.

Se inform√≥ ampliamente adem√°s que una de las normativas que la orden de expulsi√≥n consider√≥ en el texto, fue el Decreto Ley N¬ļ 1094, aprobado por la junta militar durante la dictadura (1975), que en el art√≠culo 15 N¬į1 dispone que pueden ser expulsados quienes propaguen o fomenten, o “est√©n sindicados o tengan reputaci√≥n” de ser agitadores o activistas de doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del pa√≠s o su sistema de gobierno y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberan√≠a nacional, la seguridad interior o el orden p√ļblico del pa√≠s y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado.

Lo que no siempre se inform√≥ con claridad es un punto crucial en este caso: que la aplicaci√≥n de este Decreto Ley no es algo at√≠pico ni extra√Īo. No es un oscuro Decreto Ley que de pronto se rescat√≥ para ser usado en este caso. El Decreto Ley 1094 es nuestra Ley de Extranjer√≠a. Es la √ļnica ley que tenemos que regula la inmigraci√≥n en Chile: una ley creada en dictadura y con una perspectiva de seguridad y control, no de inclusi√≥n y derechos humanos.

Todas las visas otorgadas a personas extranjeras en Chile, las decisiones de denegarlas, las multas aplicables, las decisiones de expulsión se basan en este Decreto Ley.

En el caso del periodista italiano hay muchas cosas cuestionables: la interpretaci√≥n que se hizo de la norma para hacerla aplicable a actividades que, al parecer, no eran m√°s que el ejercicio de la profesi√≥n de periodista; la probable afectaci√≥n a la libertad de expresi√≥n y el trato que se le dio en el proceso de expulsi√≥n. Pero, sin duda, el principal problema aqu√≠ es la ley vigente. Estamos ante una ley que permite expulsar a una persona por acusaciones vagas, sin un debido proceso y sin la posibilidad de apelaci√≥n si est√° como turista. Adem√°s, esta ley permite s√≥lo 24 horas para apelar a quienes est√°n siendo expulsados habiendo tenido visa. ¬ŅAlguien se podr√° defender adecuadamente en ese tiempo?

Si el caso de Lorenzo Spairani pudo suceder, fue en gran medida porque nuestra Ley de Extranjería es, como se decía, un Decreto Ley implantado en dictadura.

Amnistía Internacional y varias otras organizaciones más han sido enfáticas en decir que ya no se puede esperar más para reformar la legislación migratoria. Necesitamos una nueva ley de migración que sea respetuosa de los derechos humanos y que se haga cargo de la realidad actual de Chile, país cada vez más diverso y multicultural.

Por Ana Piquer
Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Chile

Tendencias Ahora